Boletin Semanal

Suscribirse aqui
###

LA PLANIFICACIÓN HIDROLÓGICA en América Latina y el Caribe es generalmente TEÓRICA

Apropósito de celebrarse en marzo el día mundial del agua, les ofrecemos algunas conclusiones ofrecidas por la CEPAL en sus reflexiones sobre el Nexo agua, energía y la alimentación en América Latina y el Caribe.

 

1 LA ESCASA CONSIDERACIÓN DEL NEXO EN LA REGIÓN

 

Los países de la región no han incorporado hasta el momento el enfoque del Nexo en el diseño de sus políticas, ni en la planificación y tampoco en la regulación de servicios públicos ni gestión de los recursos naturales. Al mismo tiempo, las características en América Latina y el Caribe ponen de manifiesto la relevancia que este enfoque puede presentar para el desarrollo sustentable de los países miembros por las siguientes razones:

• Relativa abundancia de recursos naturales, con gran potencial de desarrollo en los tres ámbitos del Nexo, aún cuando su explotación se basa en modelos de desarrollo que deben ajustar sus condiciones de sustentabilidad y equidad.
• Esta situación se contrapone con escasa capacidad para la formulación e implementación de políticas públicas en línea con los planteamientos del Nexo y debilidad, e inclusive inexistencia, de sistemas de coordinación intersectorial.
• Altos niveles de desigualdad, pobreza e insatisfacción en la garantía y realización de los derechos humanos.






 

 

 

2 EL AGUA DEBE SER DETERMINANTE EN LAS RELACIONES

 

El enfoque del Nexo no debe llevar consigo la consideración de todos sus elementos al mismo nivel, en pie de igualdad, sino que el agua, por la pluralidad y esencialidad de su funcionalidad, debe ser el elemento determinante en las relaciones que se establezcan, en las políticas que se formulen y, finalmente, en el sentido de los cambios normativos y de planificación que ello pueda determinar. El enfoque del Nexo implica, a diferencia de lo que se venía haciendo hasta el momento, considerar a todos los elementos en sus múltiples interacciones con la finalidad de definir prioridades, evitar efectos perjudiciales o negativos y aprovechar sinergias, teniendo presente el carácter subyacente del cuidado y protección ambiental.







 

3 CONSIDERACIONES PRIORITARIAS

 

La Cepal sugiere las siguientes consideraciones como prioritarias en la gestión del agua en la región, como parte del Nexo existente entre este líquido elemento, la energía y la alimentación, principalmente por la importante cantidad de agua que precisan para su desarrollo: la agricultura; la generación hidroeléctrica; la explotación hidrocarburífera y minera; la producción de biocombustibles; el uso de los desechos agrícolas, agroindustriales y de alimentos y; la consideración de todas las interconexiones en los contextos urbanos, sobre todo, los de saneamiento y tratamiento de las aguas residuales.






 

 

 

4 BUSQUEDA DEL TERRITORIO IDÓNEO

 

Considera que se debe poner especial atención en las subregiones y las cuencas, incluyendo las transfronterizas, como ámbito espacial idóneo para su definición particular. Así, en un contexto subregional o de cuenca concreta, pueden comenzar a identificarse con más nitidez interrelaciones e interdependencias prioritarias o críticas, como la diversificación de la matriz energética, el portafolio de fuentes de agua disponibles o la producción de biocombustibles (véase CAF, 2013).







 

 

5 DE LA SATISFACCIÓN DE DERECHOS

 

Asegura que la existencia de un territorio rico en recursos naturales, exportador de agua virtual, alimentos y energía como es la región de América Latina y el Caribe y que convive con un sistema consistente de derechos humanos que confiere máxima jerarquía internacional y, en algunos casos, constitucional a los derechos a la alimentación y al agua en particular, hace que las prioridades de implementación del Nexo sean fácilmente identificables. Recomienda que el enfoque del Nexo debe consagrar como primer objetivo de las políticas intersectoriales, la satisfacción integral de los derechos económicos, sociales y culturales asociados a los elementos del Nexo.







 

 

6 PLANIFICACIÓN HIDROLÓGICA

 

La mayoría de las leyes de aguas en la región ponen al consumo humano y al abastecimiento poblacional en el primer orden de prioridades para colocar el uso agropecuario en segundo lugar, mientras que la energía e industria ocupan el tercer, cuarto o quinto lugar. Pero la posición relativa del agua para el regadío y para los usos energéticos podría variar según las necesidades y condiciones particulares de cada país y de las condiciones específicas de cada cuenca. La planificación hidrológica es en la región, en la mayor parte de los casos, un planteamiento teórico, concluye.








 

 

7 GOBERNABILIDAD Y DIVERSIFICACIÓN DEL PATRÓN DE DESARROLLO

 

La planificación de actividades cuyo centro es el agua debería empezar por fortalecer las capacidades institucionales (poderes legales, financiación y fuerza operativa) de los organismos de manejo de aguas, como primera prioridad. Además, debería asegurarse la neutralidad del evaluador y planificador. La región se caracteriza por patrones de desarrollo intensivos en la explotación de sus recursos naturales, recursos muchas veces no renovables, como sucede, por ejemplo, con el petróleo u otros productos minerales, cuya explotación puede ser intensiva en el uso del agua. Se trata de un modelo de desarrollo unidimensional, no diversificado, y por tanto muchas veces insostenible desde el punto de vista ambiental y también inequitativo socialmente.


 

 

Fuente: El Nexo entre el agua, la energía y la alimentación en América Latina y el Caribe. Planificación, marco normativo e identificación de interconexiones prioritarias. Antonio Embid y Liber Martín. Serie RecursoS Naturales e Infraestructura. CEPAL. 2017.