Coyuntura Internacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

España pasa de importador de carburantes a ser exportador y reduce su dependencia

El sector exterior está siendo el motor de la recuperación de la economía española, en la cual, las petroleras que operan en nuestro país están jugando un papel muy importante.
España ha pasado en los últimos meses de importar carburantes a ser exportador, fundamentalmente de gasolinas y gasóleos, los productos más demandados en los mercados. Este hecho es especialmente importante, por cuanto reduce la histórica dependencia energética del país (80%) y contribuye a rebajar la balanza comercial petrolera que en 2012 registró un saldo negativo de 45.501 millones de euros, un 13,9% más que en el año anterior.

Sin embargo, si tomamos la variación interanual correspondiente al mes de abril (-44.483 millones de euros), observamos que se ha producido ya un saldo positivo del 5,3%. El año pasado, los pagos sólo por importaciones de crudo sumaron 35.955 millones de euros, según la Dirección General de Aduanas, y la factura de las compras de gas natural alcanzó los 10.653 millones de euros.

Hay que recordar que los yacimientos de petróleo y de gas que hay en nuestro país apenas cubren el 1% del consumo. El cambio de tendencia se ha producido fundamentalmente por la enorme eficiencia alcanzada en las refinerías españolas de Repsol (Bilbao, La Coruña, Tarragona, Puertollano y Cartagena), Cepsa (Tenerife, Huelva y Cádiz) y BP (Castellón) tras varios años de costosísimas inversiones que suman unos 10.000 millones de euros. Aunque en menor medida, ha influido también el descenso del consumo interno, que acumula caídas medias anuales de un 7%.

El saldo total del comercio exterior de productos petrolíferos ha dado un vuelco en los dos últimos años. Si en 2011 fue negativo en 9,87 millones de toneladas, en 2012 ya fue positivo en 0,57 millones y en los cinco primeros meses de 2013 se ha disparado ya a 2,81 millones de toneladas.

Gasóleos
El caso más significativo es el de los gasóleos. El saldo del comercio exterior de este producto fue negativo en 6,16 millones de toneladas en 2011 y de sólo 0,50 millones de toneladas en 2012. Sin embargo, en los cinco primeros meses de este año, el saldo es ya positivo en 0,59 millones de toneladas, según los últimos datos oficiales de Cores (Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos), del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Nuestro país ha sido un tradicional importador de gasóleos, sobre todo desde que en los años 90 se desatara la fiebre por los automóviles con motor diésel. Actualmente, el parque automovilístico está estabilizado en un 60% de vehículos de gasóil y un 40% de gasolina.

Así, en 2007 el saldo físico del comercio de gasóleos de nuestro país alcanzó el récord de -13,45 millones de toneladas, con unas importaciones de 14,41 millones y unas exportaciones de 0,95 millones de toneladas. Francia fue el país al que más gasóleos exportamos en 2012 (1,95 millones de toneladas), seguido de Portugal (0,60 millones de toneladas).

En cuanto a las importaciones de este combustible, de Italia procedieron 1,94 millones de toneladas, de Estados Unidos 1,31 millones, de Holanda 0,97 millones y de Argentina 0,67 millones. En cuanto a las gasolinas, España ha sido siempre exportador, ya que nuestras refinerías estaban preparadas casi exclusivamente para producir este combustible y ha ido aumentando progresivamente cada año las ventas de este carburante al exterior.

Si en 2004 el saldo fue positivo en 1,84 millones de toneladas, en 2006 fue de 2,93 millones y de 3,29 millones en 2012.

Gasolinas a EE.UU.
Estados Unidos fue el principal destino de las exportaciones de gasolinas desde nuestro país (1,42 millones de toneladas) en 2012. A Holanda fueron 0,39 millones, a Portugal 0,16 millones y a Argelia 0,15 millones de toneladas, según Cores.

Con el gas licuado de petróleo (GLP) también hemos pasado de ser importadores a exportadores y donde aún sigue existiendo un saldo negativo es en los querosenos (utilizados fundamentalmente para la aviación) y los fuelóleos.

La clave en este cambio en la balanza comercial de productos petrolíferos está en las refinerías españolas, al más alto nivel y de acuerdo con las más estrictas exigencias medioambientales de la UE. Algunas, como las de Cartagena y Bilbao, son de las mejores de Europa.

De hecho, la ampliación de la refinería de Cartagena de Repsol ha sido, con 3.100 millones, la mayor inversión industrial realizada en España.






FUENTE
ABC.ES



Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar