Boletin Semanal

Suscribirse aqui

La economía global presenta signos de recuperación, señala el Banco Mundial que observa signos de estabilidad.

###

Banco Mundial: recuperación FRÁGIL PERO REAL de la economía

EDICIÓN-54 | OCTUBRE 2017


La economía global presenta signos de recuperación, señala el Banco Mundial que observa signos de estabilidad. Afirma que se acelerara el crecimiento de las economías avanzadas y de condiciones favorables de financiamiento…

 

ENERGÍABolivia

 

Según un informe del Banco Mundial, el mundo está entrando a un periodo de estabilidad que estaría haciendo desaparecer los nubarrones de la crisis que sigue golpeando a la esfera global. Aseguraba en junio de este año que el crecimiento de las economías avanzadas se acelerará hasta llegar al 1,9 % en 2017, beneficiando también a los socios comerciales de dichos países.

 

Hace notar que las condiciones de financiamiento en el ámbito internacional siguen siendo favorables, y afirma que los precios de los productos básicos se han estabilizado. Sostiene que en este contexto de mejora en el plano internacional, el crecimiento de los mercados emergentes y las economías en desarrollo en su conjunto repuntará hasta situarse en un 4,1 % este año, mientras que en 2016 fue del 3,5 %.

 

Consiguientemente, el informe titulado Perspectivas económica mundiales, de junio de 2017, transmite una mirada tranquilizadora después de que el derrumbe de los precios del crudo en el 2014, también conocido como el fin de un superciclo, agudizara la crisis económica mundial arrastrada desde 2008 En efecto, esta depreciación del crudo pone fin a tres años desde 2011 a 2014 de estabilidad y de precios altos, con una media situada en torno a los 105 dólares por barril, período que, además, coincide con una etapa de suave crecimiento de la economía global y de la demanda de petróleo, en un contexto sujeto a preocupaciones derivadas de las restricciones de oferta, liderizadas por la OPEP

 

NUEVOS ESCENARIOS

 

Al momento, el Banco Mundial prevé que el crecimiento económico mundial se fortalecerá hasta ubicarse en el 2,7 % en 2017 debido a que el repunte de las manufacturas y el comercio, el aumento de la confianza del mercado y la estabilización de los precios de los productos básicos, permitirán restablecer el crecimiento en las economías en desarrollo y en los mercados emergentes exportadores de dichos productos.

 

Según estas previsiones, hechas públicas a mediados de este año, el crecimiento en las siete principales economías de mercados emergentes se incrementará y para 2018 superará su promedio de largo plazo. Asegura que esta recuperación de la actividad debería provocar efectos positivos significativos en el crecimiento de otras economías emergentes y en desarrollo, y en el mundo en general.

 

 

 

No obstante, hace notar que este panorama presenta también riesgos importantes y señala que la implementación de nuevas restricciones podría coartar el apreciado rebote en el comercio mundial. Para este organismos internacional la persistente incertidumbre normativa podría debilitar la confianza y las inversiones.

 

Asimismo, destaca que si bien la volatilidad de los mercados financieros se encuentra en un nivel excepcionalmente bajo, una repentina reevaluación del mercado, respecto de los riesgos vinculados con las políticas o del ritmo de la normalización de las políticas monetarias en las economías avanzadas, podría provocar turbulencias financieras.

 

Por otro lado, observa que la debilidad persistente de la productividad y del aumento de las inversiones llegaría deteriorar las perspectivas de crecimiento en el largo plazo en los mercados emergentes y las economías en desarrollo, fundamentales para reducir la pobreza.

 

Sin embargo, considera “alentador” que después de demasiado tiempo donde los bajos niveles de crecimiento impedían el avance en la lucha contra la pobreza, actualmente se observen “indicios de que la economía mundial está cobrando solidez”, en palabras rescatadas de Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial.

 

“En vista de que se ha iniciado una recuperación frágil pero real, los países deberían aprovechar este momento para encarar las reformas institucionales y del mercado que permitan atraer inversiones privadas y contribuyan asostener el crecimiento en el largo plazo. Los países deben también continuar invirtiendo en su gente y generar resiliencia frente a los diversos desafíos que enfrentan, entre los que figuran el cambio climático, los conflictos, el desplazamiento forzado, el hambre y las enfermedades”, recomienda Jim Yong Kim.

 

INQUIETUDES SOBRE EL ENDEUDAMIENTO

 

El informe pone de relieve las inquietudes respecto del aumento del endeudamiento y de los déficits en los mercados emergentes y las economías en desarrollo, lo que en su criterio eleva las probabilidades de sufrir perjuicios en caso de que se incrementen abruptamente las tasas de interés o se endurezcan las condiciones de los préstamos.

 

“A fines de 2016, más de la mitad de los mercados emergentes y las economías en desarrollo mostraban niveles de endeudamiento gubernamental que excedían en más de 10 puntos porcentuales del PIB los de 2007; asimismo, en la tercera parte de estos países, el equilibrio fiscal empeoró en más de 5 puntos porcentuales del PIB respecto de los valores de 2007”, remarca.

 

“La buena noticia es que el comercio se está recuperando”, indica seguidamente Paul Romer, primer vicepresidente y primer economista del Banco Mundial, acotando que “La preocupación radica en que los niveles de inversión siguen siendo bajos. En respuesta, estamos modificando nuestras prioridades para favorecer el financiamiento de proyectos que puedan impulsar ulteriormente la inversión privada”.

 

Para el BM, como elemento positivo del panorama actual, cabe mencionar la recuperación del crecimiento del comercio, que se ubica ahora en el 4 % después de registrar el año pasado, tras la crisis financiera, un valor bajo del 2,5 %.

 

El informe hace hincapié en un área clave del comercio internacional que muestra debilidad: las transacciones entre empresas que no están ligadas entre sí por relaciones de propiedad, señalando que en los últimos años, este tipo de intercambios, realizado a través de canales de tercerización, se ha reducido mucho más marcadamente que el comercio dentro de las compañías.

 

“Esto nos recuerda la importancia que reviste una red de comercio mundial sólida para las empresas menos integradas, que representan la mayor parte de las compañías”, precisa el BM.

 

DESACELERACIÓN PROLONGADA

 

Más adelante hace incapie en que después de una desaceleración prolongada, el reciente repunte en la actividad de algunos de los mercados emergentes más importantes “es un cambio muy bienvenido para el crecimiento de sus respectivas regiones y para la economía mundial”, como afirma Ayhan Kose, director del Grupo de Análisis de las Perspectivas de Desarrollo del Banco Mundial.

 

Él agrega que “Ahora es el momento en que los mercados emergentes y las economías en desarrollo tienen que evaluar sus vulnerabilidades y consolidar las políticas que permitan amortiguar los efectos adversos de las crisis”.

 

Con todo, hay lecturas paralelas que aseguran que el crecimiento económico ya no es suficiente “per se” y analistas como Manuel Muñiz precisan que si no se cambia la manera en que se genera y se distribuye la riqueza, las convulsiones políticas que han arrasado al mundo en los últimos años no harán más que agravarse” y, con ello, complejizar la situación económica global.