Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Un informe del BBVA da cuenta de que pese a que la actividad extractivista en Perú es el sustento del crecimiento del desempeño económico, el sector está perdiendo fuerza en medio de un contexto donde dos de las economías más fuertes de la región, como las de México y Brasil, están situación de crisis.

###

ANUNCIAN: LA PRODUCCIÓN MINERA PERDERÁ FUERZA en Perú

Un informe del BBVA da cuenta de que pese a que la actividad extractivista en Perú es el sustento del crecimiento del desempeño económico, el sector está perdiendo fuerza en medio de un contexto donde dos de las economías más fuertes de la región, como las de México y Brasil, están situación de crisis.

 

ENERGÍABolivia

 

El empuje minero ha empezado a moderarse en Perú como se ob serva en el gráfico 1, pese a quehasta finales de 2016 el crecimiento de la actividad económica de este país continuaba siendo impulsado por los sectores extractivos y entre ellos principalmente la minería, refiere el informe del BBVA, en base al desempeño del cuarto trimestre del año pasado.

 

“La producción minera metálica, y en particular la producción de cobre, sigue mostrando altas tasas de expansión. Sin embargo, como las nuevas minas que entraron en operación el año pasado están cada vez más cerca de sus niveles de plena capacidad operativa, este empuje minero ha empezado a moderarse y continuará haciéndolo en los próximos trimestres”, señala.

 

Considera que de esta forma su soporte al crecimiento del PIB disminuirá en adelante (ver tabla 1). “Estimamos que en este contexto, y junto con el ajuste del gasto público anunciado por el Gobierno para lo que resta del año, la actividad económica avanzará cerca de 3,9% en 2016”, refería a finales de año, mostrando una continua contracción en la inversión minera, en torno al 43% interanual en términos reales.

 

Sin embargo, prevé para 2017 una mejor situación en base a un mejor desempeño de EEUU y Latinoamérica, lo que beneficiara, por ejemplo, las exportaciones no tradicionales peruanas, “mientras que China continuará desacelerándose, pero de manera contenida.”

 

UN AJUSTE AL ALZA

 

Indica que, además, habrá un ajuste al alza muy gradual de las tasas de interés en dólares a nivel global, lo que favorecerá que los inversionistas continúen buscando retornos atractivos fuera de las economías más avanzadas, aunque con tendencia a moderarse de manera paulatina.

 

El informe del BBVA sostiene que los términos de intercambio volverán a disminuir este año, sobre todo porque se incrementará de manera importante el precio promedio del petróleo, como se puede apreciar en el gráfico 2.

 

CINCO ELEMENTOS

 

Las previsiones del BBVA para la situación del Perú en este año, toman en cuanta cinco elementos. Sostiene que, primero, se acelerará la construcción de infraestructura, sobre todo en los proyectos más grandes como la modernización de la refinería en Talara, el Gasoducto Surperuano, la Línea 2 del metro de Lima, y el aeropuerto de Chinchero.

 

Indica que el mayor avance de los trabajos en estos proyectos implicará que estos contribuyan este año con algo menos de un punto porcentual y medio al crecimiento del PIB.

 

Segundo, asegura que la confianza empresarial se mantendrá en terreno optimista, lo que favorecerá la inversión no minera y la creación de empleo formal. Como tercer elemento pronostica que se disipará el lastre de la fuerte contracción que ha sufrido la inversión en el sector minero.

 

Cuarto, que el empuje de la producción minera disminuirá este año, tendencia que como se señalara al principio, ya empezó a observarse en la segunda mitad de 2016. Y, finalmente, afirma que “el impulso fiscal será negativo pues el Gobierno se ha comprometido a rebajar el déficit fiscal gradualmente.”

 

MAYOR CRECIMIENTO ECONÓMICO

 

“Como resultado, estimamos que en 2017 el crecimiento económico será algo mayor que este año, en torno al 4,1%, con un mayor impulso de las actividades no primarias y un empuje de las actividades primarias que disminuirá porque la producción minera perderá fuerza”, precisa justo cuando en el Foro de Davos, de inicio de año,

 

…en cuanto a los mercados financieros, los inversionistas han venido mostrando un mayor apetito por activos locales…”

 

se reconoce el desempeño de la economía peruana, frente a las complicaciones de México y Brasil. Agrega que esta previsión es consistente con una recuperación del gasto que realiza el sector privado, sobre todo de la inversión, lo que en parte se reflejará en mayores importaciones, en tanto que la expansión de las exportaciones y del gasto público (consolidación de las cuentas fiscales) estará más contenida.

 

El informe señala que en cuanto a los mercados financieros, los inversionistas han venido mostrando un mayor apetito por activos locales. Refiere que de un lado, el contexto de bajas tasas de interés en las economías avanzadas, en algunos casos negativas, favorece que los inversionistas “busquen retorno” en otros mercados y regiones del mundo, entre ellas Latinoamerica. De otro, afirma que los indicadores macroeconómicos de Perú continúan siendo sólidos, lo que atrae la demanda de sus activos financieros.

 

Concluye señalando que con estos supuestos que caracterizan a su escenario base, prevé que el PIB crecerá 4,1% en 2017. Por el lado sectorial (ver Tabla 2), anticipa que el empuje de las actividades primarias (extractivas) continuará siendo importante, pero que se moderará en comparación con 2016 debido a que la menor expansión de la producción minera metálica más que compensará el impacto positivo que tendrá la normalización de las condiciones climatológicas sobre los sectores Agropecuario y Pesca (y a partir de estos, sobre la Manufactura primaria).

 

El BBVA estima que en 2017 el crecimiento económico en Perú será algo mayor que el de 2016, con un mayor impulso de las actividades no primarias debido al mayor avance de las obras de infraestructura, el optimismo empresarial, la normalización de los inventarios, y el menor lastre de la inversión minera, mientras que el empuje de las actividades primarias disminuirá, a pesar de la normalización de las condiciones climatológicas, porque la producción minera perderá fuerza.

 

…el empuje de las actividades primarias (extractivas) continuará siendo importante, pero que se moderará en comparación con 2016…”