Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Dilemas energéticos


Sabía usted que dos cuartas partes del consumo de energía y de recursos naturales no renovables se utiliza en el área de la construcción? Danco Araos, presidente de la Sociedad de Estudios Ambientales de Santa Cruz sostiene que el 70% de la energía es consumida en las ciudades, como producto del auge de las construcciones entre otras causas. En esta línea, califica al sector como uno de los grandes consumidores de energía y de recursos naturales, según un reporte de la revista ENERGÍABolivia.

Esta fuente señala que ese “desmesurado” consumo de energía en los conglomerados urbanos estaría obligando al sector de la construcción a cambiar estilos arquitectónicos, incluso a nivel nacional, lo que supondría un mayor énfasis en el tema de la sustentabilidad energética; concebida como el uso eficiente de todos los recursos naturales generadores de energía.

Si bien Araos reconoce que al momento Bolivia presenta retrasos en la construcción sustentable en comparación al conjunto de la región y a países como Estados Unidos y Europa; donde ésta ya es parte de políticas de Estado y municipales, asegura que de todas formas “es un tema que ya desembarcó en el país”.

La nota deja ver que ya existe en Bolivia una mayor difusión sobre la importancia de la sustentabilidad energética en universidades, y más conciencia en la práctica, aunque señala que todavía son contados los casos de arquitectura sustentable en el país lo cual pasa por el uso de energías renovables y/o materiales ecológicos que son de bajo costo energético y ambiental, y que pueden ser fácilmente utilizados en los centros urbanos que, además, concentran los flujos migratorios desde el área rural.

Para Edson Calderón, gerente comercial de Schneider Electric para Bolivia, también citado por este medio, el permanente crecimiento de las ciudades es, precisamente, uno de los dilemas de la sociedad contemporánea puesto que ello se traduce en más consumo de cemento, incremento de infraestructura habitacional y de alimentos que, en conjunto, suponen una mayor demanda de energía en ciudades acosadas por su propia dinámica de crecimiento

Considera, asimismo, que el otro dilema estaría relacionado con los nuevos hábitos de consumo de energía (aire acondicionado, etc., etc.) que se han convertido en un sinónimo de mejor calidad de vida, confrontados con la exigencia de reducción de las emisiones de CO2 debido a que el 80% de la energía que se produce a nivel mundial; es a partir de energías fósiles no renovables, como el petróleo y el carbón.

“No hay duda que el tema implica, cuestionarse al menos, cómo suministrar la cantidad de energía que irá en aumento y, por otro lado, cómo reducir las emisiones de CO2, parecería que este dilema es sin solución”, sostiene Calderón en el marco de lo que fue el coloquio organizado por la revista para abordar esta temática de alto interés para un mundo conflictuado por sus niveles de consumo energético a medida que se incrementa la demanda y los hábitos impuestos por el proyecto de la modernidad en plena postmodernidad.

Momentáneamente, ambos participantes coinciden en que aún falta información en Bolivia para hablar de una arquitectura bioclimática que se traduciría en un aporte a la construcción sustentable y destacaron la importancia de contar con una adecuada legislación que permita una institucionalidad dirigida a apuntalar de mejor forma la eficiencia energética. En este marco, información, educación y una adecuada normativa podrían ser la base para encarar los dilemas energéticos del presente siglo; muchos de los cuales parecen no tener escapatoria.


FUENTE: EL DÍA

AUTORA: Vesna Marinkovic



Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar