Boletin Semanal

Suscribirse aqui

La internacionalización petrolera

Petrobras y Ecopetrol en Sud América han comenzado a perfilar un sostenido perfil de “internacionalización” de sus actividades petroleras. Es decir, de su política de inversiones en el extranjero, en base a comportamientos estratégicos análogos que las sitúan en lugares expectantes. Si se toma en cuenta el actual contexto regional;  donde se ha comenzado a priorizar la nacionalización del sector de los hidrocarburos, el tema resulta doblemente llamativo pues la “internacionalización” supone, también, la atracción de inversionistas extranjeros.

La baja en la producción hidrocarburífera no ha dejado de ser el argumento mayor para asumir la inversión extranjera, que se muestra como una fase posterior ”ineludible” de los procesos de nacionalización que está evidenciando la región. Paralelamente, otra estrategia post nacionalización parece ser la  adopción, en América Latina, de la racionalización en el uso de los recursos energéticos. Esto pasa por planificar lo que cada país debe producir y consumir, sin dejar de priorizar un mercado externo sostenible, barato y confiable de recursos energéticos.

En esta línea, el tema de la inversión de las petroleras, sigue siendo una asignatura vital para el sector, especialmente a la hora de hablar de las actividades de exploración y desarrollo de campos en la región, pese al proceso de retorno del Estado que se ha efectivizado en varios países que la componen. Desde afuera, los beneficios de esta “internacionalización” de Petrobras y de Ecopetrol, dan cuenta de una efectiva estrategia y cada una, a su turno, anuncia interesantes resultados.

En este marco, un reciente informe de Petrobras, considerada una de las petroleras más exitosas de América del Sur y que en Bolivia opera los campos de San Alberto y San Antonio, con las mayores reservas de gas natural del país,  refiere que esta empresa obtuvo una ganancia neta de $us 10.644  millones en 2012 con beneficios que alcanzaron los $us 3.889 millones.

“La meta de producción establecida para el año fue alcanzada, totalizando 1 millón 980 mil bpd de petróleo y LGN en Brasil. La producción total de petróleo y gas natural de Petrobras fue de 2 millones 598 mil barriles de petróleo equivalente por día (boed)”, acota y destaca que “la entrada en operación del FPSO Cidade de Anchieta, en el campo de Baleia Azul, en el Presal de la Cuenca de Campos y el inicio del Programa de Aumento de la Eficiencia Operacional en la Cuenca de Campos (PROEF), elevaron la eficiencia operacional de la UO-BC del 67%, en abril de 2012, al 78%, en diciembre de 2012.” Ecopetrol de Colombia, por su parte, ha comenzado el año con importantes novedades como aquella difundida por el portal www.américaeconómica.com señalando que superó a Petrobras como primera empresa de Latinoamérica por capitalización bursátil.

Según esta fuente, sustentada por el Financial Times, refiere que “a pesar de que la compañía brasileña es tres veces mayor, la capitalización de mercado de Ecopetrol al cierre de la sesión del viernes pasado fue de 129.500 millones de dólares, por lo que superó con creces los 126.800 millones con que acabó las negociaciones Petrobras.”

Matices más, matices menos, ambas están en una visible etapa de internacionalización de las inversiones, en el doble sentido del término; convencidas, al parecer, de que en tanto permanezca cautiva la exportación de hidrocarburos en sus países y distante de los espacios transnacionales del negocio, no estarán en condiciones de “alcanzar la tan mentada independencia de la industria hidrocarburífera.”

En lo que a Bolivia respecta, se considera adecuada la política de diversificación de mercados y sobre todo, el mantenimiento de la política de exportación del gas a los países vecinos, pero, el discurso oficial advierte de que no se debe aumentar la producción para satisfacer solamente la exportación y esto ha supuesto una revisión de los contratos de comercialización con las transnacionales, a fin de corregir la participación de las mismas. Sin embargo, parece ser que no está dicha la última palabra al respecto aunque el Gobierno sostiene que la gestión petrolera en el país, desde la nacionalización, ya no es planificada por enclaves transnacionales.


Fuente:

http://www.eldia.com.bo/index.php?cat=162&pla=3&id_articulo=110226






Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar