Boletin Semanal

Suscribirse aqui

###

Una oportunidad para los autoproductores
electricidad renovable (*)

 

UNAGRO se suma a la generación de energía eléctrica para ser suministrada a la red nacional. Lo hace utilizando los residuos vegetales de la caña de azúcar. Un paso significativo para el país en el camino hacia fuentes energéticas renovables.

 

Sergio Arnez (**)

 

E l pasado 23 de septiembre, el ingenio azucarero UNAGRO ubicado en Minero, a 80 kilómetros al norte de Santa Cruz de la Sierra, inició la inyección de sus excedentes de electricidad al Sistema Interconectado Nacional (SIN). Aporta 5MW producidos en base al bagazo de caña de azúcar, bajo la figura de autoproductor asociado a la empresa generadora Guaracachi y conectado a la red de distribución de CRE.

 

A pesar de que la Norma Operativa Nº 13 (Tratamiento de Excedentes de Autoproductores) del Comité Nacional de Despacho de Carga existe desde el año 2000, UNAGRO es el primer autoproductor de electricidad que inyecta sus excedentes al SIN, debido a que las versiones originales de la Norma 13 ofrecían a los autoproductores una remuneración que consideraba solamente el pago por energía (actualmente aproximadamente 18US$/MWh) y no así el pago por potencia (actualmente aproximadamente 9US$/kW-mes) que reciben las empresas generadoras, lo cual hacía inviable cualquier proyecto de adecuación y conexión al SIN para el aprovechamiento de los recursos excedentes.

 

Cabe recordar que aunque un autoproductor tenga excedentes de combustible (por ejemplo bagazo de caña de azúcar como es el caso de los ingenios azucareros) e infraestructura (algo de capacidad de reserva en calderos, turbinas y generadores), es necesario realizar inversiones al menos para adecuar la infraestructura disponible y conectarla, las cuales no son menores y no se justifican con 18US$/MWh.

 

 

Aporta 5MW producidos en base al bagazo de caña de azúcar, bajo la figura de autoproductor asociado a la empresa generadora Guaracachi y conectado a la red de distribución de CRE”

 

 

En su tiempo, en el año 2007, el Ingenio Azucarero Guabirá (IAG) tuvo que crear la empresa generadora Guabirá Energía S.A. para acceder al pago por energía y potencia y así viabilizar el proyecto de generación para el SIN. Ello implicó que el proyecto deba destinar el turbogenerador comprado para el efecto completamente al SIN, con una conexión dedicada y sin conexión con el sistema eléctrico del Ingenio y deba operar ambos sistemas en forma separada; perdiendo eficiencia en el uso del bagazo y dejando de generar 4MW adicionales para el Sistema Interconectado Nacional.

 

Dado que la operación en el SIN como autoproductor es técnicamente más eficiente para una empresa que operar su industria y un sistema de generación en forma separada, IAG vino insistiendo desde 2007 en el mejoramiento de la Norma Operativa Nº 13, de tal forma que los autoproductores puedan recibir el pago por potencia y energía (el cual todavía es una remuneración baja) y viabilizar algunos proyectos.

 

Finalmente, en octubre de 2012 el CNDC y la Autoridad de Electricidad aprobaron la Norma Operativa Nº 13 actualmente vigente, la cual permite a los autoproductores que inyecten electricidad al SIN y acceder a una remuneración por energía y potencia, bajo las siguientes condiciones:

 

1) Un autoproductor puede vender sus excedentes al SIN sólo a través de un agente del mercado (Generador, transmisor o distribuidor). Es decir que el autoproductor le vende al agente y este lo comercializa en el mercado eléctrico mayorista.

 

2) Para acceder a la remuneración por energía y potencia, el autoproductor debe tener disponible para el SIN una potencia media anual igual o superior al 20% de su capacidad efectiva de generación, al menos durante 5 meses al año.

 

3) La potencia asegurada del autoproductor para el SIN no podrá ser mayor a 1% de la demanda máxima del SIN, es decir actualmente 13MW.

 

4) La potencia asegurada de todos los autoproductores para el SIN no podrá ser mayor a 2% de la demanda máxima de este Sistema, es decir actualmente 26MW.

Esta Norma y el ejemplo de UNAGRO-Guaracachi-CRE es importante especialmente para los pocos autoproductores que generan electricidad en base a fuentes renovables, pues el costo de operación es menor que el de un autoproductor que genera con gas natural.

Aunque este es un buen paso hacia el aprovechamiento de los recursos existentes en beneficio de todo el país, no se debe olvidar que la Norma Operativa Nº 13 ayuda a aprovechar los excedentes de algo que ya existe, pero no estimula la realización de proyectos más grandes de generación, que requieren la instalación de sistemas completos con mayores inversiones y por tanto precios mayores a los que actualmente ofrece el mercado eléctrico a las empresas generadoras.

Por ello, para que UNAGRO pueda realizar el proyecto de generación de 30MW que tiene en carpeta desde hace varios años y los otros ingenios e instituciones puedan realizar sus proyectos de generación con fuentes de energía renovable (que solo en Santa Cruz suman otros 70MW), se espera que el Viceministerio de Electricidad y Energías Alternativas elabore a la brevedad posible el reglamento del Decreto Supremo 2048, el cual permitirá ofrecer a este tipo de proyectos una remuneración adicional a la que actualmente ofrece el mercado eléctrico.

Un tema importante que requiere un cambio de mentalidad en algunas personas del sector eléctrico, cuya opinión es importante para el desarrollo del sector, es el hecho de que para ellas un proyecto de generación de electricidad debe necesariamente aportar a cubrir la demanda de potencia en la hora pico y por ello prefieren sistemas de generación dedicados al SIN y con potencia controlable. Esa era la razón por la cual no se ofrecía pago por potencia a los autoproductores y es la razón por la cual estas personas no brindan su apoyo decidido al desarrollo de las energías renovables alternativas, especialmente las intermitentes como la solar o la eólica, e incluso meten a las no intermitentes pero estacionales como la biomasa en la misma bolsa. Esas personas deben darse cuenta de que el valor de la generación con fuentes renovables alternativas no está en su aporte a cubrir la demanda de punta, sino en la reducción del uso de combustibles fósiles en beneficio del medio ambiente y del país. Un apoyo decidido a las energías renovables se verá en el reglamento al Decreto 2048, si este es lo suficientemente abierto como para que cualquiera que pueda aportar con energías renovables tenga la opción de hacerlo, y no se concentre sólo en favorecer a los proyectos estatales.

 

(*) Artículo elaborado para ENERGIBolivia.

 

(**) Es jefe del proyecto Guabirá Energía.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar