Coyuntura Internacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Senado mexicano vive rally energético el fin de semana

La mayoría representada por el PRI, PAN y PVEM aprobó este domingo el dictamen por el que se crea la Ley de Petróleos Mexicanos, la Ley de la Comisión Federal de Electricidad y se reforma la Ley Federal de las Entidades Paraestatales.

Con 89 votos en favor y 27 en contra, el Senado de la República aprobó en lo general el tercer dictamen del paquete energético que le corresponde como Cámara revisora y hasta el cierre de esta edición discutía las numerosas reservas, aunque pronosticaba cambios en materia de derechos laborales de los trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Luego de casi seis horas de debate en lo general, la mayoría representada por el PRI, PAN y PVEM aprobó este domingo el dictamen por el que se crea la Ley de Petróleos Mexicanos, la Ley de la Comisión Federal de Electricidad y se reforma la Ley Federal de las Entidades Paraestatales; la de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y la de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas. El PRD y el PT votaron en contra, pero los números no les alcanzaron para frenar la nueva legislación.

Los senadores se perfilaban a exponer y debatir por la madrugada las más de 300 reservas. Entre los cambios que tenían posibilidad de avalarse se encontraban los sugeridos por las comisiones de Energía y Estudios Legislativos Primera que detallan que la reforma constitucional energética y las leyes secundarias no deben afectar en forma alguna los derechos de los trabajadores en activo de Pemex y la CFE, ni de los jubilados ni pensionados.

Además precisaron que la política de contratación de personal no sindicalizado deberá requerir la publicación y recepción de solicitudes en la página de Internet de Pemex, de cualquier vacante que dicha empresa o sus empresas productivas subsidiarias puedan contratar.

Incluso pidieron el cambio del artículo 17 transitorio de la Ley de Pemex para quela empresa productiva del Estado, sus organismos subsidiarios y filiales y la representación sindical establezcan los mecanismos necesarios para la debida capacitación de sus recursos humanos con la finalidad de garantizar su eficiencia y productividad.

Los senadores del PRD y del PT advirtieron que la gestión operativa, técnica y de gestión de las empresas productivas son una farsa pues la Secretaría de Hacienda seguirá con su intromisión; destacaron que los beneficiarios serán los empresarios extranjeros y que los cambios desmantelarán a dos empresas rentables para el país. Opinión con la que divergieron los priístas, panistas y pevemistas.

Zoé Robledo (PRD) comentó que las leyes tienen errores y “enormes omisiones” y ejemplificó que hay artículos que bien podrían llamarse “el Estado soy yo y el petróleo es mío.

“Por qué lo digo, porque establece que las empresas productivas del Estado, ojo, del Estado, son propiedad exclusiva del gobierno federal. El Ejecutivo federal, con todo respeto, no es la nación”, expuso.

Defienden dictamen. El panista Jorge Luis Lavalle precisó que las empresas productivas del Estado serán eficientes, transparentes y se conviertan en un sólido mecanismo de desarrollo para la nación, además añadió que la elección de los consejos de administración de Petróleos Mexicanos y la CFE estará fuera de las reparticiones partidistas.

“De los consejeros independientes lo que queremos es que cumplan con un mejor perfil, que representen un activo real para la toma de decisiones estratégicas, y es por ello que metemos una serie de controles, para evitar que sean cooptados por cualquier autoridad, como podría ser el Ejecutivo”, dijo.

En su oportunidad el pevemista Pablo Escudero, presidente de la Comisión Anticorrupción y Participación Ciudadana del Senado, enfatizó que tanto a los consejeros como a los servidores públicos y al director general, se les podrán adjudicar responsabilidades penales y civiles por los daños que pudieran ocasionar a Pemex, a sus filiales y a sus subsidiarias y a la CFE.

Cambio radical en electricidad

La CRE será la encargada de otorgar los permisos de generación, así como distribución y transmisión a consumidores mayores a 500 kilowatts, que son el denominado mercado mayorista.

- Con los cambios, la CFE libera, potencialmente, 58% de su generación quefueron 120,473 gigawatts hora en el 2013, destinados a la grande y mediana industria.

- Permite que se importe electricidad o productos asociados sin utilizar la red de la Comisión Federal de Electricidad.

- Se otorga a la CRE la facultad de determinar las tarifas eléctricas y expedir certificados canjeables en el mercado mayorista para quienes generen con energías limpias o reduzcan sus emisiones.

- La empresas no podrán abusar ni discriminar a los propietarios de la tierras cuando negocien la ocupación o afectación de las propiedades para llevar a cabo actividades de la industria eléctrica, de lo contrario sus contratos serán revocados o rescindidos.

- Se elimina el concepto de expropiación mientras que por la adquisición, uso o afectación de tierras o predios, las empresas deberán pagar a los dueños con efectivo, especie, compromisos para formar parte de los proyectos o con trabajo.

Empresas de mercado

- Pemex y la CFE contarán con un régimen especial de empresas productivas subsidiarias y empresas filiales para que puedan especializarse o atender situaciones comerciales concretas.

- En el caso de contratos por exploración y extracción de hidrocarburos, cuando Pemex lleve a cabo una actividad de manera exclusiva deberá hacerlo a través de una o más subsidiarias.

- La CFE actuará a través de subsidiarias para llevar a cabo actividades de transmisión y distribución de energía eléctrica. Las demás actividades las llevará a cabo a través de filiales, asociación o alianza.

- En el caso de la CFE, será su Consejo de Administración y no su director general el que fije los precios de los bienes y servicios que preste.

- Crea la figura de comisario para cada una de las empresas productivas, expertos independientes que anualmente den a conocer una evaluación global de la marcha y desempeño de Pemex y de la CFE.

- Endurece las acciones de combate a la corrupción en las empresas productivas del Estado al ponerle lupa a los contratistas y proveedores.

- Promueve un nuevo sistema de información pública actualizado, el cual tendrá los datos de proveedores y contratistas.

- Las contrataciones que realicen las empresas productivas estarán sujetas a lo dispuesto en la Ley Federal Anticorrupción en Contrataciones Públicas.

El tío Sam, presente: PRD. “Thanks dear senators”, se leyó a lo largo de las ventanas correspondientes a las oficinas de los senadores perredistas. El mensaje, dijo el PRD, lo envió el Tío Sam a los legisladores del PRI y el PAN, quienes simpatizan con los dictámenes en materia energética.

Cada letra se desplegó por cada oficina perredista y el espacio será utilizado para más frases en contra de la mayoría que ha avalado el paquete energético pese al repudio de la izquierda.

Ya en el pleno, al abordar el tercer dictamen referente a la creación de la Ley de Petróleos Mexicanos y la Ley de la Comisión Federal de Electricidad, el PRD provocó y consiguió que le contestaran.

A la tribuna llegó el perredista Benjamín Robles, quien dijo a su par del PRI, José Ascención Orihuela, que estaba convencido de que lo peor que le ha pasado a México es el regreso del PRI al poder. El priísta, anteriormente y en privado, le reprochó de forma amistosa al legislador de la izquierda que nunca pensó que fuera tan conservador y no aceptara la apertura del sector energético.

Robles criticó a quienes en el 2008 también fueron legisladores y en la reforma al sector reprocharon los cambios que hoy fomentan. La crítica fue directamente al coordinador del PRI, Emilio Gamboa, quien no lo tomó en cuenta.

Pero enseguida pidió la palabra el abogado Roberto Gil (PAN). Exclamó que su partido, incluso el PRI, no habían dado debate porque los argumentos de la izquierda han sido los mismos desde hace tres días.

Su intervención provocó que la senadora Dolores Padierna lo llamara “el abogado del PRI”, declaración que causó el enojo del presidente de la Comisión de Energía, el priísta David Penchyna.

Penchyna, con voz fuerte y visiblemente molesto, dijo que su partido no necesita que nadie lo defienda ni que lo provoque para dar el debate y acusó al PRD, también al PT, de haber elegido una estrategia de repetir verdades a medias que no son más que mentiras completas.

“En primer lugar, el Partido Revolucionario Institucional no necesita que nadie lo venga a defender, senador Robles. Tal vez las tentaciones y la remembranza de su pasado, del PRI, en Michoacán, es lo que le preocupa, nosotros no lo necesitamos”, exclamó.

Robles volvió a la tribuna y pese a que le contestó directamente a Penchyna, él ni siquiera lo volteó a ver. Aunque fue ignorado, el perredista dijo que al menos a él no lo acusaban de hacer negocios con la reforma energética.

Hoy continuará el debate que se espera que concluya el martes por la madrugada y, pese a las consignas de la izquierda, el PRI, PAN y PVEM se espera sacarán todo el paquete que ya comienza a abordarse en la Cámara de Diputados.


FUENTE: AMERICAECONOMIA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar