Coyuntura Internacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Las eléctricas exigen repetir la subasta

ESPAÑA
Luz y taquígrafos (y nunca mejor dicho). Las compañías eléctricas exigen al ministro de Industria, José Manuel Soria, que, como primera medida para aclarar todas las sombras de sospecha que “ha lanzado” sobre ellas, repita la subasta. De esa forma, en su opinión, se demostraría que no son ciertas las acusaciones de manipulación que han vertido sobre ellas. Pero también piden que después proceda a sustituir el actual sistema por otro que refleje la realidad del mercado.

El ministro Soria, sin embargo, anunció este lunes que el viernes llevará al Consejo de Ministros una propuesta para determinar el precio de la luz de 2014 sin aportar más datos (se estima que prolongará la subida de septiembre, el 3,1%, más en torno al 0,5% de la tarifa regulada), además de reiterar que existen “fundadas sospechas de manipulación en la subasta”. Este periódico trató, sin éxito, recabar información del Ministerio.

Es decir, más leña al fuego que lo que hizo fue arreciar la batalla. El Gobierno decidió el viernes anular la subasta eléctrica del jueves después de que la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) concluyera, en un análisis de urgencia, que en su desarrollo concurrieron “circunstancias atípicas”. El resultado de la subasta se saldó con un incremento de la tarifa de último recurso, que se hace para el siguiente trimestre, en torno al 25%, lo que trasladado al recibo final (un 45% del total) se habría traducido en un aumento de alrededor del 10,5%. La otra parte corresponde a los precios regulados, que han estado congelados todo el año y que el ministro adelantó que subiría un 0,5%.

“La repetición de la subasta es la mejor forma de arreglar el entuerto”, aseguran las fuentes del sector. “Lo que es absurdo es que casi la mitad de la tarifa que pagan los consumidores esté sujeta a una volatilidad tan alta como la actual en la que el precio de un trimestre se fija en un día con criterios financieros”, subrayan. “Hay otra forma de solucionarlo: fijar un precio y que lo compren los brókers y operadores que intervienen en la subasta”, ironizan.

Las eléctricas (Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, E-ON y EDP-Hidrocantábrico) sostienen que apenas participan con el 10% en la subasta y que los intermediarios financieros (brókers, entidades…) han alcanzado el 70% de forma habitual en las 25 subastas que se han celebrado desde que se implantó este sistema. Para las eléctricas no hay razones para fundamentar la manipulación de las que se les acusa.

En esta cuestión abundó este lunes el presidente de la patronal eléctrica Unesa, Eduardo Montes, en un encuentro organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE). Montes lamentó el “gravísimo daño” causado por esa acusación e insistió en que se dé publicidad al informe de la CNMC. El presidente de Unesa, que se quejó de la “demonización de las eléctricas”, exigió “transparencia, transparencia y transparencia, que nos expliquen lo que ha pasado. No hay derecho a las acusaciones”.

Las eléctricas exigen al ministerio decir quién ganó la polémica subasta. Según sus estimaciones, “los intermediarios probablemente descontaron una mejora en la economía y la posible estabilización del consumo eléctrico, por lo que habrían aumentado la prima de riesgo”.

El sector, que se queja de las presiones ejercidas a la CNMC, lamenta que no se haya aprovechado la reforma eléctrica para cambiar el sistema. Mientras el mercado ha jugado a la baja, el ministerio no ha tenido ningún interés en mejorar el sistema del pool eléctrico. “De hecho, en el primer trimestre de este año, durante casi 500 horas llegó a fijarse un precio de cero y el ministerio y el regulador no hicieron nada, pese a las reiteradas advertencias del sector. Tampoco hubo quejas en el segundo cuando bajó un 15%”, critican. Asimismo, hacen hincapié en que no han recibido ninguna llamada de Industria para explicarles la decisión ni las bases de esa acusación. Al respecto, destacan que “no deja de ser curioso que Alberto Nadal [secretario de Estado de la Energía, autor de la reforma eléctrica] haya desaparecido del mapa y todo el peso se lo lleve el ministro”.

Por otra parte, para las empresas resulta necesario destacar que desde enero los precios de generación eléctrica están gravados por nuevos impuestos (toda la generación, 7%; generación nuclear, 9%; ciclos combinados, 10%; carbón, 14% e hidráulica, 22%), que se trasladan a los precios. Las eléctricas apuntan que si se restan esos impuestos, que no existen en Europa, al precio de la subasta (61,8 euros por MWh) habría sido de 52,5 euros. Aun así el precio de subasta está en consonancia con el entorno europeo (Francia, 56 euros; Italia, 66; Reino Unido, 64…) con excepción de Alemania (41).

En cualquier caso, el precio final de la electricidad en España es de los más caros de Europa. Pero de este precio solo el 44% es el coste propio del sistema eléctrico (generación + transporte + distribución); el restante 56% son impuestos y subvenciones. “Es decir, el problema no está en la generación, sino en la parte regulada, y en los 13.000 millones de subvenciones,
y en los nuevos impuestos que gravan al sector. Sin resolver este problema no se arreglará el coste de la energía”, inciden.

FUENTE: EL PAÍS

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar