Coyuntura Internacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Venezuela rescata el gas para su sistema eléctrico

La puesta en servicio del gasoducto José Francisco Bermúdez, cuyo primer tramo va de Anaco, estado de Anzoátegui, hasta Cumaná, Sucre, ratificó la decisión venezolana de sustituir parte del combustible empleado para la generación eléctrica por gas.

Ese gasoducto, con una inversión de cinco mil millones de dólares, es desde todos los puntos de vista, estratégico para el desarrollo de esta nación, por ello forma parte del Plan del Gobierno 2013-2019.

Cuando la mencionada obra concluya, alcanzará una longitud de dos mil 199 kilómetros que se sumarán a los mil 500 ya construidos para convertirse en la vía expedita a fin de llevar el gas a un 80 por ciento del territorio de esta nación.

Ese proyecto gasífero también apunta a cambiar la matriz de energía primaria, señaló el ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez.

Y agregó que en Venezuela, el 70 por ciento de la energía eléctrica se originaba en la hidroeléctrica del Guri, en el estado de Bolívar, cuestión positiva para la conservación de los recursos naturales, sin embargo, hacía de los venezolanos ciudadanos dependientes de la energía hidroeléctrica.

Con el levantamiento de gasoductos que permitan llevar gas a las plantas termoeléctricas, actualmente operativas con Diesel, se diversificarán, de manera limpia, las fuentes de energía para el país.

Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), ejecuta desde hace tres años estos trabajos y se han podido incorporar volúmenes de gas al sistema eléctrico y satisfacer 194 megavatios, indicó Ramírez. "A la fecha, hemos sustituido 40 mil barriles de diesel que se consumen en el sector eléctrico", agregó.

Actualmente, el sistema de termoeléctricas consume un estimado 130 mil barriles de diesel. "Es mucho", puntualizó el ministro, por lo que serán incorporados año tras año, un mayor número de pies cúbicos de gas a las plantas para que "en 2019 hayamos liberado 241 mil barriles día de diesel que se consumían y que nos darían un ahorro de 27 mil millones de dólares".

El empleo del gas natural para la generación eléctrica surge como una alternativa en la economía venezolana, interesada en aprovechar al máximo los recursos de la industria petrolera nacional. También el consumo del energético para la generación de electricidad resulta menos costoso respecto a otros derivados como el fuel oil y el diesel.

Según datos de Pdvsa, su filial del gas tiene una producción de siete mil millones de pies cúbicos de ese combustible y, con ella, esa empresa puede entregar gas sin dificultad a las plantas termoeléctricas para sustituir el combustible líquido.

De esa manera, el consumo bajará en los próximos años, señaló su presidente. "Vamos a hacer una ofensiva de gas y para el año 2019 estaremos liberando 241 mil barriles diarios de diesel que se consumirían para el sector eléctrico, lo cual representa un ahorro de 37 mil 422 millones de dólares para la nación".

Cifra muy importante que permitirá destinar ese financiamiento para el desarrollo que el país lleva adelante en diferentes esferas, añadió Ramírez.

Sin embargo, para todo ello, se necesita producir y llevar hasta las termoeléctricas el combustible, de ahí la gran importancia de los gasoductos y de que todo el país esté interconectado. Venezuela hoy tiene esa condición, desde el extremo oriental del país hasta el occidente, plantean los especialistas.

Al respecto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en fecha reciente expresó que aproximadamente dentro de un año, este país podrá ser certificado como poseedor de la quinta reserva mundial de gas, lo cual la convertiría en una potencia media gasífera.

Recordó que las reservas probadas de gas natural de esta nación se ubicaron en 196 billones de pies cúbicos, mientras que su potencial supera los 300 billones. Esa proyección revierte una tendencia de 100 años de explotación petrolera, cuando las empresas transnacionales simplemente quemaron el gas asociado al petróleo en la búsqueda de máxima ganancia con mínima inversión.

Sin dudas, el programa de sustituir diesel por gas tiene un amplio sustento en los 600 mil kilómetros de mar territorial y zona económica exclusiva que posee Venezuela y una creciente confianza de países con tecnología para su prospección y explotación.

Además, con el mayor empleo del gas, se busca asimismo una mejor protección del medio ambiente, por considerarse este combustible menos contaminante que la gasolina, además de ser más barato.

Todo esto se integra a lo que el fallecido líder venezolano, Hugo Chávez, denominó la revolución gasífera que formaba parte de su revolución energética, donde incluyó el rescate de la soberanía petrolera.

Chávez, principal promotor del rescate del poderío gasífero venezolano, incluyó ese sector dentro de la estrategia para convertir el país en una potencia mundial y en ese camino se marcha.







FUENTE
PRENSA LATINA


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar