Boletin Semanal

Suscribirse aqui
###

Retos e impulsores
de las Smart Grids en el mundo


Daniel Felipe Díaz Toro (**)

Las Smart Grids permiten incorporar en los sistemas de potencia una cantidad significativa de energía descentralizada, ayudan a reducir las pérdidas en los sistemas de transmisión y distribución, a optimizar el uso de la infraestructura existente regulando los flujos de potencia y a mejorar la eficiencia energética en la gestión de los patrones de consumo de los usuarios, hechos que confirman que las redes inteligentes son esenciales para lograr la seguridad energética, la equidad social y mitigación de los efectos del cambio climático, los tres elementos que constituyen el trilema de la sostenibilidad energética del Consejo Mundial de Energia.

Para aprovechar plenamente los beneficios de las redes inteligentes, el sector energético tendrá que superar dos retos: el primero tiene que ver con la implementación y, el segundo reto es el financiero debido a que se necesitan grandes inversiones durante el ciclo de desarrollo de la red inteligente.

Actualmente existen impulsores (Drivers) y desafíos para la implementación de las Smart Grids en los países que dependen de las condiciones del mercado, el crecimiento de la demanda de energía, la eficiencia energética o los objetivos propuestos en la reducción de las emisiones de carbono.



La Unión Europea, por ejemplo, persigue la meta de una canasta energética más diversa, con alto porcentaje de energías renovables (The National Renewable Energy Action Plans - NREAPs estima que se tendrán 460 GW de capacidad instalada de renovables en 2020, en comparación con los 244 GW instalados en 2010). Otros drivers se relacionan con la necesidad de reemplazar la infraestructura eléctrica existente y permitir la incorporación de nuevas tecnologías como la de los vehículos eléctricos. En este contexto, las inversiones europeas en energía buscan lograr las metas del 20-20- 20 que supone reducir las emisiones de CO2 en 20% en comparación con los niveles de 1990, incrementar la participación de energías renovables en un 20% y reducir el consumo de energía en un 20%.

Para desarrollar las Smart Grids la Unión Europea se ha comprometido en definir un plan de implementación de medidores inteligentes. Mientras en Estados Unidos los drivers se corresponden con la creación de un sistema más eficiente mediante la eliminación de lecturas manuales en los contadores, lo que reduce el robo, facilita la detección de fallas y reemplazar los equipos obsoletos.

En Corea del sur la preocupación tiene que ver con mitigar los efectos del cambio climático, ya que las emisiones de CO2 del país son mayores que las del promedio de los países de la OECD. Otro driver está relacionado con la preparación del sistema de potencia para la llegada masiva de los vehículos eléctricos y para qué estos sean abastecidos con energías verdes.

En Japón se enfocan en el desarrollo de sistemas de gestión de información de la energía, en su búsqueda, el gobierno ha fijado objetivos por medio de la instalación de paneles solares fotovoltáicos para uso residencial, que requiere de tecnologías avanzadas y de un adecuado marco regulatorio. También se esfuerzan en mejorar la eficiencia energética, tanto en la oferta como en la demanda, por medio del despliegue de contadores (Smart Meters) para ofrecer variaciones en las tarifas, brindando incentivos a los clientes para reducir los picos de demanda y gestionar el consumo. Finalmente, los principales drivers en los países emergentes están relacionados con la modernización del sistema de potencia para hacer frente al aumento creciente en el consumo de energía.

Se puede afirmar que en países de la OECD como la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá, los impulsores se basan en lograr la eficiencia energética y en una economía de bajas emisiones de CO2. En países asiáticos de la OECD como Japón y Corea, se centran en el crecimiento de una economía verde y en los países emergentes como Brasil, China e India, la meta es el crecimiento de la infraestructura energética para satisfacer la creciente demanda.

Un problema común a los países mencionados es la necesidad de contar con fondos públicos e incentivos para todas las etapas de desarrollo de una red inteligente.

En la Unión Europea los retos tienen que ver con la puesta en marcha de los proyectos de demostración a gran escala (proyectos piloto en condiciones del mundo real), la participación activa del público y el despliegue de nuevas tecnologías, ya que los contadores inteligentes necesitan de normas y protocolos de comunicaciones que aseguren la interoperabilidad, sin bloquear la evolución de las soluciones tecnológicas innovadoras.

En Estados Unidos algunas prácticas de las Smart Grids van en contra del tradicional modelo de negocios, porque el modelo actual busca vender más para obtener mayores ingresos mientras que las redes inteligentes tratan de reducir los consumos y mejorar la eficiencia. Otras barreras están relacionadas con la incertidumbre sobre la economía, inconvenientes con los usuarios debido a las preocupaciones de privacidad y seguridad en sus hogares y la abundancia de gas natural provocada por el “boom” del Shale Gas.

En Japón, el principal reto tiene que ver con el alto costo de los desarrollos de las Smart Grids y su influencia sobre el valor de la energía que pagan los usuarios. En China se necesitan políticas que promuevan la recaudación de fondos para la inversión y la creación de un sistema de mercado con precios más flexibles y abiertos para los consumidores. Finalmente en la India, las barreras están en la metodología de la recuperación de las inversiones así como la presión política para mantener las tarifas reducidas en sectores como la agricultura y la pequeña industria que dejan a las compañías prestadoras de energía sin los medios económicos para invertir en nueva infraestructura y en desarrollos tecnológicos.


(**) Ingeniero Electricista, Electrónico y estudiante de maestría en el área de transmisión y distribución de energía eléctrica, actualmente se desempeña como Ingeniero Asistente Técnico del Consejo Mundial de Energia- Comité Colombiano y ha sido seleccionado para participar en el programa de Futuros Líderes Energéticos del Consejo Mundial de Energía. El presente artículo ha sido escrito exclusivamente para la revista ENERGÍABolivia y la fuente utilizada ha sido: Smart Grids best practice fundamentals for a modern energy system World energy Council 2012

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar