Boletin Semanal

Suscribirse aqui
El Consejo Mundial de Energía, WEC, define la sostenibilidad energética con base en tres dimensiones: seguridad energética (disponibilidad), equidad social (acceso y asequibilidad a la energía) y la mitigación del impacto ambiental (cambio climático). Estas tres metas constituyen un “trilema” que en su solución lleva implícita una compleja red de vínculos entre actores públicos y privados, gobiernos, reguladores, factores sociales y económicos, recursos nacionales, intereses ambientales y comportamientos individuales.###

El Trilema energético del WEC para la sostenibilidad energética (*)



Jairo León García (**)

El Consejo Mundial de Energía, WEC, define la sostenibilidad energética con base en tres dimensiones: seguridad energética (disponibilidad), equidad social (acceso y asequibilidad a la energía) y la mitigación del impacto ambiental (cambio climático). Estas tres metas constituyen un “trilema” que en su solución lleva implícita una compleja red de vínculos entre actores públicos y privados, gobiernos, reguladores, factores sociales y económicos, recursos nacionales, intereses ambientales y comportamientos individuales.

 

DIMENSIONES DE LA SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA

1. SEGURIDAD ENERGÉTICA: DISPONIBILIDAD
Tanto para los países exportadores como para los importadores de energía se refiere a la gestión eficiente del suministro de energía primaria desde fuentes domésticas, o externas. Requiere, además, garantizar una gran confiabilidad de la infraestructura energética y la capacidad para atender la demanda actual y la futura. Para los países exportadores netos de energía, también tiene que ver con la capacidad de mantener los ingresos provenientes de los mercados externos.

El crecimiento económico depende de lograr el equilibrio de la oferta y la demanda energética.

2. EQUIDAD SOCIAL
Su objetivo es la accesibilidad y asequibilidad a la energía, para toda la población. La energía es parte de la vida de las personas hoy, más que antes. El reto, lograr la reducción de la pobreza energética.

3. MITIGACIÓN DEL IMPACTO AMBIENTAL: ACEPTABILIDAD
Involucra el logro de eficiencias energéticas tanto desde el lado de la demanda como desde el suministro e igualmente mayor participación de fuentes energéticas renovables y de otras, bajas en emisiones de carbono, en las canastas energéticas.

EL ÍNDICE DE SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA GLOBAL
Idealmente, la respuesta a estos retos se expresa como un triángulo equilátero, con sus lados (retos) interdependientes y complementarios. El desarrollo y mantenimiento de la sostenibilidad energética implica balancear equilibradamente las compensaciones entre las tres dimensiones del trilema energético. Los sistemas energéticos en el mundo presentan diferentes estados de desarrollo, pero todos los países comparten un problema común: están muy lejos de lograr sistemas energéticos sostenibles.

METODOLOGÍA PARA OBTENER EL ÍNDICE
El “Índice de Sostenibilidad Energética” compara los países miembros del WEC en términos de su habilidad para proporcionar un sistema energético seguro, asequible y ambientalmente aceptable. El escalafón se construye con base en información verificable, y obtenida de fuentes reputadas, de 94 países, para dos ejes: desempeño energético y el contexto de ese desempeño energético (1) .

Desempeño energético, considera el suministro y la demanda, la asequibilidad y el acceso a la energía, así como el impacto ambiental del uso de energía en los países. La metodología le da un peso del 75% (25% para cada una de las tres dimensiones) en el índice global. Total de indicadores: 12. Ver cuadro N°1.

Desempeño contextual, amplía las circunstancias del desempeño energético incluyendo las tensiones sociales, económicas y políticas (con un 25% de participación en el índice global). Estos indicadores tienen que ver con la estabilidad política, la calidad de la regulación, la efectividad del gobierno, el control de la corrupción, Estado de derecho, calidad de la educación y la salud, estabilidad macroeconómica, costo de vida, y la disponibilidad de crédito al sector privado2 . Total de indicadores: 10. Ver cuadro N°1.

La estructuración y la construcción del índice de sostenibilidad energética reflejan la calidad de la política de un Estado, en un periodo dado, para dar respuesta al trilema energético. El índice de sostenibilidad energética se construyó con base en el análisis de 600 datos puntuales obtenidos para los países miembros del WEC.

Donde fue posible, la información está actualizada, sin embargo, a causa de las restricciones para colectar la información el índice 2012, refleja información para el periodo 2009 -2011.

EQUILIBRIO Y DIMENSIONES
En la figura N° 1, se identifican tres grupos característicos del escalafón de países, de acuerdo con el equilibrio logrado para las tres dimensiones:

Grupo1: países con alta disponibilidad de recursos energéticos (triángulo color gris) con el peor índice de desempeño promedio. Incluye muchos países exportadores de energía.

Su política pública se orienta a proveer disponibilidad energética, frecuentemente mediante subsidios. Este grupo de países presenta un débil desempeño en la dimensión de la seguridad energética (alta intensidad en el uso de energía) y en la ambiental.

El grupo N°2: países con recursos energéticos limitados y con un muy bajo impacto ambiental (triángulo color amarillo). Se caracteriza por incluir países con el PIB más bajo, debilidades en el acceso y en la disponibilidad de energía pero con un impacto ambiental muy bajo. Representa generalmente a los países poco industrializados, con pocos recursos fósiles. Un pequeño porcentaje de estos países (y los países desarrollados que lo integran) focalizan su política hacia tecnologías bajas en carbono.

En el grupo N°3 (triángulo verde) se tiene un gran balance entre seguridad y disponibilidad energética. En general se trata de paises desarrollados con suficientes recursos económicos y naturales que permiten un gran desempeño en las dimensiones de seguridad energética y de equidad social (accesibilidad y disponibilidad). Muestran los mejores indices de desempeño, un alto ingreso per cápita promedio y una fuerte equidad social.

PAISES TOP TEN
El escalafón de los 10 países (top ten) con mejor desempeño en las tres dimensiones, destaca que se trata de países con altos ingresos per cápita, miembros de la OECD con sólidos y predecibles marcos políticos, sociales y ambientales. Sin embargo hay también diferencias claves entre ellos. Francia es un productor de energía nuclear, Canadá es un exportador neto de energía y en contraste Japón es un importador neto. El escalafón 2012 global puede ser consultado en el documento reseñado.

MARCO PARA LA DISCUSIÓN SOBRE LA SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
Desarrollo económico y la priorización de las columnas del trilema energético

El acceso a la energía es crítico para el desarrollo de una economía moderna. La energía es parte de la vida de las personas hoy, más que antes. El paso de la energía primaria a la electricidad es un hecho clave en la sociedad moderna y el impacto de la electrificación sobre la calidad y estándares de vida es muy importante, con beneficios para la salud, oportunidades para actividades más productivas que generan ingresos adicionales y nuevas posibilidades para la educación.

En estos términos, la energía sostenible es una oportunidad para transformar sociedades y economías pero también un prerrequisito para atender el crecimiento de la demanda y reducir la intensidad de las emisiones de carbono de la producción de energía. La perspectiva sobre la urgencia de las tres columnas de la energía sostenible varía de país a país, haciendo difícil definir unas reglas de juego comunes para todos los participantes en el mercado.

En general, todos los países se focalizan en la seguridad energética y en la volatilidad de los precios de la energía. Sin embargo, existe más variabilidad cuando se trata del acceso y la asequibilidad a la energía. En definitiva cada país enfrenta retos únicos al responder el trilema energético.

LA DIVERSIFICACIÓN COMO UN SEGURO CONTRA LOS CHOQUES EXTERNOS
Actualmente, la canasta energética global está compuesta por combustibles fósiles (cerca del 80%), incluyendo carbón, petróleo, gas y una participación (20%) de las energías libres de carbono (nuclear, hidro y otras).

Para 2035 se espera un cambio en esta composición, con menor participación de los fósiles (60%, pero predominante para las próximas dos o tres décadas) y una mayor de las renovables (40%). Ante la magnitud del reto la industria energética, de las diferentes regiones, recomendó a los formuladores de política “desarrollar un marco neutro de tecnologías que ponga todas las opciones sobre la mesa” y que incluya todas las formas de energía en la composición futura de la canasta energética. Es importante crear estructuras donde la inversión privada fluya con una mezcla de diferentes tecnologías y fuentes energéticas.

INNOVACIÓN, INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO EN LOS PAÍSES EMERGENTES
La innovación, la investigación y el desarrollo no están limitados a los países desarrollados y avanza en las economías emergentes, especialmente la innovación que tiene que ver con tecnologías limpias energéticas. Con incipientes industrias, los países emergentes o en desarrollo pueden contribuir significativamente.

Sin los obstáculos por la infraestructura existente en el mundo desarrollado, las soluciones más eficaces se pueden originar en estos países. El crecimiento de la inversión en investigación y desarrollo está alineada con, y soportada por, una mayor educación, especialmente en ciencia e ingeniería. Los derechos de propiedad intelectual soportan esta evolución y por lo tanto es un habilitador crítico, no solo de la innovación, sino también del desarrollo y difusión de tecnologías sensibles ambientalmente y de la eficiencia energética en el mundo.

CONCLUSIONES
El mundo enfrenta inmensos retos para producir energía confiable y asequible para la población, incluyendo 1.3 billones de personas que hoy no tienen acceso a la electricidad y a 2.7 billones que no disponen de instalaciones limpias para la cocción de sus alimentos. Mientras aceleramos el paso para enfrenar estos retos, surgen nuevos problemas, como reducir las emisiones producidas por la generación y el consumo de energía en una escala comparable con el incremento del riesgo emanado del cambio climático.

Para lograr estas metas, se requiere mejorar la calidad del combustible fósil actual, las energías renovables y las tecnologías de las redes de transmisión y distribución, y avanzar en la agenda de eficiencia energética. Adicionalmente, nuevas tecnologías deben desarrollarse a mediano y largo plazo. Se requieren, igualmente, políticas y entornos propicios, incluyendo un marco global para el comercio y un régimen de inversión que faciliten y alienten las inversiones, la innovación, la difusión y la diseminación tecnológica.

Por otra parte, el camino hacia un sistema de energía sostenible tiene que ser económicamente viable. Enfoques basados en el mercado, como el precio del carbono, se perciben como los más eficaces para conducir el cambio hacia un sistema de energía con bajas emisiones de carbono y económicamente sostenible.

AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE, LAC: BALANCE DE SOSTENIBILIDAD ENERGÉTICA
En la figura N°4, se presenta el balance de la sostenibilidad energética para la región, LAC, rica en combustibles fósiles, con grandes recursos en gas y petróleo y gran potencial en la explotación de recursos energéticos renovables. Con economías en expansión, el consumo de energía crece a muy altas tasas creando retos de seguridad energética para los paises de la región.

INDICADORES DEL TRILEMA



La producción y exportación de energía eléctrica está bien diversificada, con una participación de los recursos renovables cercana al 30%, incluyendo la hidro, en la canasta de generación eléctrica. Esta canasta diversificada tiene un impacto positivo sobre la huella ambiental de la región LAC, que permanece relativamente baja en comparación con otras regiones. Sin embargo, se requieren implementar políticas de mitigación de emisiones, para mantener esta situación, teniendo en cuenta los futuros desarrollos, social y económico.

Para la región, el desempeño social es aún mediocre, y la calidad del suministro de electricidad debe ser mejorada. El acceso universal a la electricidad aún no se logra. Este es un reto adicional dada la fuerte desigualdad social, que impone la necesidad de enfatizar en el gasto social y políticas publicas claramente orientadas hacia el beneficio de la parte más pobre de la población.

Bolivia entró al Indice de sostenibilidad energética, por primera vez, en el 2012. Presenta un buen desempeño en seguridad energética con una fuerte relación producción /suministro de energía, buena diversificación en la producción de energía eléctrica y un margen alto en el mercado mayorista de la gasolina.

El mundo enfrenta inmensos retos para producir energía confiable y asequible para la población,

Fuentes utilizadas:

  • World Energy Trilemma 2012 Energy sustainability Index World energy Council Proyect Partner: Oliver Wyman World Energy Trilemma Time to get real – the case for sustainable energy policy 
  • World energy Council Proyect Partner: Oliver Wyman 
  • Discusiones del encuentro de Secretarios, Asamblea Ejecutiva del WEC, Mónaco noviembre 2012 NOTA: Todas las gráficas fueron tomadas de los documentos referenciados.