Boletin Semanal

Suscribirse aqui

La historia de un esfuerzo que ganó el premio 2017 Zayed Future Energy Prize, promovido para fomentar la proliferación de las energías renovables y la sostenibilidad, alrededor del mundo; es la historia de un módulo educativo en una pequeña localidad de Santa Cruz de la Sierra que ahora busca ser un referente. energético.

###

LEA: El sueño de INVERTIR EN TECNOLOGÍA

 

Raúl Serrano

 

En Bolivia lo que más cuesta es invertir en tecnología, dice Mercedes Almendras, directora del colegio Sagrado Corazón 4, ubicado en el municipio de San Juan, a 124 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra; un pueblito que hoy comunica lo más importante de su historia: ser un referente en materia de autogeneración energética.

 

El proyecto, apuntalado por quien fuera el alcalde de la comunidad, Katsumi Bani Abe y sustentado por la directora de esta unidad educativa y sus alumnos, ha ganado hace poco el premio 2017 Zayed Future Energy Prize, promovido para fomentar la proliferación de las energías renovables y la sostenibilidad, alrededor del mundo.

 

Este premio se hizo realidad como resultado de la visión del difunto gobernante de Abu Dhabi y fundador de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Zayed bin Sultan Al Nahyan, consciente de que el mundo necesita desesperadamente soluciones innovadoras para crear un futuro energético nuevo y sostenible.

 

Lograr la autosustentabilidad alimentaria, recolectar agua de lluvia para el regado de huertos y convertir la energía solar en energía eléctrica para el consumo de la Unidad Educativa Sagrado Corazón 4 fue, en primera instancia, un sueño, luego un proyecto y después un premio internacional por 100 mil dólares americanos.

 

EL PROYECTO

 

El Proyecto, que beneficiará a la comunidad educativa busca el aprovechamiento del sol para la generación de energía fotovoltaica y de esta forma cubrir el consumo de electricidad de la mencionada unidad educativa. Asimismo, implica el aprove

 

chamiento del agua de lluvia para la producción de alimentos y, al mismo tiempo, la aplicación del proyecto en las materias de educación en recursos renovables.

 

Katsumi Bani Abe dice que todos los estudiantes serán promotores y difusores de las tecnologías de energías renovables en la comunidad y que el objetivo del proyecto es que puedan aprender haciendo y ahorrando agua potable.

 

El proyecto también busca el ahorro económico en el pago de energía eléctrica; contribuir desde la escuela la reducción de emisiones de CO2 consumiendo energía fotovoltaica generada en el mismo lugar donde se consume; promover la educación ciudadana en valoración de los recursos renovables y su aprovechamiento; además de lograr la transformación de actitudes individuales en beneficios colectivos desde la escuela y el mejoramiento en la conciencia ciudadana desde la comunidad educativa en la problemática del cambio climático.

 

 

¿APROVECHAMIENTO DEL SOL Y DEL AGUA

 

En realidad, el proyecto en actual implementación, busca, en primera instancia, que los estudiantes puedan comprender como aprovechar el sol para generar energía eléctrica para el autoconsumo con la instalación del sistema de módulos de paneles solares y con el sistema de cosecha de agua de lluvia para ahorrar y convertirla en elemento esencial para regar el suelo y producir sus propios alimentos.

 

Se espera, al mismo tiempo, que los profesores de física, química, matemática y agropecuaria sean formados y preparados aplicando las técnicas y tecnologías implementadas en el proyecto, creando la materia de energías renovables dentro de la curricula educativa de la Unidad Educativa.

 

“Los estudiantes serán preparados teóricamente y en la práctica en energías renovables y en las materias científicas desarrollarán sus conocimientos y las habilidades en energías del futuro”, precisa Katsumi Bani Abe, reconociendo que el costo del consumo en Bolivia es elevado y la tendencia es de crecimiento.

 

Está seguro que los estudiantes se convertirán en difusores y extensionistas en la comunidad para desarrollar e impulsar la construcción de comunidades autosustentables que incluyan la producción de alimentos aprendiendo a producir el suelo, la producción de compostas para fertilizar naturalmente el suelo, el rescate de semillas de polinización abierta y mejorar la dieta para cuidado de la salud.

 

SUMINISTRO DIRECTO

 

El sistema de energía fotovoltaica a instalar será de suministro directo sin baterías, para evitar los costos elevados de mantenimiento y renovación de las baterías. La idea es que esto garantice por muchos años que el sistema pueda funcionar con mantenimientos rutinarios de limpiezas y ajustes.

 

La Unidad Educativa Sagrado Corazón 4 se encuentra entre el Parque Nacional Amboró (636.000 Has.), la principal fuente de agua para la ciudad capital del Departamento de Santa Cruz y la zona más productiva del país; y la Reserva Forestal El Choré (1.080.000 Has.), la principal cortina natural que regula la lluvia y la humedad de la zona.

 

Para recibir el premio de este proyecto donde participaron desde la directora del colegio, pasando por los alumnos, profesores, hasta los padres de familia de la localidad de San Juan, viajó a Abu Dabi una comitiva integrada por alumnos y ex alcalde de la localidad de San Juan, Katsumi Bani Abe.

 

 

Los estudiantes serán preparados teóricamente y en la práctica en energías renovables...”