Boletin Semanal

Suscribirse aqui

General Electric y Baker Hughes protagonizaron este año un acuerdo comercial que planea 32,000 millones de dólares en ingresos anuales por concepto de servicios a la industria mundial de los hidrocarburos y se proyectan como un conglomerado empresarial de grandes proporciones.

###

LEA: Nuevo acuerdo energético GENERA EXPECTATIVAS

General Electric y Baker Hughes protagonizaron este año un acuerdo comercial que planea 32,000 millones de dólares en ingresos anuales por concepto de servicios a la industria mundial de los hidrocarburos y se proyectan como un conglomerado empresarial de grandes proporciones.

 

Raúl Serrano

 

Dos nombres suenan asociados a lo que podría ser la transacción empresarial más importante de 2016 en el sector energético: Jeffrey Robert Immelt, presidente ejecutivo y titular de la junta de General Electric Co., y Martin Craighead, presidente ejecutivo de Baker Hughes Inc. La idea del acuerdo sería hacerse más resistentes a situaciones de crisis, generar mayores ganancias y consolidar un conglomerado empresarial de grandes proporciones.

 

Si bien el derrumbe de los precios del petróleo pone en situación de ligera ventaja a las empresas de servicios, como en efecto son General Electric Co., (GE) y Baker Hughes, frente a las empresas operadoras; los analistas del sector consideran que el otro factor determinante en este acuerdo ha sido la capacidad de liderazgo y resiliencia tanto de Immelt como de Craighead, en el siempre movido mundo de los negocios.

 

Algunos se animan a predecir que con esta transacción, que proyecta 32,000 millones de dólares en ingresos anuales por concepto de servicios a la industria mundial de los hidrocarburos, ambas empresas estarán en mejores condiciones de gestionar el manejo de recursos, combustible, energía, tecnología, y llevar adelante un mejor control de mantenimiento preventivo y predictivo de todos los sistemas involucrados en los distintos procesos a su cargo, gracias al perfil que ambas ostentan.

 

GENERAL ELECTRIC

 

General Electric GE., nace en Estados Unidos en 1892 por iniciativa de uno de los hombres más geniales aunque controvertidos como lo fue Thomas Alva Edison. Se inicia como distribuidora de energía eléctrica y actualmente es un conglomerado multinacional altamente diversificado y abocado a prestar servicios en energía, tecnología, infraestructura, servicios financieros y medios de comunicación.

 

…el derrumbe de los precios del petróleo pone en situación de ligera ventaja a las empresas de servicios…”

 


GE tiene presencia a nivel mundial, ha ocupado diversos puestos de importancia como una de las mayores empresas norteamericanas y actualmente avanza de manera ascendente bajo la tutela de Jeffrey Robert Immelt, un ejecutivo de negocios estadounidense con un M.B.A. de la Escuela de Negocios de Harvard.

 

En 2009 Immelt fue nombrado miembro del Consejo Consultivo de la Recuperación Económica del Presidente Barack Obama, para asesorar en la recuperación de la desaceleración económica de Estados Unidos y se le atribuye la estratégica compra de Baker Hughes Inc., luego de que esta estuviera en proceso de fusión con Halliburton, gestión que sin embargo no funcionó debido a limitaciones impuestas por leyes antimonopolio.

 

GE ha desarrollado un importante trabajo en el campo de la generación y distribución de energía; producción de turbinas para la industria aeronaútica; motores para el sector automotriz; adquirió las acciones de Enron, luego de su quiebra; y también ha incursionado con fuerza en el mundo de las energías renovables con marcado énfasis en la eólica.

 

También tiene presencia en el mundo de la computación y actualmente marca senda con el denominado “Internet of Things”. Durante todo este tiempo GE ha adquirido una serie de empresas, tales como RCA y su subsidiaria de televisión NBC (en 1986), y Universal Pictures (con la que fusionó NBC en 2004 para formar NBCUniversal), entre otros, según reportes de distintas épocas.

 

BAKER HUGHES

 

Al hacerse pública la sociedad entre GE y Bakber Hughes, Martin Craighead, dijo que los negocios de las dos compañías son “complementarios” y que la unión de ambas permitirá “optimizar e integrar” las soluciones que ofrecen a sus clientes, según el periódico El País de España.

 

Por el momento, se sabe que la formalización de la transacción debe ser autorizada el próximo año por parte de los reguladores antimonopolio y se espera un resultado positivo a diferencia de lo que fueron las negociaciones truncas de Halliburton cuando este año tuvo que declinar la compra de Baker Hughes, cifrada en $ 34,6 mil millones, en una gestión iniciada antes del derrumbe de los precios del petróleo

 

Se ha informado que la nueva Baker Hughes será independiente y cotizará por separado, de acuerdo con los detalles de la operación, ofrecidos por la empresa. GE controlará el 62,5% de las acciones frente a Baker que quedaría con el 37,5% de las mismas. Ambas compañías podrían consolidarse como el conglomerado más fuerte en materia de servicios al sector petrolero, por encima de Schlumberger, cada una dentro de su propio rubro.

 

Immel ha asegurado que “es el momento ideal en el ciclo para hacer esta inversión”, mientras Craighead ha sido saludado por haber logrado para su empresa tres mil 500 millones de dólares adicionales por la ruptura inesperada del convenio con Halliburton, y por estar protagonizando actualmente una transacción comercial con GE que mantiene la indentidad de Baker Hughes y no la fusiona.

 

Martin Craighead, Ingeniero norteamericano con un MBA por la universidad de Vanderbilt, se convertiría en el vicepresidente del conglomerado, bajo una transacción valorada en aproximadamente $us 30 mil millones, dirigidos a fortalecer el negocio de petróleo y gas de GE, bajo el andamiaje consolidado por ambas empresas.

 

…la nueva Baker Hughes será independiente y cotizará por separado, de acuerdo con los detalles de la operación…”

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar