Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Tecnología, transparencia y SISTEMAS MEDIOAMBIENTALES COMPARTIDOS

La información, la participación social y la cooperación internacional están siendo posicionadas como instrumentos indispensables para encarar problemas relativos al medio ambiente, manejo y gestión de recursos naturales así como para promover su conservación protección y mejora.

###

Tecnología, transparencia y SISTEMAS MEDIOAMBIENTALES COMPARTIDOS

La información, la participación social y la cooperación internacional están siendo posicionadas como instrumentos indispensables para encarar problemas relativos al medio ambiente, manejo y gestión de recursos naturales así como para promover su conservación protección y mejora.

 

ENERGÍABolivia

 

El documento La contribución del gobierno electrónico y los datos abiertos en la integración regional, publicado por la CEPAL, indica que estos son elementos altamente significativos para conocer los problemas en estos ámbitos, poniendo en agenda, además, que las políticas ambientales de los Estados son interdependientes.

 

Es decir, el documento señala que lo que haga un país, dentro de sus fronteras, en materia de cuidados y/o agresiones al medio ambiente, repercutirá necesariamente en otros Estados. “Se reconoce que los recursos naturales, que incluyen atmósfera (aire), agua, suelos, biodiversidad (flora y fauna) tienen interdependencia y ocupan un plano espacial y temporal complejo”, precisa el documento.

 

Sandra Herrera, autora del capítulo Tecnología, transparencia y sistemas medioambientales compartidos, refiere que los recursos naturales, en lo espacial, se presentan a nivel local, subnacional, nacional, regional y global; asegurando que rara vez las fronteras políticas coinciden con las fronteras de los recursos naturales y que, en lo temporal, deben preservarse en beneficio de las generaciones presente y futuras mediante una cuidadosa planeación y ordenación (Declaración de Estocolmo sobre Medio Ambiente Humano, 1972).

 

FUERA DE TODA JURISDICCIÓN

 

En este marco, refiere que los Estados tienen el derecho soberano de explotar sus propios recursos en aplicación de su propia política ambiental y la obligación de asegurarse de que las actividades, que se lleven a cabo dentro de su jurisdicción o bajo su control, no perjudiquen al medio ambiente de otros Estado o de zonas situadas fuera de toda jurisdicción nacional.

 

“Con base en lo anterior, se reconoce de facto que existen recursos naturales compartidos, como la atmósfera, aguas superficiales y subterráneas, ecosistemas y biodiversidad, y que la responsabilidad sobre su conservación y aprovechamiento, recae tanto en los gobiernos, en la sociedad y en los agentes económicos”, anota.

 

Para Herrera los temas de la agenda ambiental no se agotan en la atención y propuestas para la conservación de los ecosistemas y de los recursos naturales, también incluye la atención a los problemas derivados de las actividades humanas que provocan sobre explotación de los recursos naturales, contaminación de suelo, atmósfera y agua; así como el deterioro del entorno por explotación irracional de los recursos naturales, poniendo en riesgo los ecosistemas y la biodiversidad, así como afectaciones a la salud.

 

Agrega que para todo ello, y precisamente por ello, la generación, manejo y difusión de la información, así como la participación ciudadana se vuelven indispensables; haciendo notar que los Estados deberán fomentar la sensibilización y la participación, poniendo la información a disposición de todos.

 

“Deberá proporcionarse acceso efectivo a los procedimientos judiciales y administrativos, entre estos el resarcimiento de daños y los recursos pertinentes”, dice agregando que este principio bien podría definirse como un antecedente de los postulados de “gobierno electrónico” y “gobierno abierto”.

 

DEL GOBIERNO ELECTRÓNICO

 

Según Herrera, los distintos esfuerzos de los Estados por mejorar las condiciones medioambientales del planeta junto a eventos puntuales, han permitido mejorar las leyes ambientales introduciendo, entre otras cosas, lo concerniente al acceso a la información para prevención, solución a problemas de contaminación y deterioro, conocer de afectaciones a la salud y para señalar la importancia de la participación social o ciudadana en la toma de decisiones, con equidad de género e incluso particularizando en la de los pueblos indígenas.

 

Acota que en este contexto surgió la pregunta de en qué medida, el acceso a la información que habilita un “gobierno electrónico” y la promoción de la participación ciudadana en la toma de decisiones, como pilares de un “gobierno abierto”, inciden en la solución a problemas binacionales, regionales o globales de contaminación y transferencia de contaminantes, de aprovechamiento de los recursos naturales compartidos, de conservación de ecosistemas marinos o terrestres, de prevención y mitigación de desastres naturales y de adaptación y mitigación ante el cambio climático.

 

El documento permite precisar que a partir del surgimiento y la expansión de las nuevas tecnologías de información y comunicación (TICS), como es el caso de internet; se impone, a nivel de los Estados, construir espacios consolidados como un “gobierno electrónico”, que impacte positivamente en la forma de gobernar y de relacionarse con la comunidad global.

 

“Ante este encuadre el gobierno electrónico emergió con la promesa de brindar una plataforma no sólo local, sino internacional, que elevara el potencial de los países para brindar seguridad, transparencia y apertura internacional en beneficio de sus ciudadanos”, afirma.

 

SISTEMAS DE INFORMACIÓN AMBIENTALES DE LA REGIÓN

 

En este punto Herrera sostiene que la información que se genera en torno a los temas ambientales es muy variada, se nutre de muchas fuentes y está dirigida a distintos usuarios y agrega que la lista de tópicos sobre los que se genera información son, generalmente: vegetación, recursos forestales, suelos, usos de suelos, sitios contaminados, agua, recursos hídricos, aire, atmósfera, biodiversidad, ecosistemas, aprovechamiento de vida silvestre, especies invasoras, manejo de sustancias químicas, contaminantes y transferencia de contaminantes.

 

Agrega que para ello se hace uso de distintas metodologías y tecnologías como inventarios, conteos, estimaciones con base en factores de emisión, caracterizaciones, recopilación de datos en campo, imágenes satelitales, georeferencia, sobre posición de mapas, modelaciones y simulaciones por mencionar algunas.

 

…los Estados deberán fomentar la sensibilización y la participación poniendo la información a disposición de todos…”

 


“Se genera información científica para determinar la presencia y cantidad de contaminantes en los distintos medios receptores: agua, aire, atmósfera y suelo; saber si provienen de fuente directa o cuales son sus precursores, para determinara los impactos a la salud y al medio ambiente. Pero también hay investigación en torno a la biodiversidad, ecología de las especies, centros de origen, diversidad genética, flujo genético; así como la derivada de monitoreos de la atmósfera, mar, bosques y selvas para anticipara y detectar fenómenos naturales”, dice

 

De acuerdo a la CEPAL, algunos de los países que cuentan con sistemas de información ambiental son: Argentina, Sistema de Información Ambiental Nacional (SIAN): Chile, Sistema Nacional de Información Ambiental(SINIA); Costa Rica, Sistema Nacional de Información Ambiental (SINIA); Colombia, Sistema de Información Ambiental de Colombia (SIAC); Perú, Sistema Nacional de información Ambiental (SINIA); México, Sistema Nacional de Información Ambiental y de Recursos Naturales (SNIARN); y a nivel regional existen el Sistema de Información Ambiental del MERCOSUR (SIAM) y el Sistema Andino de Información Ambiental (SANIA).

 

 

Herrera marca diferencias entre la información que generan, manejan y comparten dentro de una red de investigadores para determinar los centros de origen y diversidad genética; la que presenta un país miembro a la OCDE para la evaluación de desempeño ambiental; la contenida en la Comunicación Nacional ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, y la disponible en un portal para la consulta de todo tipo de público o la utilizada para programas de educación ambiental, recomendando un objetivo específico en la generación de dicha información.

 

SISTEMA DE INFORMACIÓN HIDROLÓGICA

 

Destaca, más adelante, el Sistema de Información Hidrológica del Brasil que ofrece información en el portal HidroWeb y funciona bajo la responsabilidad de la Agencia Nacional de Aguas (ANA), creada el año 2000, bajo leyes de la República de dicho país con el objetivo concreto de proporcionar y reunir datos sobre cotas, flujos, lluvias, evaporación, perfil de ríos, calidad del agua y sedimentos.

 

Esta información le permitiría la vecino país tener datos para ser utilizados en estudios, definir políticas públicas y evaluar la disponibilidad hídrica. Asegura que el sistema hace accesible información para la ejecución de proyectos, identificar el potencial energético, el de navegación ya sea en un punto o a lo largo de un canal, y permite conocer las condiciones de los cuerpos de agua para atender a proyectos de irrigación o de consumo humano, entre otros.

 

Otra fuente importante de información sería el Sistema Nacional de Información de Recursos Hídricos (SNIRH), traducido en un sistema de recopilación, ordenamiento y recuperación de información sobre recursos hídricos y los factores que intervienen en su gestión, como el registro de usuarios y concesionarios. El sistema dispone y promueve el intercambio de datos e información, por medio de tecnologías de la información entre los Estados y entidades relacionadas con la gestión de los recursos hídricos.

 

Señala que si a este sistema de información se añade el hecho de que más del 60% del territorio de Brasil se encuentra en áreas de drenaje de cuencas transfronterizas, la gestión de recursos hídricos fronterizos y transfronterizos resulta estratégico para este país.

 

GOBIERNO ABIERTO Y POLÍTICAS AMBIENTALES

 

El trabajo de la CEPAL remarca la importancia de que las naciones democráticas reconozcan para sus habitantes los derechos fundamentales como personas que forman parte de una colectividad y así aspirar al bien común. Señala que se ha recorrido un largo trecho hasta entender el ejercicio ciudadano a una realidad más cercana al “gobierno del pueblo”, a través de la participación ciudadana,

 

En esta línea, precisa que el término participación es utilizado para explicar la incidencia de los individuos y grupos sociales en las diferentes etapas en las que se resuelven asuntos de interés público, es decir, en la consulta, discusiones, planteo de propuestas, y de todo tipo de actividades en las cuales interrelaciona el Estado y los ciudadanos para el progreso de la comunidad.

 

Aunque para unos el concepto de “gobierno abierto” está en construcción y para otros se trata de un tema de moda, Herrera afirma que se puede estar de acuerdo en que este representa “a aquel que entabla una constante conversación con los ciudadanos con el fin de escuchar lo que ellos dicen y solicitan; que toma decisiones basadas en sus necesidades y preferencia, que facilita la colaboración de los ciudadanos y funcionarios en el desarrollo de los servicios que presta y que comunica todo lo que decide y lo hace de forma abierta y transparente”, concluye.

 

Al final, el documento de la CEPAL pone en el tapete el hecho de que ya no es posible abordar procesos de integración como la regional y/o la energética, sin pasar por el valor que representan las tecnologías de la información y el baje conceptual del gobierno electrónico y el gobierno abierto.