Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Bolivia estaría camino a sustituir su matriz energética, sustentada en un 75% por combustibles fósiles.

###

ANOTE: “LA CONFIABILIDAD DEL SISTEMA ELÉCTRICO en Bolivia ha crecido muchísimo”

Bolivia estaría camino a sustituir su matriz energética, sustentada en un 75% por combustibles fósiles. En este proceso, la importancia de la hidroelectricidad ha sido conceptuada como “complementaria” a la iniciativa solar y eólica y se habla del proyecto hidroeléctrico El Bala, como un hecho dirigido a solventar la transformación energética en el país…

 

Vesna Marinkovic U.

 

Bolivia proyecta tener un excedente de generación de energía eléctrica de más de 9000 MW al 2025, en base a los planes y proyectos en marcha, ratificó el ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez en el coloquio organizado por la revista ENERGÍABolivia a principios de noviembre, evento que también contó con la presencia del secretario ejecutivo del BOCIER, Arturo Iporre Salguero.

 

Sánchez llegó a Santa Cruz para inaugurar la 51ª Reunión de Altos Ejecutivos de Empresas y Organismos de la CIER, organizada para abordar temas referidos a: las oportunidades y contexto de los procesos e inicios de integración energética en la región; planes de expansión y demanda de bienes y servicios al 2015; y oferta de bienes y servicios asentada en la región, considerada otra faceta de la integración. Dicho evento se realizó en el hotel Los Tajibos de Santa Cruz, entre el 3 y 4 de noviembre pasado.

 

Durante el coloquio con la revista, ambas autoridades reposicionaron la situación y las urgencias del sector eléctrico en Bolivia; único país sudamericano que a la fecha no está interconectado con ninguno de los países vecinos y Sánchez realizó una lectura pormenorizada de lo que serían los avances en materia de potencia de generación de energía eléctrica en el país.

 

DESEMPEÑO ÓPTIMO

 

“Estamos con la cobertura por encima del 90 por ciento. El año 2009 teníamos una reserva casi tas con tas, en cambio hoy tenemos una capacidad de generación de 1900 megas y una demanda interna de 1450. Al mismo tiempo estamos ampliando termoeléctricas por encima de los 2200 megas; renovables cerca a 600 megas, en hidroenergías planificamos llegar por encima de los 7000 megas, de manera que nuestra planificación nos indica que al 2025 tendremos más de 9000 megas de excedente”, dijo Sánchez al ponderar el desempeño del sector.

 

En este marco, el ministro dijo que la política energética en el país ha cambiado radicalmente y aseguró que “existen varios cientos de millones de dólares financiados por el Banco Central de Bolivia”, para ampliar los centro de generación de energía eléctrica, dirigidos a cubrir prioritariamente el mercado interno y abastecer la demanda del mercado regional.

 

“El país ofrece un panorama totalmente diferente al que existía antes de 2009, cuando prácticamente todo estaba privatizado. Hoy tenemos la tarifa dignidad, entre otras cosas, y entonces hoy usted ve casi muy difícilmente un corte de energía eléctrica, la confiabilidad del sistema eléctrico en Bolivia ha crecido muchísimo”, acotó.

 

Reconoció que actualmente el 75% de la generación de energía proviene de los combustibles fósiles, emanando casi 13 millones de toneladas de dióxido de carbono al año y que el gran desafío es lograr que el 2025 el 80% de la generación provenga de fuentes renovables. En materia de infraestructura eléctrica dijo que se proyecta la extensión de las líneas de transmisión “que deben ser casi miles de kilómetros más que de los que teníamos en el 2009”.

 

NO SE HA HECHO NADA

 

Consultado sobre la situación de Bolivia en materia de generación e infraestructura para transmisión eléctrica, en comparación a países vecinos, Sánchez dijo que “desde hace 180 años que no se ha hecho nada en materia de proyectos de trasmisión. Hoy estamos avanzando fuertemente y apostando a energías renovables, retando a las energías limpias con inversiones fuertes”.

 

Refirió que el Estado, a través de ENDE, tiene la mayor inversión dirigida a cumplir este desafío con 9 mil millones de bolivianos para termoeléctricas, líneas de transmisión y cobertura eléctrica, previendo que en esta dinámica el excedente será casi el doble al consumo el 2020-2025 y con la infraestructura necesaria para tal efecto.

 

“Estamos sustituyendo las líneas de transmisión que antes eran postes de eucaliptos por otras metálicas de mayor envergadura”, dijo Sánchez al asegurar que existe un avance “gigantesco” que nos sitúa a niveles de países vecinos como Brasil y Argentina.

 

CRITERIO DE COMPLEMENTARIEDAD

 

El secretario del Comité Boliviano de la Comisión de Integración Enérgetica Regional – CIER- Bocier, Arturo Iporre, dijo que la trasmisión es el medio que permite equilibrar la generación con la demanda, y que en la medida que la demanda esté siendo abastecida en condiciones de calidad, confiabilidad y seguridad, de hecho que la cadena de trasmisión y generación también estará en un buen nivel.

 

“Porque si queremos ver comparativamente con otros países, lo que debemos nosotros valorar es precisamente que estamos en condiciones óptimas aceptables de abastecer nuestra demanda en la manera en cómo se está haciendo el día de hoy, que es el parámetro que debería servir para medir, digamos, la pregunta que hacia respecto a transmisión”, acotó Iporre al coincidir con Sánchez en que se está en la dirección correcta.

 

Remarcó que la dinámica hacia las renovables en Bolivia debe venir acompañada por un “criterio de complementariedad” lo que supone pensar en la hidroelectricidad como energía firme y permanente, soportando el aporte de energías como la eólica y la solar, consideradas intermitentes, para poder garantizar un suministro confiable.

 

Precisaron que en estas condiciones Bolivia tiene las reservas suficientes para abastecer la demanda interna de energía eléctrica y; que según las previsiones del sector, los 1200 MW provenientes de las termoeléctrica en actual construcción, junto a lo que generarían las hidroeléctricas de Misicuni, Miguilla, San José, Rositas, incluído El Bala, así como los proyectos eólicos de Collpana, San Julian, El Dorado y Warnes, entre otros, prevén satisfacer también fines de exportación.

 

¿QUÉ PASA CON EL BALA?

 

El Bala está en la fase de estudio final, dijo Sánchez y aseguró que “en base al estudio de identificación, se ha determinado que la capacidad va a ser poco más de 3700 megas; la afectación estará cerca del 0,79 por ciento en los parques Madidi y Pilón Lajas; el beneficio, hemos dicho, es que puede ser navegable en más de mil kilómetros”.

 

Agregó que este controvertido proyecto, a nivel de riego, agua potable, turismo, y otros muchos beneficios que trae aparejados, estima más de 60.000 empleos entre directos e indirectos y que moverá aproximadamente 6 mil millones de dólares incluidas la línea de interconexión Bolivia-Brasil que proyecta más de 1200 millones de dólares de ingreso por venta de energía proveniente de El Bala.

 

“Así que El Bala es uno de los proyectos más importantes y soñados por La Paz que Evo Morales está haciendo realidad igual que Rositas”, dijo Sánchez al remarcar que estos son los proyectos importantes del sector, con proyección de futuro y de alcance regional, dirigidos a cambiar la economía del país.

 

Sobre el estado de la geotermia en Bolivia, tanto Sánchez como Iporre remarcaron que sin bien el costo de megas está muy por encima de una planta solar o eólica, el costo de operación y mantenimiento de una planta geotérmica es bajísimo y que se está trabajando en materia de consensos para el asesoramiento dirigido a hacer realidad este proyecto en el país alrededor de 2024.

 

...la dinámica hacia las renovables en Bolivia debe venir acompañada por un “criterio de complementariedad...”

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar