Boletin Semanal

Suscribirse aqui

La conciencia ambiental parece estar en proceso de alcanzar su mayoría de edad: varias empresas del sector de los hidrocarburos reconocen el impacto de su actividad extractiva y su responsabilidad en no sólo mitigar la huella de sus actividades sino en actuar con mayor responsabilidad, además de resolver problemas medioambientales de larga data.

###

LEGADO DE LAS PETROLERAS: dotar de agua al Chaco boliviano

La conciencia ambiental parece estar en proceso de alcanzar su mayoría de edad: varias empresas del sector de los hidrocarburos reconocen el impacto de su actividad extractiva y su responsabilidad en no sólo mitigar la huella de sus actividades sino en actuar con mayor responsabilidad, además de resolver problemas medioambientales de larga data. Así lo observamos en el reciente coloquio de ENERGÍABolivia.

 

Vesna Marinkovic U.

 

El legado de la industria petrolera en Bolivia debería ser la dotación de agua a la macro región del Chaco que concentra el 70% de la producción de hidrocarburos en el país, sostuvo Mauricio Mariaca Álvarez, gerente de comunicación y relaciones externas de la empresa petrolera Repsol, durante el coloquio mensual organizado por la revista ENERGÍABolivia, donde también participó Walter Sarmiento, gerente de salud, seguridad, medio ambiente y RSE de YPFB Transporte S.A.

 

Mariaca agregó que este cometido debería darse en el marco de una gestión conjunta entre todas las empresas de la industria de los hidrocarburos en el país, bajo la conducción de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, dentro de un trabajo de largo aliento, que debería demandar el compromiso de todos los actores involucrados.

 

Para Mariaca, ligado al sector desde hace varios años, apostar por proyectos que se prolonguen más allá de la presencia de las empresas en determinadas zonas, debería ser el mayor aporte de la industria petrolera, a nivel de su gestión de Responsabilidad Social Empresarial (RSE)

 

“Somos empresas extractivas que trabajamos con recursos no recuperables y esa situación nos pone ante el desafío de buscar sinergias y actuar en bloque para dar soluciones a grandes necesidades como puede ser la falta de agua en el Chaco boliviano”, subrayó Mariaca a tiempo de lamentar que anualmente esa región deba soportar dramáticas situaciones de sequía.

 

NO SE REFLEJA

 

“Esta región -que se extiende entre Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija- concentra el 70% de la producción de hidrocarburos del país, pero eso no se refleja en su actividad económica y productiva”, precisó a tiempo de agregar que “todos sabemos que nuestra industria no es una gran generadora de empleos, pero debemos buscar alternativas para impulsar ese desarrollo”.

 

Según Mariaca, está comprobado que en esta zona la tierra es rica en nutrientes y otros elementos que, con una adecuada disponibilidad de agua, podría consolidarse una zona de importante producción agropecuaria que beneficiaría no sólo a la región sino al país en su conjunto.

 

“Pero esto requiere una acción conjunta bajo la conducción de la empresa estatal, y también es un trabajo de largo aliento. Necesita una planificación y trabajo a largo plazo y demanda el compromiso de todos”, remarcó convencido de que son este tipo de proyectos los que se deberían enfrentar como sector para la obtención de beneficios concretos, en el marco de las gestiones de RSE.

 

Por el momento y según declaraciones del gobierno, la región del Chaco boliviano está sufriendo la peor sequía de los últimos 16 años y los planes van en dirección a mitigar estos efectos con alimentos, vituallas y otros insumos que, sin embargo, no ofrecen una solución integral a esta problemática.

 

LOS BONOS, UN EJEMPLO DE RSE

 

Consultados sobre si la RSE tiene un mayor desempeño en el sector privado que en el estatal, Walter Sarmiento dijo que la empresa privada es la que tiene el mejor desempeño de cumplimiento a este nivel.

 

Sin embargo, acotó que en el sector público, en empresas como YPFB, BOA y ENTEL, existen iniciativas como los bonos Juancito Pinto, Juana Azurduy y Renta Dignidad, que “son ejemplo de cumplimiento de RSE, y que generan impactos positivos muy importantes para la sociedad”.

 

En cuanto al estado de situación actual de la RSE en el sector, sostuvo que las empresas petroleras han desarrollado varias iniciativas a partir de su política de relacionamiento con las comunidades y otros actores locales, en sus áreas de intervención, especialmente en lo relativo a las inversiones sociales orientadas al desarrollo integral local sostenible.

 

Por otro lado, informó que se han realizado varias reuniones entre los representantes de las empresas subsidiarias de YPFB, para alinear criterios y diseñar un Sistema de Gestión de RSE que debe ser implementado en todas las unidades de negocios que se han definido.

 

“Un paso importante que se ha dado en las últimas semanas, es el desarrollo de un taller en el que se han socializado las Buenas Prácticas de RSE que tienen las empresas subsidiarias de YPFB, incluidas las empresas petroleras operadoras”, dijo agregando que el sector petrolero es el que tiene el mejor cumplimiento de este derecho

 

UN VALOR

 

En este marco calificó la RSE en YPFB Corporación como “un valor” que se traduciría en el compromiso continuo de contribuir al desarrollo económico de Bolivia mientras se mejora la calidad de vida de los trabajadores y sus familias, así como de las comunidades del área de influencia, respetando sus diferencias.

 

Para Sarmiento la RSE incluye: Ambiente de Trabajo, Derechos Humanos, Impacto en la Comunidad, Reputación, Inversión Ética Corporativa (no filantropía), Protección Ambiental y SSMS. Mariaca coincidió con Sarmiento al afirmar que la RSE no debe ser confundida con altruismo sino como algo transversal en la gestión de la empresa en busca de la sostenibilidad.

 

“En la Política de Responsabilidad Social Corporativa definida por YPFB, se establece como objetivo: Buscar un ambiente de buena vecindad con el pueblo boliviano para lograr el desarrollo integral local en lo económico, social, productivo, medioambiental, cultural, en beneficio de las poblaciones de interés para YPFB Corporación”, puntualizó Sarmiento.

 

Remarcó, asimismo, que la RSE tiene como objetivo final generar crecimiento económico, conviniendo con Mariaca en que este instrumento de gestión entre las empresas y sus públicos, es el que mejores resultados ha obtenido en materia de equilibrios.

 

Otro punto de coincidencia entre Sarmiento y Mariaca fue el relativo al mayor grado de desempeño de la RSE en las empresas operadoras, que en las empresas que prestan servicios a la industria de los hidrocarburos. Explicaron que debido al carácter “cortoplacista” de muchas de las empresas de servicios, su apego a prácticas de RSE es menor.

 

Similar criterio formularon en relación al diálogo entre las empresas y las comunidades para identificar impactos socioambientales y lograr acuerdos. Afirmaron que la denominada Consulta Previa es fundamental dentro del sector petrolero, cuando se tiene que acordar montos de compensación por los impactos identificados en el marco de la Ley 3058 de Hidrocarburos.

 

Sarmiento precisó que el DS 2195 de noviembre de 2014 reglamenta la compensación socioambiental en proyectos hidrocarburíferos; establece porcentajes de acuerdo al tipo de actividad, obra o proyecto a ejecutar y que la compensación está destinada a financiar proyectos sociales y/o productivos, acotando que estos porcentajes van desde el 1,0 al 1,5% a nivel de exploración sísmica y otras actividades de la cadena de los hidrocarburos.

 

...mayor grado de desempeño de la RSE en las empresas operadoras, que en las empresas que prestan servicios...”

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar