Coyuntura Internacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

La presión obliga al ministro de energía argentino a vender sus acciones de Shell


Lo que comenzó como un reclamo de todos los sectores de la oposición finalmente se hizo realidad: el ministro de Energía de Argentina, Juan José Aranguren, se desprendió de títulos por 16.000.000 de pesos (más de un millón de dólares) que tenía en la petrolera Shell. Las acciones le valieron una imputación por violar la ley de ética pública, que establece que deben pasar un lapso de tres años para que una persona trabaje en el sector privado y ocupe un cargo público en un sector que regule a esa compañía. El hombre fuerte de Macri dejó la presidencia de la petrolera de bandera holandesa en junio de 2015 pero conservaba títulos de la casa matriz, y eso estaba generando una enorme tensión porque Aranguren es la persona que toma las decisiones clave de la política energética que afectan a Shell.

Ha resultado fundamental la presión ejercida tanto por todo el arco de la oposición como por funcionarios del gabinete de Cambiemos. Y no importó que el propio jefe de ministros, Marcos Peña, lo respaldara en junio: “La ley es muy clara, no hay incompatibilidad, estamos hablando de acciones que no tienen que ver con Shell Argentina, es de Shell internacional, que son ínfimas respecto a la empresa y donde él como ministro no tiene ninguna vinculación con Shell internacional ni ninguna decisión de él tiene ningún impacto sobre eso”.

Sin embargo, este lunes, la Oficina Anticorrupción (OA), un organismo del Gobierno y dirigida por Laura Alonso, una persona muy cercana a Macri, emitió una resolución de 85 páginas en la que le recomendó al ministro (y a todos los integrantes del gobierno nacional) desprenderse de las acciones o “adoptar alguna medida patrimonial”, tal como la constitución de un fideicomiso ciego de administración y disposición. La propia Alonso expresó que Aranguren debería desprenderse de sus acciones en Shell para que la sociedad “confíe” en él y no existan dudas sobre el ejercicio ético de su función.

La decisión fue anunciada por el propio presidente Mauricio Macri en un encuentro con la prensa en el marco del Foro de Inversiones y Negocios que tendrá lugar hasta el viernes en el Centro Cultural Kirchner, en Buenos Aires. “Yo estoy a favor de una Argentina con transparencia y ética, para que acabemos con los cuentos bochornosos de corrupción que tuvimos en el pasado, pero la actividad de Shell en Argentina respecto de su actividad global es irrelevante. Nada de lo que haga Argentina en los próximos años cambiaría el precio de las acciones de Shell, pero igual, el señor Aranguren tuvo el gesto y se desprendió de las acciones, porque él como la mayoría de todos los que estamos en esto estamos jugados por la Argentina”, argumentó el primer mandatario. El diario Clarín, por su parte, reproduce un diálogo con el propio Aranguren en el que confirma: “Vendí vía electrónica (las acciones). Y a este precio del crudo no me fue bien”.

La decisión también fue comunicada en el boletín oficial, a través del decreto 1006/2016, que expresa que “por las actuaciones citadas en el Visto, el señor ministro de Energía y Minería ha solicitado se acepte su excusación para intervenir durante su gestión, en todas las actuaciones que estén particularmente relacionadas con la empresa Shell compañía argentina de petróleo SA y/o con las empresas vinculadas a ésta, en las que pudiera corresponder su intervención en ejercicio de las competencias propias de dicho Ministerio” y que “dicha excusación fue resuelta por el mencionado funcionario mediante la Resolución del ministerio de Energía y Minería N° 158 del 23 de agosto de 2016”.


FUENTE: EL PAÍS 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar