Coyuntura Nacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

YPFB armoniza actividad hidrocarburífera y gestión socioambiental en el Parque Kaa Iya

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos consigue armonizar la actividad hidrocarburífera  y la gestión socioambiental en el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa Iya del Gran Chaco, reserva por donde atraviesa el gasoducto Bolivia-Brasil, dijo el director de Medio Ambiente Corporativo de YPFB, Helmudt Müller citado en la revista Gas & Desarrollo de la estatal petrolera.

 
“Rompiendo aquel estigma con el que es marcada la actividad petrolera, se ha demostrado de manera contundente, la armonización entre la conservación y el desarrollo, aplicando para ello un modelo de Gestión Socioambiental eficiente, reconocido internacionalmente y sujeto a distintas visitas para evidenciar esta situación e intentar replicarlo en otros países”, señala el autor en la mencionada publicación especializada de YPFB.
 
Kaa Iya es un parque nacional  de una superficie de 3.4 millones de hectáreas lo que lo convierte en el más extenso de Bolivia y uno de los más grandes de Sudamérica. Incrementa la importancia del Área, la presencia de representantes de las culturas indígenas izoceña y ayoreo. Cuenta con  880 especies de plantas vasculares, distribuidas en 111 familias y 28 especies de criptógamas (vegetales sin semilla). En fauna se registraron 514 especies, 59 de grandes mamíferos, 301 de aves, 89 de herpetofauna (reptiles y anfibios) y 65 de micromamíferos.
 
El gasoducto Bolivia-Brasil (de 557 kilómetros  de longitud, 32 pulgadas de diámetro y una capacidad de transporte de 32,85 millones de metros cúbicos por día) es el emprendimiento más importante de transporte de gas en la región y una de las obras de ingeniería más representativas del Cono Sur. Fue construido en estricto cumplimiento de las normas ambientales y el respeto a la legislación boliviana. Trabaja  bajo los más altos estándares de calidad y eficiencia operativa.
 
MODELO
El modelo de gestión socioambiental aplicado en el Parque Nacional Kaa Iyaa, consta de tres pilares fundamentales: monitoreo del impacto antrópico, aspectos bióticos y negocios inclusivos. El primero está basado en el análisis anual de imágenes satelitales del área de interés, y un análisis comparativo del impacto antrópico (relativo a los asentamientos humanos) en forma trienal.
 
El segundo se aplica a través de un plan, cuyo objetivo es brindar las medidas de protección a la flora y fauna dentro del área de influencia del gasoducto de Gas TransBoliviano (GTB). Busca proteger las especies únicas, amenazadas, protegidas o en peligro de extinción, minimizar la perturbación a la fauna, flora y hábitat durante la realización de las actividades requeridas por la operación del gasoducto y prevenir la presión adicional de la caza, pesca, captura, recolección y mercadeo de flora y fauna nativa.
 
El tercero consiste en el desarrollo de un programa denominado “Negocios Inclusivos” en el que se generó capacidades entre algunas de las organizaciones indígenas de los pueblos guaraní, izoceño y chiquitano para la prestación del servicio de control y vigilancia. A su vez, es un componente del programa de “Conservación del Jaguar” desarrollado entre la Dirección del Parque Kaa Iya, GTB y las organizaciones indígenas.  “El desarrollo de este mecanismo de negocios Inclusivos colocó a YPFB en la vanguardia en temáticas de Responsabilidad Social Empresarial”.
 
FUENTE: AN-YPFB

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar