Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Rusia apoyaría sustitución del diésel por GNL en Bolivia


Ampliación del consumo del Gas Natural Licuado (GNL), exploración de nuevos campos gasíferos, y cooperación para la transformación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), fueron los puntos centrales de un acuerdo marco oficializado entre los máximos ejecutivos de las empresas gasíferas de Bolivia y Rusia, la tarde del jueves 18 de este mes en el hotel Los Parrales de la ciudad de Tarija, con presencia del presidente Evo Morales Ayma, después de aproximadamente un año de cabildeo entre ambos países.

En efecto, la ampliación del consumo de Gas Natural Licuado (GNL) como sustituto del diésel y la gasolina para el transporte pesado en Bolivia, vía la construcción de una planta binacional de GNL,  que se construiría en el occidente del país,fue uno de los puntos importantes de este convenio rubricado en Tarija donde se produce alrededor del 70% del gas boliviano, como remarcó el ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, en el preámbulo de dicho acuerdo.
 
Este compromiso, denominado Memorándum de Cooperación en el Ámbito de Ampliación del uso del Gas Natural Licuado (GNL) en Bolivia, destaca que ambos países trabajarán en una solución integral para la ampliación del uso del GNL con el objetivo de reducir el consumo de diésel y gasolina en Bolivia que arrastra una larga dependencia de la importación principalmente  de diésel para cubrir la demanda del mercado interno, focalizada en el sector agropecuario y el transporte.
 
EXPLORACIÓN

El otro acuerdo formalizado entre YPFB y Gazprom está relacionado a un Convenio Específico sobre Actualización del Esquema General para el Desarrollo del Sector del Gas de Bolivia hasta 2040, que se traduciría en la exploración en las áreas Ibitacuá, Sausemayo, Okinawa, Villamontes, Madidi y La Ceiba, que incluyen a los departamentos de Chuquisaca, Santa Cruz, La Paz y Tarija y se vincula al objetivo del gobierno nacional de hacer sostenible la inversión en exploración de nuevas reservas de gas.
 
El presidente de YPFB, Guillermo Achá precisó que Bolivia ofreció a la rusa Gazprom la exploración de estas seis áreas que poseen un potencial gasífero de 9,2 TCF (trillones de pies cúbicos por su sigla en inglés) y que luego de esta cumbre se firmarían convenios de estudios para determinar la factibilidad técnica y económica de los mismos.

Pese a que la cumbre energética entre ambos países no mencionó montos de inversión en exploración, esta parte del acuerdo remarca la importancia de la aceleración de la inversión en el bloque Azero (entre Chuquisaca y Santa Cruz), donde Gazprom es socio desde 2013. Menciona,  asimismo, el acuerdo para capacitación de trabajadores de YPFB en los próximos 10 años, aspecto donde parece estar cargada la tinta, en tiempos de precios bajos del crudo.
 
Finalmente, el tercer punto del convenio está referido a Cooperación Estratégica entre YPFB y Gazprom que pasaría por formalizar la cooperación de Rusia a la estatal petrolera del país, con el objeto de transformar la empresa, a partir de tecnología de punta.
 
Para la efectivizaciónde este acuerdo llegaron a Bolivia el Presidente de la firma rusa Gazprom, Alexey Miller, precedido por su vicepresidente, VitalyMarkelov y abordaron temas referidos a la agenda del gas, en plena crisis del petróleo. Participaron de dicho evento autoridades del sector hidrocarburífero de ambos países y al término de dos días de conversaciones reservadas, anunciaron las conclusiones referidas en una conferencia de prensa junto al presidente Evo MoralesAyma.
 
El presidente de Gazprom, Alexey Miller fue declarado Huésped de Honor por el Concejo Municipal de la ciudad de Tarija y la provincia Cercado, acto protocolar donde remarcó que:“Bolivia tiene que convertirse en el centro energético de América Latina y, en el marco de nuestra cooperación conjunta, lo lograremos”, recordando que Bolivia es uno de los países con las mayores reservas de gas de Sudamérica y que su país  tiene las mayores reservas del mundo de este energético.

FUENTE: ENERGÍABoliviaDigital