Boletin Semanal

Suscribirse aqui

¿Qué sabemos sobre la contaminación por mercurio?


Sabía usted que la Unión Europea adoptó un reglamento que prohíbe las exportaciones de mercurio metálico, mineral de cinabrio, cloruro de mercurio, óxido de mercurio y mezclas de mercurio metálico en substancias como el gas natural? Un nuevo convenio mundial, de control del mercurio estaría tomando restricciones sobre su suministro con relación a la demanda. No sabemos si Bolivia es parte de este convenio y si los campos petroleros que queman gas observan esta reglamentación, se pregunta la revista ENERGÍABolivia.

La fuente primaria de esta información es la Red Internacional de Eliminación de los contaminantes orgánicos persistentes (IPEN), una red mundial de organizaciones de salud y medio ambiente que trabaja en más de un centenar de países. La red fue fundada originalmente para promover la negociación de un tratado mundial dirigido a proteger la salud humana y el medio ambiente de una clase de productos químicos tóxicos llamados Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP).

IPEN refiere que tras la adopción por los gobiernos del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, la institución amplió su misión más allá de los COP y ahora apoya los esfuerzos locales, nacionales, regionales e internacionales para proteger la salud y el medio ambiente de los daños causados por la exposición a sustancias químicas tóxicas.

Si bien mucha gente entiende que el mercurio es un contaminante ambiental tóxico, el IPEN tiene el mérito de precisar que cuando el mercurio es liberado en el medio ambiente, se evapora, viaja con las corrientes de aire y luego cae nuevamente a la tierra, algunas veces cerca de la fuente original y otras veces muy lejos. Esto le permite remarcar que el conocimiento científico sobre los daños a la salud humana y al medio ambiente causados por la exposición al mercurio ha ido aumentando con los años y que muchos gobiernos ya han tomado algunas medidas para controlar.

Para los que todavía no estaban informados, remarca que el gas natural también contiene cantidades traza de mercurio que se liberan en el medio ambiente al quemarse el gas y nos explica que en algunas regiones –incluyendo países junto al Mar del Norte, Argelia, Croacia y otros— las concentraciones de mercurio en el gas son especialmente altas y los procesadores en esas regiones frecuentemente recuperan mercurio de ese gas.

“Se calcula que anualmente se recuperan entre 20 y 30 toneladas métricas de mercurio de los residuos de gas natural de la Unión Europea. Al parecer no hay datos disponibles sobre el mercurio recuperado del gas natural en otras regiones”, sostiene IPEN alertando sobre la urgencia de contar con medidas de seguridad industrial en los campos petroleros a nivel mundial.

Por el momento, IPEN indica que “los productores de gas natural líquido (GNL) eliminan el mercurio del gas natural antes de enfriarlo” y agrega que de otra forma, el mercurio presente en el gas dañaría los intercambiadores de calor utilizados en las plantas de licuefacción de gas natural. Por lo general, esto implicaría reducir el contenido de mercurio del gas natural a menos de 0,01 microgramos de mercurio por metro cúbico normal de gas natural. ¿Salud ambiental y/o seguridad industrial?

FUENTE: EL DÍA 

AUTORA: VESNA MARINKOVIC

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar