Boletin Semanal

Suscribirse aqui

El repunte de las hidroeléctricas, su papel en procesos de integración eléctrica y las controversias alrededor de ellas, por los impactos medioambientales que se le adjudican, es parte de la composición de esta nota que esperamos satisfaga su interés…

###

LEA:
Hidroeléctricas y el desplome del crudo

 

Vesna Marinkovic U.

 

El desplome de los precios del crudo nuevamente vuelca las miradas hacia las hidroeléctricas como una alternativa de generación de energía e integración regional. Ese fue el mensaje implícito de la reciente Conferencia Internacional: Potencialidades, oportunidades y desafíos de la integración eléctrica en América del Sur, realizada a finales de noviembre en Foz de Iguazu, Brasil, a donde asistió ENERGÍABolivia como medio especializado del sector.

 

El evento, que contó con la participación de importantes actores del sector energético de Brasil, Paraguay, Perú y Bolivia, destacó las ventajas de la generación hidráulica en un continente que posee el 25% del agua disponible del planeta. Precisó, asimismo, el papel que juega en procesos de integración regional, particularmente de tipo binacional.

 

El director general brasileño de Itaipu Binacional, Jorge Samek fue incisivo en destacar los beneficios que este tipo de emprendimientos pueden traer a los países, y puso como ejemplo la experiencia de Brasil y Paraguay precisamente a partir de la generación hidráulica.

 

La idea propuesta por Samek es involucrar a toda América del Sur, en la iniciativa de trabajar de forma integrada en temas energéticos que transversalizan la agenda económica y política de los Estados. En esta perspectiva destacó las ventajas de las hidroeléctricas asegurando que estas además de generar energía limpia y ser menos agresivas con el medio ambiente, permiten la obtención de beneficios y utilidades que podrán posteriormente sustentar la propia economía de los países miembros.

 

CRECIMIENTO DE LA DEMANDA

 

El coordinador del Gesel-UFRJ, profesor Nivalde de Castro, abordó el crecimiento de la demanda de energía eléctrica en la región y la importancia de contar cada vez más con fuentes renovables, particularmente de las hidroeléctricas, convencido de que se trata de una de “las fuentes más seguras, más limpias, más sustentables y más baratas que el hombre consigue construir”.

 

En este marco, Castro se mostró optimista sobre las perspectivas para la integración eléctrica regional y mencionó como ejemplo a los estudios para la construcción de una hidroeléctrica en la localidad de Río Madeira, frontera con Brasil y Bolivia.

 

“La integración eléctrica con Bolivia ya comenzó con la construcción de las hidroeléctricas de Santo Antonio y Jirau (ambas en Madeira). La próxima es la binacional, abriendo por medio de exclusas, que ciertamente estarán en el proyecto, junto a la posibilidad de que Bolivia tenga acceso al Océano Atlántico, a través de la región Amazónica”, aseguró.

 

MÁS ALLÁ DE LOS RECLAMOS

 

José Sánchez Tillería , director técnico paraguayo de Itaipú relievó, más allá del reclamo tradicional de su país por lograr un precio justo y la libre disponibilidad de la energía de Itaipú; que la experiencia de ambos países en la hidroeléctrica “es un ejemplo de integración eléctrica” que además grafica que las diferencias propias de cada país no son un obstáculo.

 

“Paraguay por su ubicación geográfica puede ser el medio por el cual la integración eléctrica regional ocurra, teniendo en cuenta que Itaipu y Yacyretá, en un corto periodo de tiempo, estarán conectadas por las líneas de 500 kV”, acotó Tillería.

 

Participaron del evento autoridades del sector eléctrico del Brasil, Paraguay, Uruguay, Perú y Bolivia, en el marco de una programación que centró su interés en los diferentes procesos de integración eléctrica en la región, con preeminencia de las hidroeléctricas; sus desafíos y perspectivas así como los nuevos patrones de financiamiento para este tipo de proyectos junto a los desafíos regulatorios.

 

La Conferencia Internacional: Potencial, oportunidades y desafíos de la integración eléctrica en América del Sur, se realizó durante tres días en el Parque Tecnológico de Itaipu, en Foz de Yguazú, Brasil y fue organizado por la Itaipu Binacional y el Grupo de Estudios del Sector Eléctrico (Gesel) de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ).