Boletin Semanal

Suscribirse aqui

El shale oil habría reducido urgencias en materia de abastecimiento de recursos energéticos mundiales, aunque esto no estaría significando que el mundo esté avanzando necesariamente hacia formas extractivas menos traumáticas.

###

Irán, ¿una superpotencia energética que despierta?

El shale oil habría reducido urgencias en materia de abastecimiento de recursos energéticos mundiales, aunque esto no estaría significando que el mundo esté avanzando necesariamente hacia formas extractivas menos traumáticas. La presente nota abarca este tema como parte de la reflexión emergente del reciente acuerdo entre EE.UU e Irán, un país que podría alcanzar el rango de superpotencia energética.

 

Pablo Javier Deheza

 

Recientemente Irán alcanzó un acuerdo con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas Estados Unidos, China, Rusia, Inglaterra y Francia, además de Alemania, para establecer límites a su programa de desarrollo de energía nuclear a cambio de la suspensión de las sanciones que pesan sobre este país.

 

Los puntos más relevantes del compromiso logrado son: Irán no producirá uranio altamente enriquecido durante los próximos quince años; desechará el 98% del material nuclear que posee; eliminará dos tercios de las centrifugadoras actualmente instaladas; los países de la contraparte podrán verificar el grado de cumplimiento del acuerdo; Naciones Unidas levantará todas las sanciones que pesan sobre Irán vinculadas al programa nuclear; las sanciones se mantendrán durante los próximos cinco años en el caso de las armas y durante los próximos ocho en el caso de los misiles balísticos.

 

Posee las segundas reservas probadas de gas más grandes del mundo...”

 



Las reacciones ante el acuerdo fueron diversas y significativamente polarizadas. Por un lado, el gobierno estadounidense y los de sus aliados consideraron el mismo como un acierto histórico. John Kerry, secretario de Estado norteamericano y uno de los principales artífices del entendimiento se constituyó en su defensor más visible y elocuente. Del otro lado, las críticas de dieron principalmente desde Israel y los políticos republicanos adversarios del presidente Barak Obama.

 

Se espera que el levantamiento de las sanciones que pesaban sobre Irán afecte el precio del petróleo hacia la baja, dado que el resultado neto será el incremento de la oferta. La única duda de los analistas del sector es sobre la magnitud y duración del impacto.

 

En efecto, analistas del sector estiman que en los próximos meses Teherán podría colocar unos 500.000 barriles diarios de petróleo a un mercado que ya presenta un excedente de unos 2,5 millones de barriles. Sin embargo, todo depende de cuando estará en condiciones de aumentar su producción pues para ello requiere de mucha inversión.

 

Si las expectativas de Irán se cumplen en materia de soporte para incrementar su producción de petróleo, se convertirá, de facto, en un claro competidor de Rusia en el mercado energético de Europa, pero, la militante gestión rusa en contra de las sanciones a Irak, dejan claro que para Putin es más importante evitar una potencia nuclear como vecina.

 

IRÁN EN LA HISTORIA

 

Irán se ubica en el Oriente Medio y el Asia Occidental. La presencia humana en su territorio se remonta a la edad de piedra. Desde la antigüedad y hasta inicios del Siglo XX se le conocía como Persia. Sus costas se extienden sobre el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán. Abarca una superficie de 1.648.195 km² y cuenta con una población de ochenta millones de personas, pertenecientes a diversas etnias.

 

Su rica historia abarca al imperio persa, que remite al tercer milenio antes de Cristo, el paso de Darío y Jerjes, la conquista realizada por Alejandro Magno y la intermediación del comercio entre Roma y China. En el Siglo VII se produjo la conquista de estos territorios por parte de los califas musulmanes de Damasco y luego también llegaron los de Bagdad. En 1120 Gengis Kan llegó a sentar dominio sobre estas tierras. La presencia mongola se prolongó hasta inicios del Siglo XVI, cuando se independizó y se erigió la dinastía safávida, siendo Abas el Grande (1587-1629) su mayor exponente.

 

Ya en la edad contemporánea, en 1794, de la mano de Agha-Mohamed-Khan comenzó el periodo kayar que se prolongó hasta 1925. En ese año ascendió al poder Reza Pahlevi, un caudillo militar nacionalista, convirtiéndose en shah; título que venían utilizaron los monarcas desde la antigüedad. En 1941 este abdicó en favor de su hijo Mohamad Reza Pahlevi, cuyo gobierno en particular se caracterizó por el despilfarro y la postergación de las expectativas de la población.

 

...para Putin es más importante evitar una potencia nuclear como vecina”

 



En 1971 tuvieron lugar las celebraciones por los dos mil quinientos años del imperio persa. La bacanal fue tal que escandalizó a la sociedad iraní en pleno y daño irreparablemente la imagen del shah. El descontento se fue acumulando y, pese a todos los esfuerzos del gobierno norteamericano, el gran aliado de los Pahlevi, el 16 de enero de 1979 el monarca salió al exilio ante la inminencia de la revolución que instaló a Ruhollah Jomeini en el poder y estableció la república islámica vigente hasta el presente.

 

La animadversión del régimen islámico contra Estados Unidos y sus aliados tienen su raíz en todo lo acontecido a lo largo del reinado de último shah de la corta dinastía Pahlevi y, principalmente, en la forma como el país más poderoso del planeta ha asegurado su suministro de petróleo en una zona como Oriente Medio, poseedora de grandes recursos hidrocarburíferos.

 

Después del pacto con Irán, que pone fin a 35 años de enfrentamiento con EE UU y rompe los equilibrios geoestratégicos en Oriente Próximo, es posible pensar que esto fue posible fundamentalmente gracias al shale oil que habría reducido urgencias en materia de abastecimiento de recursos energéticos mundiales, aunque esto no estaría significando que el mundo esté avanzando necesariamente hacia formas extractivas menos traumáticas.

 

 

ENERGÍA EN IRÁN

 

Irán es considerado una superpotencia energética. Es miembro fundador de la OPEP y de la OPEG. Posee las segundas reservas probadas de gas más grandes del mundo, después de Rusia, con 1.193 billones de pies cúbicos según datos de la Energy Information Agency para el año 2014 lo que sustenta sus planes de competir con Rusia en el abastecimiento de gas en Europa, por lo menos en el largo plazo pues para ello requiere de mucha infraestructura e importantes inversiones. Según la misma fuente, posee la cuarta reserva de petróleo más importante, luego de Venezuela, Arabia Saudita y Canadá, con 157.000 millones de barriles de petróleo.

 

De acuerdo a la información correspondiente al año 2012, Irán produjo 13,64 trillones de BTU de energía primaria, ubicándose en el octavo lugar entre los países del mundo. En el mismo año consumió 9,35 trillones de BTU, ocupando el onceavo lugar. Irán es uno de los estados con mayor intensidad energética. Esto se debe en buena medida al descuido en el tema de la eficiencia energética. En tanto que en otros países se recicla hasta el 60% del petró- leo y el gas que se utiliza, esta cifra baja al 28% en esta nación.

 

Los datos de Indexmundi reflejan que en 2014 Irán fue el tercer exportador mundial de petróleo, con 2,45 millones de barriles diarios. En cuanto al gas, sus exportaciones para el mismo año fueron de 9.050 millones de metros cúbicos, ubicándose en el puesto veinticinco.

 

Un dato particularmente importante sobre la situación iraní en el actual contexto global de precios bajos en el barril de crudo son los costos de producción. Según los datos de Wall Street Journal, para 2015 el precio de equilibrio para el petróleo que se produce en este país del Golfo Pérsico es de 92,5 dólares por barril; actualmente el precio del Brent está en el orden de los 55,3 dólares.

 

Prácticamente la totalidad de la energía que se consume en Irán es de base fósil. Según la Energy Information Agency, en 2012 la electricidad fue producida por gas, en un 66,87%, y petróleo, en un 27,27%, totalizando un 94,14%. La hidroeléctrica participa con un 4,90% y el restante 0,96% lo ocupan el carbón, la energía nuclear, los biocombustibles y la eólica y tiene una gran demanda interna de energía que justificó el desarrollo de su estrategia nuclear.

 

...en 2014 Irán fue el tercer exportador mundial de petróleo, con 2,45 millones de barriles diarios”



EL PROGRAMA NUCLEAR IRANÍ

 

En la actualidad se encuentra en operación un reactor nuclear de tamaño significativo en Irán. El mismo tomó varios años en poder ser implementado. Se tiene en proyecto la construcción de un segundo generador.

 

Irán cuenta también con un importante programa de enriquecimiento de uranio, el mismo que permaneció oculto durante las últimas décadas. Irán no ha suspendido sus proyectos sobre aguas pesadas. Estos puntos ahora se verán modificados por la puesta en vigencia del tratado entre Irán y los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas más Alemania.

 

En 2012, Irán produjo 170 Twh a partir de gas, 69 Twh con base en petróleo, la hidroeléctrica aportó con 12,5 Twh y la energía nuclear lo hizo con 2 Twh. La demanda iraní crece al ritmo de un 4% annual y este país intercambia electricidad con Afganistán, Armenia, Azerbaiyán, Irak, Paquistán, Siria, Turkmenistán y Turquía. Las exportaciones netas para ese periodo fueron de 7 Twh.

 

El programa nuclear iraní comenzó en 1957 de la mano de Estados Unidos, mediante el programa Atoms for Peace. En 1974, todavía bajo el mandato del shah Reza Pahlevi, se anunció la edificación de infraestructura nuclear en Bushehr, con una capacidad planificada de 23GW anuales.

 

En 1975 comenzó la construcción de dos plantas. La llegada dela revolución de 1979 dejó ambos trabajos inconclusos, con Bushehr 1 casi completa y Bushehr 2 a mitad de su avance. Estas instalaciones fueron afectadas por bombardeos iraquíes en 1984 y 1988. A partir de 1992 se retomó la construcción de la central nuclear Bushehr 1, mediante un acuerdo con Rusia. Luego de varios contratiempos finalmente comenzó a operar en septiembre de 2011 y entró en fase de operación comercial en septiembre de 2013. Actualmente opera con una capacidad de 915 MW anuales.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar