Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Pese a la crisis de los precios del petróleo, el sector no ha dejado de reclutar, en Bolivia, profesionales especializados. Esta información pudo ser recabada por iniciativa de la facultad de Comunicación de la UPSA que propuso conocer una visión sobre las posibilidades de empleo que ofrece el sector energético en Bolivia.

###

El potencial del sector energético como generador de empleo

 

Alejandra Ledezma

 

El sector energético no ha sido nunca un demandante masivo de empleo como lo es el agro, la minería y/o la construcción; pero, recluta profesionales con alta formación y experiencia y ha sido tradicionalmente el sector que ofrece mejor remuneración a sus empleados a nivel mundial, proporcionando mayor cobertura de seguridad social, capacitación y estabilidad laboral

 

La afirmación corresponde a la directora de la revista ENERGÍABolivia, Vesna Marinkovic, durante una disertación en la Universidad Privada Boliviana (UPSA) donde destacó que estamos frente a un mundo complicado y conflictuado en materia de fuentes de empleo, manifestando la necesidad de lograr cambios en el modelo laboral vigente pero también en las capacidades de los profesionales que salen al mercado laboral en busca de empleo.

 

TRABAJO ESTABLE

 

En este marco, refirió que hablar del empleo en la presente coyuntura exige precisar que apenas el 25% de los trabajadores a nivel mundial realiza un trabajo estable frente a un 75% que está en un trabajo informal, de corta duración y/o en una actividad propia no remunerada lo que está derivando en situaciones de conflicto social en diferentes lugares del mundo.

 

Por tanto, sostuvo que es indispensable hablar del tema del empleo, asociado a niveles de formación y también a la demanda del mercado laboral. Dijo que esto pasaba por exigir una suerte de complementariedad entre el sistema educativo y el sector de- mandante de empleo como son las empresas y las industrias.

 

…afirmó que la industria de los hidrocarburos es cíclica y que todas las economías del mundo aun dependen de los hidrocarburos...”

 


HABILIDADES Y DESTREZAS

 

Mencionó que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) considera que recursos humanos bien calificados, coadyuvan el crecimiento económico de los países y que ello implicaba poseer habilidades y destrezas no sólo a nivel de conocimiento sino también psicosociales para desarrollar adecuadamente la vida laboral.

 

“Es decir que no es suficiente saber algo sino que es fundamental saber cómo gestionar ese conocimiento en el ámbito laboral”, dijo y acotó que actualmente en Bolivia más del 80% de la población es informal y tiene las tasas de autoempleo más altas en Latinoamérica (56%), precisando que esto está asociado a menores ingresos y reflejaría que el sistema formal no está respondiendo a la demanda de empleo en el país.

 

Sin embargo, no dejó de mencionar que últimamente Bolivia ha empezado a modificar algunas cifras de acceso al empleo, a la educación, a la salud y a la energía, pero aseguró que todavía hay situaciones críticas al respecto que se deben resolver.

 

PERFIL DEL SECTOR ENERGÉTICO

 

En términos generales, calificó al sector energético como el más importante de la agenda económica mundial y como uno de los más dinámicos por su participación en el PIB, exportaciones, inversiones y recaudaciones fiscales, a nivel nacional. Remarcó que, en ese orden, los departamentos productores de hidrocarburos como Santa Cruz, reciben por concepto de pago de Regalías, Participación al Tesoro General del Estado (TGE) e Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), $us 56,5 millones/ mes.

“Una cifra definitivamente importante que está exigiendo sirva no sólo para pavimentar calles sino también para realizar proyectos productivos que, entre otras cosas, permitan generar más empleos dignos y permanentes”, dijo.

 

Sin embargo, reconoció que este es un momento difícil para hablar del empleo en el sector energético pues la reciente caída de los precios del petróleo hace que se esté viviendo una significativa contracción del empleo, afirmando que esta situación ha influido no sólo en el sector extractivista, sino también en el área de generación de energía y las actividades conexas a este rubro: servicios petroleros, alquileres, catering y otros.

 

“Para darles alguna idea, decirles que en lo que va del primer trimestre de este año, se ha registrado un recorte de 51,000 empleos en el sector energético solamente en Estados Unidos”, dijo.

 

Añadió que empresas de servicios petroleros como Schlumberger anunciaron planes para despedir a 9,000 trabajadores a nivel mundial, junto a Halli- burton que habló de un recorte de 6.400 empleos lo que habría introducido un importante nivel de incertidumbre que hasta el 2014 no existía en este sector que se mostraba como el más vogante del mercado laboral, después de la crisis del 2008 cuando también bajaron los precios del petróleo.

 

UN SECTOR TODAVÍA MÁS FUERTE

 

Indicó que los precios del petróleo de estar en 107 dólares el barril en junio del año pasado, han bajado a alrededor de 50 dólares y que muchos creen que estos precios se van a mantener por largo tiempo a la baja. Sin embargo, afirmó que la industria de los hidrocarburos es cíclica y que todas las economías del mundo aun dependen de los hidrocarburos por lo que proyectó que luego de una temporada de bajos precios se avecinaría un repun- te de los precios y con ello nuevamente se tendría a un sector fuerte y todavía más influyente.

 

A tiempo de hacer una diferenciación entre empresas petroleras y empresas de servicios a la industria de los hidrocarburos, como potenciales fuentes de empleo, mencionó que actualmente el sector hidrocarburífero en Bolivia y pese a la crisis de los precios del petróleo, no ha dejado de reclutar profesionales especializados señalando que “está atravesando un momento todavía interesante especialmente a nivel de la petrolera estatal como es YPFB. Si bien algunas empresas están cautas, siguen siendo un importante generador de oportunidades laborales para diversos profesionales que quie- ran desarrollar su carrera en esta industria”.

 

En esta línea, mencionó varias áreas de trabajo donde los estudiantes de comunicación, a quienes estuvo dirigida la charla, podrían ofrecer sus servicios profesionales: comunicación corporativa, relaciones públicas, relaciones comunitarias, responsabilidad social empresarial y, entre otras, seguridad industrial recomendando la importancia de contar con capacidad de análisis, una adecuada comprensión del ámbito económico, un buen manejo de la nomenclatura del sector y profesionalismo.