Boletin Semanal

Suscribirse aqui

La tierra tiene reservados recursos naturales que no van a durar mucho tiempo, pero que podemos usar como un préstamo para desarrollar un nivel tecnológico que nos permita vivir sin contaminar; es una de la afirmaciones de César Hidalgo, invitado a disertar en el Foro Económico 2015 de la CAINCO. ###


Los recursos naturales son un “préstamo” de la tierra

 

La tierra tiene reservados recursos naturales que no van a durar mucho tiempo, pero que podemos usar como un préstamo para desarrollar un nivel tecnológico que nos permita vivir sin contaminar; es una de la afirmaciones de César Hidalgo, invitado a disertar en el Foro Económico 2015 de la CAINCO.

 

Vesna Marinkovic U.

 

César Hidalgo es un físico chileno que corre hacia la captura de datos reconociendo que la vida ha generado más información que el hombre y tiene la habilidad de sumergirnos de manera sencilla en un universo complejo de reseñas, fundamentos y percepciones que no se encuentran cotidianamente en un diálogo cualquiera. Conversamos con él en medio de cuerpos bronceados frente a la piscina del hotel Los Tajibos, donde nos arrastró sutilmente a su “imaginación cristalizada” que no es sino su propia capacidad de observar el mundo de manera más intensa. Algo que él le llama “augmentation”.

 

La palabra “augmentation”, no tiene correlato en español dice cuando afirma que no se trata de aumentar que es crecer en tamaño sino de generar una capacidad inexistente. “Si eres corto de vista los lentes te permiten mejorar tu visión, pero unos lentes de realidad augmentada te permitirán también incluir contenido digital”, precisa con su acento chileno inconfundible y apresurado permitiéndonos enriquecer la visión del mundo que habitamos en una tarde bañada por un sol invernal, a galope.

 

Nos sorprendió con afirmaciones poco convencionales como aquella que sostiene que: “nosotros los humanos podemos generar información de dos maneras; con nuestras cabezas y con nuestros genitales, y de hecho la que generamos con nuestros genitales es más poderosa que la que componemos con nuestras cabezas, porque concibes otra persona, otra unidad de cómputo y eso es algo que nosotros no podemos hacer con la cabeza”.

 

Llegó al país invitado por la CAINCO para realizar un análisis de Bolivia a través del Índice de Complejidad Económica (un concepto acuñado por él), con la idea de “establecer una ruta crítica que marque el sendero a la prosperidad”, y terminó cautivando naturalmente a sus audiencias dentro y fuera de este escenario formal.

 

César Hidalgo es profesor asociado del Massachusetts Institute of Technology - MIT Media Lab donde lidera el grupo Macro Connections. Comprobamos que utiliza las leyes de la física para hablar de economía, cultura y que tiene, efectivamente, habilidades innatas para ofrecer puntos de vista valiosos sobre diferentes temas por lo que el diálogo con ENERGÍABolivia se concentró en temas vinculados al sector energético; demostrando que es un chileno universal, coautor de la publicación del “Atlas de la Complejidad Económica” y autor del libro “Por qué la InformaciónCrece”.

 

Lo que hacemos como especie y todos los seres vivos en realidad, es consumir energía para construir orden...”

 


UNA LECTURA NADA APOCALIPTICA

 

La imparable demanda de energía actual no le preocupa. Considera que el hombre está usando los recursos naturales solamente como un “préstamo” para generar tecnología para cosechar otros tipos de energía que permitirán vivir sin emisiones fatales para el medio ambiente.

 

“La tierra tiene reservados recursos naturales que no van a durar mucho tiempo, pero que podemos usar para desarrollar un nivel tecnológico que nos permita vivir sin contaminar y utilizando la energía de una forma más eficiente y sin tanto despilfarro de recursos naturales”, dice situándose muy lejos de una postura apocalíptica frente al cambio climático.

 

Reconoce que éste existe y que ha sido producido por el hombre pero se muestra totalmente convencido de que el desarrollo tecnológico de la humanidad está en la dirección correcta de alcanzar nuevas formas para la generación de energía que serán aceptadas porque simplemente serán mejores que las que existen actualmente.

 

“El petróleo, el gas natural y todo eso es como un préstamo que nos da la tierra, y nosotros lo que hemos estado haciendo durante estos últimos doscientos años es invertir ese préstamo que nos da la tierra, para poder llegar a un nivel tecnológico superior”, dice y asegura que luego ya no necesitaremos vivir de ese préstamo si somos capaces de usar ese “regalito” de la naturaleza de manera inteligente y desarrollar tecnología de la cual podríamos extraer energía directamente del sol.

 

“El sol es la única fuente energética que tiene la tierra, que es sustantiva y que hará que podamos llegar a un futuro donde ya no vamos a tener que vivir de los recursos fósiles como lo hacemos hoy en día”, agrega de manera entusiasta y con las palabras que le salen a borbotones pero sin dejar de construir sentido.

 

LA DEMANDA DE ENERGÍA NO LIMITARÁ EL DESARROLLO

 

Toda esta argumentación irrumpe luego de preguntarle si él, que dice entrevistar permanentemente a la naturaleza para monitorear sus certezas, le había consultado sobre la extracción de recursos naturales para la imparable demanda de energía del planeta tierra; a lo que Hidalgo se limitó a señalar que por todo lo dicho, no consideraba que esta demanda energética tuviera que limitar el crecimiento.

 

Hidalgo piensa que en este marco no se debe pensar en un “retorno” a prácticas del pasado o a abstenerse de las comodidades que la energía ofrece actualmente como el aire acondicionado o la calefacción, por temor a un catastrófico daño al planeta pues en contra ruta de lo que se afirma, considera que la ciencia y la tecnología están haciendo los avances necesarios para que ello no ocurra.

 

Agrega que “eventualmente la energía es un insumo pero lo que importa es la computación (el orden) porque nosotros estamos usando energía para computar, es decir, para ordenar el mundo de la manera que nos resulte más funcional y desde este punto de vista, también habitable para las próximas generaciones”.

 

En esta parte de la conversación introdujo la certeza de que estamos en medio de un cambio tecnológico que permite tener la posibilidad de contar con fuentes de energía renovables pero sobre todo almacenar energía trayendo a colación el caso de Elon Musk y sus Powerwall o baterías de domésticas de pared que permiten acumular energía del sol y dotar electricidad de manera “descentralizada” a los hogares que puedan comprar estos dispositivos que se comercializarán en dos versiones: una de 3.000 dólares de uso diario, de una potencia de 7 kWh; y por otra parte, una de 3.700 dólares de 10 kWh.

 

Hidalgo asegura que estas baterías lograran un cambio importante en la producción energética y también en la tan mentada eficiencia energética y que incidirán directamente en el actual paradigma industrial en el cual hay una planta que hace energía en serie y la distribuye a una gran población, señalando que “ahora este proceso se hará más eficiente, más descentralizado y no nos toparemos con las barreras energéticas”.

 

“Entonces no veo la energía como una factor limitante para el desarrollo, el sol nos da suficiente energía como para soportar la economía que estamos sustentando, y hacerlo de manera limpia. Lo único que hemos tenido hasta a hora han sido fallas tecnológicas en capturar, almacenar y distribuir esa energía, pero, sin duda que podremos tener una matriz con emisiones mucho más bajas que las actuales y con una producción energética mucho más alta a partir de la tecnología”, apunta.

 

EL CAMBIO ESTÁ COMENZANDO A OCURRIR

 

Mientras habla, se arregla el pelo que le estorba en la cara, sonríe y explica sus cristales de imaginación y siendo él mismo una “augmentation”; asegura que en el mundo, pese al juego de los contrapesos de poder por sostener determinados esquemas de producción y/o de invención, no deja de imponerse la tecnología que a la larga resulte absolutamente superior a la antigua.

 

En este marco, afirma que “inventos como las celdas combustibles de hidrógeno o células de hidrógeno probablemente no fueron la tecnología correcta para desplazar la economía del petróleo, pero señala que probablemente la generación solar y las baterías eléctricas son una mejor tecnología y en ese contexto uno ya ve que ese cambio está comenzando a ocurrir”.

 

Hidalgo se muestra convencido de que Tesla, la compañía de Elon Musk es una compañía que le va bien, que ha logrado vender sus autos eléctricos y que ahora con su Powerwall seguramente será capaz de generar ese cambio “y yo creo que los cambios pasan mucho más rápido de lo que uno cree que vayan a pasar”, afirma de pasada y sin dejar de prestar atención a su audiencia: el fotógrafo, mi hijo y yo.

 

CONSUMIR ENERGÍA PARA CONSTRUIR ORDEN

 

Entremedio, nos dice que para poder hacer cualquier cosa siempre necesitamos materia y energía, pero que eventualmente lo que hacemos con esa materia y energía es computación, es decir, vamos generando orden, de manera que desde su óptica, vivimos en un mundo donde la computación de los productos es una propiedad emergente de la cultura.

 

Sostiene que ese sería el caso de fuentes energéticas como por ejemplo el cobre de Chile cuyo valor surge de la generación eléctrica promovida por los inventos de la segunda revolución industrial, sobre cómo generar energía eléctrica; y que lo mismo ocurre con los usos del petróleo que no se inventaron en Arabia Saudita sino en aquellos espacios donde se descubren motores de combustión que funcionan a través derivados del petróleo o de la petroquímica en general y, que en realidad el valor no viene generado por procesos mayoritariamente extractivos sino por el proceso creativo que demanda ese tipo de insumos.

 

“Lo que hacemos como especie y todos los seres vivos en realidad es consumir energía para construir orden”, reafirma al explicar algunos alcances de su libro “Por qué la Información Crece” donde señala la importancia de la energía, la materia y la información explicando que “la energía no es una cosa sino que es algo que es una medida de cómo cambian las cosas; eventualmente tenemos cosas que no son cosas ni cambio de cosas sino la forma en como están ordenadas y eso es información”.

 

De esta forma nos aclara que la información es como están ordenadas las cosas, que la energía es lo que se necesita para hacer ese movimiento, ese cambio, ese orden; y que este orden puede ser pensado como una estructura, y que en consecuencia la información crece gracias a la energía y que la información que más crece es la vida.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar