Boletin Semanal

Suscribirse aqui

La exploración de hidrocarburos en Bolivia


El presente dossier aborda la evolución del enfoque prospectivo en materia de exploracion de hidrocarburos en Bolivia, sus inicios, el conocimiento geológico, preguntándose cómo ha evolucionado esta actividad y cuál es su situación actual.

###

La exploración de hidrocarburos en Bolivia


El presente dossier aborda la evolución del enfoque prospectivo en materia de exploracion de hidrocarburos en Bolivia, sus inicios, el conocimiento geológico, preguntándose cómo ha evolucionado esta actividad y cuál es su situación actual.

 

ENERGÍABolivia

 

E n los orígenes de la indus-tria petrolera, a mediadosdel siglo XIX, se buscaba petróleo siguiendo las emanaciones superficiales de hidrocarburos en arroyos y ríos, por ese entonces, se creía que el petróleo subterráneamente seguía el curso de las aguas. Para finales del siglo XIX, debido a que la mayoría de los yacimientos descubiertos estaban ubicados en plegamientos anticlinales, los buscadores de petróleo asumieron esa circunstancia como una “ley geológica” y privilegiaron la búsqueda de dichas formaciones con la ilusión de encontrar petróleo (Teoría Anticlinal).

 

Pasada la mitad del siglo XX, el mejor entendimiento de la dinámica terrestre, el conocimiento de cómo se originaron los hidrocarburos y cómo se formaban los yacimientos, configuraron un marco referencial más comprensivo para la prospección hidrocarburífera y sentaron las bases para la aplicación del enfoque de exploración denominado Sistemas Petroleros.

 

Este enfoque asume que la formación, acumulación y preservación de los hidrocarburos que se pretende encontrar y extraer en el presente, ha sido posible por la concurrencia ordenada de un conjunto de estratos rocosos (roca madre, roca reservorio, roca sello, roca de sobrecarga) y la ocurrencia sincronizada de determinados procesos geológicos (formación de la trampa, generación, migración y acumulación de hidrocarburos) acontecidos hace millones de años atrás; por lo que la metodología de la exploración petrolera no sólo debería verificar la presencia de estas condiciones imprescindibles para generar hidrocarburos, sino que debería consistir en reconstruir la historia geológica de las cuencas sedimentarias, a fin de verificar sí en la misma acontecieron de manera ordenada y sincronizada todos los eventos geológicos que hacen a un Sistema Petrolero.

 

Este enfoque permite recurrir a una serie de tecnologías y disciplinas prospectivas no perforatorias, que cada día son más refinadas, para obtener y procesar abundante y variada información geológica; cuyo análisis, modelación e interpretación permite confirmar o desechar la presencia o ausencia del conjunto de estratos rocosos y de los procesos geológicos imprescindibles para la existencia de yacimientos de hidrocarburos.

 

De los resultados de este proceso, también denominado geología básica o de base, depende que se avance o no a la fase de perforación exploratoria.

 

En ese marco, ¿cómo ha evolucionado la exploración de hidrocarburos en Bolivia? ¿Cuál es su situación actual?

 

LOS INICIOS DE LA EXPLORACIÓN PETROLERA EN BOLIVIA

 

Los permisos para buscar hidrocarburos en el país fueron otorgados a partir del año 1865, de acuerdo a Victor Hoz de Vila y en 1912 Luis Lavandez Reyes inicia en Mandiyuti (Santa Cruz) la perforación de lo que podría ser el primer pozo exploratorio del país. Posteriormente, a pesar de su primer fracaso, inicia la perforación de otro pozo en la región de Calacoto (La Paz). También está Miguel Velasco quien, en precisión, no realiza exploraciones, pero aprovecha un afloramiento superficial para destilar querosén y distribuirlo en Santa Cruz.

 

Con estos antecedentes, puede afirmarse que las actividades de exploración petrolera comenzaron en el país, con la Standar Oil Company (SOC), que el 25 de julio de 1923, a pesar de las irregularidades denunciadas en su momento por el senador Abel Iturralde y luego de una serie de argucias legales por parte del gobierno de Bautista Saavedra, obtiene un contrato que le da el derecho de explorar hasta cuatro millones de hectáreas, que podrían ser elegidas de los departamentos de Chuquisaca, Tarija y Santa Cruz, a condición de que la empresa:

 

•Perforara al menos un pozo exploratorio en los diez meses siguientes a la firma del contrato.

 

•Definiera hasta un millón de hectáreas para explotación, dimensiones a las que se reduciría la concesión en el lapso de dos años.

 

•En los cinco años subsiguientes, perforará al menos un pozo cada 50.000 hectáreas, caso contrario renunciaría a esas dimensiones no perforadas o, en caso de retenerlas, pagaría una patente anual que iría en aumento por cada año de retención.

 

Bajo estas condiciones, la SOC operó en el país hasta el 13 de marzo de 1937, fecha en la que el gobierno de David Toro declara la caducidad de todas las concesiones, dispone que todos sus bienes pasen a propiedad del Estado, y que la recientemente creada Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), tome el control de todas las operaciones de dicha empresa.

 

Previamente a continuar las operaciones de exploración o iniciar nuevas actividades, a YPFB le tocó superar problemas de orden técnico, económico, político e, inclusive, administrativo; los mismos que ocasionaron que recién el año 1947, diez años después de haber prescindido de la SOC, pudiera perforar su primera estructura geológica, y lograra descubrir y desarrollar su primer campo petrolero (Guairuy).

 

EL CONOCIMIENTO GEOLÓGICO DEL PAÍS

 

Es entre las décadas de 1950 y 1970 que la exploración petrolera, especialmente, los trabajos correspondientes a la geología básica, se realizaron con mayor sistematicidad en Bolivia. Los datos consignados en el Cuadro Nº 1 así lo evidencian.

 

 

En efecto, en dicho periodo se había realizado trabajos de geología y de aerofotogrametría en una extensión equivalente al 50% del territorio del país; gravimetría y aeromagnetometría en una porción casi equivalente al 20%, y sísmica 2D en una proporción similar al 10%.

 

Producto de ese trabajo se identificó ocho áreas de interés hidrocarburífero (cuencas sedimentarias), las mismas que cuentan con distinto grado de potencial hidrocarburífero, y que en conjunto abarcan 535.000 Km2, que equivalen al 48,70% del territorio boliviano. (Ver Cuadro Nº 2)

 

 

Este conocimiento geológico del país se concretó en la delimitación de estructuras geológicas (también denominados bloques, áreas o campos) con potencial hidrocarburífero. Esa delimitación fue la que permitió que, en la época de la privatización, se pusieran una serie de áreas o campos en licitación; es también, la que permite hoy asignar áreas reservadas a YPFB, para que ésta pueda establecer convenios de estudio, contratos en sociedad mixta, o explorarlas y explotarlas por su cuenta. La actual distribución de estas áreas por tipo de asignación y por empresa puede apreciarse en el Cuadro Nº 1.

 

Los años posteriores a la década de 1970 los trabajos en pos de aumentar y precisar el conocimiento geológico del país fueron en declinación. Si bien YPFB mantuvo los trabajos de geología y sísmica 2D hasta 1994, año en que cesaron dichos trabajos porque la política vigente en ese entonces se orientaba a privatizarla, la cantidad de área de estudio cubierta fue considerablemente menor a los años anteriores. Algo similar puede decirse respecto a las operaciones de las empresas extranjeras pues los trabajos de sísmica 2D fueron en cantidad menor a los realizados en los años precedentes; aunque los datos muestran que fueron estas empresas las que introdujeron la sísmica 3D después de 1998. Ver Cuadro Nº 3.

 

Sobre las últimas décadas de trabajo geológico en el país, Ricado Michel Pacheco señala que: “Los trabajos sísmicos fueron reducidos al mínimo permisible y solamente se realizaron en aquellas estructuras ya perforadas y/o a perforarse para mejorar la interpretación con líneas adicionales de relleno”. Para luego concluir que: “ninguna empresa privada realizó prospección petrolera básica que incremente el potencial petrolero del país, sólo realizaron perforación exploratoria en los bloques contratados y ya estudiados por YPFB”.

 

LA PERFORACIÓN EXPLORATORIA EN BOLIVIA

 

La perforación de pozos en busca de petróleo en el país comenzó el año 1923, gracias a los trabajos de exploración realizados por la SOC, los mismos que se concretaron en la perforación de 12 estructuras geológicas y el descubrimiento de cuatro campos petroleros: Bermejo y Sanandita en Tarija, Camiri en Santa Cruz, y Camatindi en Chuquisaca.

 

Desde ese entonces hasta el presente la perforación de estructuras geológicas, que es el punto culminante de la exploración, ha conocido momentos de auge y momentos de paralización. Así lo corrobora el Cuadro Nº 2 que muestra el número de estructuras perforadas y reperforadas en relación al periodo de vigencia de las leyes de hidrocarburos que ha habido en el país.

 

Del mismo puede colegirse que los periodos donde más perforaciones de estructuras hubieron fueron entre 1956 – 1979 y 1973 – 1996; a su vez que se constata que no se hicieron perforaciones en los periodos correspondientes con las nacionalizaciones. Sin embargo, sería erróneo concluir que estos resultados corresponden directamente con las políticas y leyes aplicadas en cada periodo pues la perforación de exploración es producto de años de trabajo geológico previo, que no necesariamente coincide con las leyes vigentes el momento de la perforación.

 

 

En relación con lo anterior, vale la pena revisar el número de campos descubiertos. Ver Cuadro Nº 3. Hecho el análisis en función a los mismos periodos que en el Cuadro Nº 2 se constata que fue entre los años 1973 – 1996 donde mayor cantidad de campos se descubrieron en el país, muchos de los cuales todavía están en plena producción.

 

 

Si se realiza el análisis en función de las empresas operadoras, se evidencia que fue YPFB la empresa que más estructuras perforó (Ver Cuadro Nº 2) y también la que más campos descubrió (ver Cuadro Nº 3). Esto a pesar de que en el periodo 1997 – 2005 fue convertida en una empresa residual prohibida de realizar operaciones petroleras.

 

Otro indicador relevante para evaluar la perforación exploratoria se encuentra en el Cuadro Nº 4, que consigna el número de pozos de exploración perforados y terminados entre 1986 y 2014, por año y por periodo.

 

En los mismos se evidencia que fue en el periodo 1996 – 2005 donde hubo una mayor cantidad de pozos perforados que en el periodo previo 1986 – 1995, y que en el periodo posterior 2006 – 2014.

 

Al momento, el Plan de Inversiones de YPFB Corporación 2009 2015 refiere que es importante ingresar a una fase de exploración intensiva, principalmente en el marco de la creciente demanda del mercado del Gas Natural en Bolivia. En este marco señala que de una producción promedio de 42 MMmcd se pretende satisfacer una demanda por encima de 100 MMmcd por lo que ha dividido la actividad exploratoria en dos fases: fase con prospectos exploratorios A de ejecución inmediata 2009 – 2015 y fase exploratoria B de ejecución mediata entre los años 2016 – 2026.

 

PLAN DE EXPLORACIÓN 2009-2015

 

Para llevar a cabo los planes exploratorios del período 2010-2015 con las empresas subsidiarias y las compañías operadoras de los contratos petroleros, YPFB Corporación ha programado 10 pozos exploratorios de ejecución inmediata a partir de 2009 que implica los proyectos Ingre (Petrobras), Camiri (YPFB Andina), Timboy (Petroandina), Itaguazurenda (YPFB), Percheles, Carrasco, Vuelta Grande, El Dorado Profundo (Chaco) y Lliquimuni e Iñau (Petroandina), con una inversión total de MM$us 379.

 

 

PLAN DE EXPLORACIÓN 2016-2026

 

Los pozos exploratorios a perforarse, en el periodo 2016 –2026, corresponden al portafolio de prospectos de las compañías Chaco S.A. y YPFBPetroandina S.A, ambas subsidiarias de la compa- ñía estatal del petróleo boliviana, así como YPFB casa matriz y Pluspetrol, de un portafolio de prospectos (leads) de los convenios de estudio considerando los que tienen mayor avance, tanto en trabajos y estudios como en el avance de negociaciones sobre la conformación de sociedades mixtas. El plan estatal refiere una inversión total de MM$us 713, con una previsión de un 20% de éxito en consideración a que estos proyectos deben pasar por una etapa de estudio profundo hasta su maduración.

 

 

El documento señala que los prospectos exploratorios proyectados para los años 2016-2023, podrían dar frutos en cuanto a producción incremental a partir del año 2019, comenzando con un volumen incremental de 2,3 MMmcd y llegando a una producción incremental de más de 30 MMmcd de Gas Natural el año 2027. En el caso de la producción de líquidos, el año 2019 se tendría una producción incremental de aproximadamente 2,5 Mbpd, llegando hasta un 27 Mbpd el 2027.

 

A título de conclusión indica que la exploración de nuevos prospectos debe ser la tarea inmediata más importante que debe ejecutar YPFB Corporación, en el objetivo de descubrir nuevos yacimientos de gas, condensado y petróleo para satisfacer la demanda creciente de hidrocarburos a nivel nacional y en la región. Además, indica que se deben iniciar investigaciones para incorporar al portafolio de proyectos nuevas áreas prospectivas, en el objetivo de alcanzar la meta de incrementar las reservas de hidrocarburos P1 en un 50%.

 

 

Agrega que la exploración en el período inmediato 2010-2015, comprende la perforación de 10 pozos exploratorios, estimando un éxito de 30%, 3 pozos cuyo desarrollo asociado incrementaría hasta 5 MMmcd de Gas Natural y el correspondiente hidrocarburo líquido, con una inversión de $us 1,183 MM.

 

 

En relación a la exploración para el período 2016-2026 señala que implicará la perforación de 20 pozos exploratorios, estimando un éxito de 20%, 4 pozos exitosos, que con pozos de desarrollo, incrementarían la producción hasta un máximo de 30 MMmcd de Gas Natural y aproximadamente en 27 Mbpd de líquidos, durante el período, con una inversión de $us 2,495 MM.

 

...la exploración de nuevos prospectos debe ser la tarea inmediata más importante que debe ejecutar YPFB Corporación...”