Coyuntura Internacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Sepa cómo un grupo de científicos consigue generar electricidad a partir de plantas


La innovación en el mercado de la producción de energías renovables está cobrando cada vez mayor impulso con un sinfín de soluciones. Ahora, un equipo de científicos holandeses han desarrollado un interesante dispositivo que utiliza el mecanismo natural de la fotosíntesis para generar electricidad a partir de plantas.
 
 
Plant-e es una startup con sede en Wageningen, Holanda, que está desarrollando una tecnología que permite generar electricidad utilizando plantas como alternativa a los actuales sistemas de producción de energía renovable por viento o radiación solar. La ventaja de este método es que sólo necesita que la planta crezca en un medio saturado de agua, por ejemplo, un pantano, un arrozal o un jardín, para generar energía de forma continua. Por tanto, esta tecnología podría integrarse con la energía eólica o solar para subsanar los problemas de intermitencia, ya que funciona de forma ininterrumpida, incluso por la noche y cuando no hay viento.


¿Cómo funciona Plant-e? El excedente de materia orgánica generado por las plantas durante el proceso de fotosíntesis se trasfiere al suelo a través de sus raíces, lo que genera todo un ecosistema de microorganismos alrededor de ella que se alimentan de dicha materia liberando electrones. Pues bien, los científicos han desarrollado una tecnología que permite recolectar todos estos electrones mediante la colocación de electrodos junto a las raíces para obtener electricidad.


Aunque ya existen precedentes de sistemas similares para producir electricidad mediante plantas, sus creadores defienden que con la tecnología de Plant-e las plantas no sufren ningún daño, ya que no requiere manipularlas ni someterlas a ningún proceso. El único inconveniente es que en condiciones de calor extremo o temperaturas bajo cero, el proceso de generación de energía se interrumpe por la evaporación o congelación del agua del terreno. En estos casos, basta con añadir agua o derretir el hielo para que el sistema vuelva a entrar en funcionamiento.
5853
Aunque el producto final todavía no está listo para su comercialización a gran escala, el abanico de posibilidades es bastante amplio y diverso. Sobre todo en zonas como el sudeste asiático con grandes extensiones de humedales y arrozales, pero con graves dificultades de acceso a la red de electricidad.


El coste aproximado de una instalación de unos 100 m2 para producir electricidad a partir de plantas ronda los US$62.000, de forma que con la energía generada se podría llegar a cargar un móvil estándar, alimentar una antena WiFi o incluso encender una serie de bombillas LED. Evidentemente se trata de un rendimiento modesto, pero tras las mejoras de esta tecnología la compañía espera alcanzar una producción de 2.800 kilovatios por hora con la misma superficie.


En un futuro, la energía producida por un jardín doméstico adaptado a la tecnología de Plant-e podría cubrir hasta el 80% de las necesidades energéticas de una familia media holandesa. De momento, se han instalado dos plantas experimentales en diferentes puntos de la ciudad de Wageningen por un coste de US$125.000, con el propósito de evaluar el rendimiento de la producción y establecer medidas de mejora de cara a la futura comercialización del sistema a gran escala.


FUENTE: AMERICA ECONOMÍA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar