Coyuntura Nacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Fracking, el método de extracción de gas que en Tarija nadie conoce


La exploración y explotación de nuevos campos petrolíferos es uno de los objetivos prioritarios y pilares básicos del Gobierno boliviano para continuar con el desarrollo y el crecimiento económico del país.


Para continuar con el desarrollo hidrocarburífero, el Estado boliviano viene trabajando desde hace un tiempo en el estudio de distintas fórmulas para incrementar la producción de gas y una de esas vías de las que se ha hablado es a través del método de la fractura hidráulica, también conocida en la terminología anglosajona como “fracking”. 


En el año 2013, desdeYacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB)  se anunció que estaban comenzando los estudios para identificar gas de esquisto - que se obtiene a través de la metodología del fracking -  y en noviembre de ese mismo año hizo una presentación en Santa Cruz sobre el gas de esquisto y las probables reservas del país, donde se identificó principalmente al Chaco boliviano.  


Poco a poco, aunque desde algunas instancias del Gobierno han asegurado que no está en mente el uso del fracking Bolivia, su implantación está cobrando fuerza. ¿Pero sabe la población que es esto del fracking y el impacto ambiental que su uso supone?

El País eN recorrió las calles de la ciudad con el objetivo de comprobar cuánto sabe la población sobre este método de extracción de gas. 


“No tengo ni idea. No he oído hablar nada sobre el tema. Ni en los medios de comunicación ni en las redes sociales que suelo estar bastante conectado”, responde Eiber, estudiante de Derecho, a la pregunta de sí conoce que es el fracking. Elías, chófer de 31 años, tampoco ha oído hablar nada de la fractura hidráulica. 


La respuesta sigue el mismo patrón uno tras otro, periodistas, trabajadores de quioscos, médicos… “No sé nada de fractura hidráulica y eso que de fracturas sé”, bromea un ortopedista.  Tampoco los políticos conocen el tema. 
“No tenemos mucho conocimiento, si me lo dices con otros términos…”, señala el ex candidato a la Gobernación de Tarija, Luis Alfaro. Tampoco los asambleístas Freddy Vaca, ex trabajador de un campo petrolero, y Vicente Ferreira, conocen nada acerca del fracking. 


Quien sí conoce sobre el asunto es el Secretario Ejecutivo de la Gobernación, a quien pedimos que nos dé una explicación sobre lo que es la fractura hidráulica y los riesgos que entraña su uso. 
“La fractura hidráulica es una tecnología que a través de la inyección de ciertos componentes químicos, a altísimas presiones en el subsuelo, permite expulsar el gas de algunas arenas en el cual está atrapado. Por eso se llama también el gas de esquisto”, explica.


En cuanto a los riesgos, Ruiz apunta que al “fracking” se le ha echado la culpa hasta de pequeños sismos, además de la contaminación de los acuíferos que conlleva. “En Texas han encontrado químicos producto del fracking en el agua potable y esto es extremadamente peligroso”, advierte. 


 Otro de los pocos a los que entrevistó este diario que conoce en qué consiste el fracking, es el presidente del Comité Cívico, Waldemar Peralta, quien no quiso posicionarse ni a favor ni en contra de su implantación en el país. 
“Habría que estudiar los pros y los contras. Hay países latinoamericanos que están por incursionar en el tema del fracking, pero hay que hacerlo con mucho cuidado, es un tema que hay que tratarlo con pinzas”, afirma.

 

Los ecologistas advierten de sus riesgos

 Las asociaciones ambientalistas de todo el mundo han expresado su rechazo al uso del fracking como método de obtención de recursos, por el impacto que tiene sobre el medioambiente. 
“Este proceso conlleva una serie de impactos ambientales, entre ellos contaminación de las aguas subterráneas, contaminación atmosférica, emisión de gases de efecto invernadero, terremotos, contaminación acústica e impactos paisajísticos”, señala en un comunicado la asociación Greenpeace.


FUENTE: EL PAÍS 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar