Boletin Semanal

Suscribirse aqui
El legado de Villegas: La planificación de los hidrocarburos Carlos Villegas Quiroga dejó un importante legado vinculado a la planificación en la gestión pública boliviana; particularmente en lo concerniente a los recursos naturales, la nacionalización de los hidrocarburos y al rumbo de la estatal petrolera. ###

El legado de Villegas: La planificación de los hidrocarburos

 

Primero fue ministro de Planificación, luego de Hidrocarburos y Energía y desde 2009 ocupó el interinato más largo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB Corporación), la mayor empresa pública de Bolivia. Murió en Chile, aquejado por un cáncer de esófago, en enero de 2015.

 

  Pablo Javier Deheza

 

 

E ncargado de reflotar la estatal del petróleo, después de un sonado caso de corrupción, se apegó desde el año 2009 a la planificación del sector y apuntaló el proceso de la tercera nacionalización de los hidrocarburos, teniendo como bandera el mandato de la denominada agenda de octubre, promovida por una de las movilizaciones sociales más importantes de los últimos años después de la recuperación de la democracia en el país.

 

 

Trabajó, junto a varios colectivos de la sociedad civil, el Plan Nacional de Desarrollo, con miras a una estratégica utilización de los recursos naturales para el desarrollo integral del país; fue autor del Programa de Gobierno el 2005; así como de planes dirigidos a regular la gestión en el sector de los hidrocarburos; uno de ellos, el Plan de Inversiones de YPFB Corporación 2009-2015 que prioriza el desarrollo de las actividades de explotación y exploración.

 

Su discurso se centró en remarcar que hasta la promulgación y aplicación de las leyes de Capitalización y de Hidrocarburos, es decir durante 60 años, el circuito de la cadena hidrocarburífera estuvo bajo el control del Estado boliviano. En esta lógica direccionó su lectura sobre el sector que le tocó liderizar y regular mediante una serie de documentos de política pública.

 

En todos ellos se puede advertir su demanda por la definición de una política nacional de energía, contemplando las fases de propiedad de precios, mercados interno y externo, proyectos de industrialización y otros, a cargo del Estado.

 

SU ESTRATEGIA

 

En el documento Estrategia boliviana de los hidrocarburos que presentó en 2008, a su paso por el ministerio del ramo, destaca que “a lo largo de la historia republicana, Bolivia no tuvo una estrategia nacional de hidrocarburos que conduzca de forma integral la administración y gestión de los recursos naturales no renovables como factor geopolítico de impulso al desarrollo socioeconómico equitativo de la Nación”.

 

Alude a la historia cíclica del sector de los hidrocarburos y sostiene que esta estuvo “impregnada” por cortes privatizadores y, en otros, por presencia del Estado remarcando la importancia de la tercera nacionalización del sector donde encuentra terreno fértil para aplicar sus teorías sobre la presencia estatal en el manejo de toda la cadena de los hidrocarburos, a partir de 2006.

 

En este marco, la figura de Villegas se presenta amiga de la reestructuración integral del sector de hidrocarburos, redefiniendo los roles y funciones que deben cumplir las instituciones que conforman el mencionado sector, estableciendo el papel normativo del Ministerio de Hidrocarburos y Energía y la función operativa de YPFB, bajo el diseño de políticas, estrategias, resoluciones, normas y su aplicación estricta.

 

Según Villegas, la Estrategia Boliviana de Hidrocarburos define a corto, mediano y largo plazo actividades, programas y proyectos que permiten contar con una visión integral de desarrollo e incentivo de las inversiones en tareas de exploración, explotación, refinación, transporte y comercialización, del sector.

 

“Yacimientos Petrolíferos Fiscales debe ser una instancia eminentemente operativa, que funcione con visión empresarial en beneficio del Estado y del pueblo boliviano. Esta nueva dimensión le permitiría realizar inversiones, oportunidades de negocios y de mercado, control, supervisión y seguimiento a sus operaciones”, dice Villegas en la introducción de este documento que marcó su paso por la administración pública y que probablemente dejó una huella que podría ser seguida por quienes vayan a ocupar estas funciones, después de su deceso.

 

SEGUNDA EMPRESA CON AYOR UTILIDAD

 

Bajo su gestión, YPFB consolidó su paso de una empresa residual a una entidad protagónica y transversal a la agenda económica del país. De acuerdo a los datos de la revista América Economía, en 2014 la estatal boliviana se ubicaba como segunda en la región en términos de utilidades sobre ingresos. La mejor fue Petroecuador, con un 38%. YPFB se ubicó por debajo con un 23%, superando a Ecopetrol de Colombia, 21%, PDVSA de Venezuela, 17%, Petrobras de Brasil, 7,7% e YPF de Argentina, 5,7%. En esta coyuntura, la estatal boliviana se posicionó como una de las cien empresas más grandes e importantes de Latinoamérica.

 

REMEMBRANZAS
Carlos Villegas Quiroga nació en Villazón, departamento de Potosí, un 31 de julio de 1948. Estudió economía en la Universidad Mayor de San Andrés y obtuvo un doctorado multidisciplinario en Ciencias del Desarrollo, con mención en Estrategias del Desarrollo, por la Universidad Autónoma de México y el Centro de Investigación y Docencia Económicas. Entre 1985 y 1996 fue fundador e investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla). En dos ocasiones estuvo a cargo de la unidad de postgrado de Ciencias del Desarrollo, CIDES-UMSA. Fue ministro de Planificación del Desarrollo en el primer gabinete que conformó el presidente Evo Morales en 2006, de donde luego pasó a la cartera de Hidrocarburos y Energía. En enero de 2009 se hizo cargo de la presidencia de YPFB, cargo que detentó hasta su muerte.

 
Anteriormente a su recorrido por los altos cargos públicos en los que le tocó servir al país, dedicó su vida a la producción académica. Su preocupación teórica fueron los efectos de la privatización y la capitalización en la economía boliviana. Fue crítico con las políticas del periodo neoliberal. Entre sus varias publicaciones destacan: “Estrategia boliviana de hidrocarburos” (2008), “La industria petrolera en Bolivia: Situación actual y perspectivas”, “Privatización de la industria petrolera en Bolivia. Trayectorias y efectos tributarios”, “Situación actual de la deuda externa de Bolivia”, y “Propuestas para la capitalización de YPFB, la reforma de la seguridad social y el uso de los recursos de los bolivianos”, los dos últimos en calidad de coautor.

Quizás uno de los testimonios más esclarecedores acerca de la personalidad y el estilo de conducción que tuvo el finado presidente de YPFB es el que presenta el periodista Rafael Archondo en una columna en la que le recuerda póstumamente. “El Villegas que empecé a conocer mejor desde aquel 2005 era un hombre silencioso. Encabezaba la reunión semanal y desde su timón anotaba con cuidado cada idea, cada ocurrencia. Su agenda se hacía densa en cada página. Al final, en tono pausado, resumía lo planteado y enumeraba las tareas pendientes. Milímetro a milímetro, sin aspavientos, Villegas fue armando una institución (el CIDES-UMSA). Tenía una cadencia sistemática, una mirada paciente y un rigor que acogía el pluralismo con esmero”, señala el comunicador.
 
Establecer el precio del gas para la industrialización, fijado en el Art 363 de la CPE, hasta en 50% del valor de la canasta de exportación de gas natural.

 

El periódico Cambio refiere que por la comercialización de gas natural durante 2013, la estatal petrolera se ubicó, asimismo, en el puesto número 88, según el ranking de ventas de la revista Nueva Economía. Desde esta lectura, YPFB dio un salto de 45 escaños con relación al estudio de 2012, donde se ubicó en el puesto 133 de un total de 500 empresas. En la gestión 2013, YPFB figura en el número 88, ya que sus ventas pasaron de $us 5.410 millones a $us 6.059 millones anuales. En 2011, YPFB se situó en el puesto 98.

 

Villegas agradeció tal distinción y reafirmó el compromiso de YPFB de continuar en el mismo sendero. Al poco tiempo comentaría a ENERGÍABolivia que “la empresa pasa por el mejor momento de su historia” y se dio tiempo para remarcar que si bien la bonanza de YPFB se debía a los precios internacionales de los hidrocarburos en el mercado internacional, también era un resultado concreto de las decisiones tomadas a nivel de gobierno.

 

En septiembre YPFB albergó otro premio por ocupar el primer lugar en el sector petróleo y gas, recibiendo la estatuilla del “premio Jaguar de reputación empresarial Bolivia 2014”, a cargo de ejecutivos del periódico El Deber, en base al trabajo realizado por Captura Consulting.

 

La ubicación de YPFB entre las 100 empresas más importantes de América Latina como Petrobras, PDVSA, PEMEX, Petroamazonas, Petroperú, YPF Argentina y otras, marcó un antes y un después en la historia de la estatal petrolera…

 

La ubicación de YPFB entre las 100 empresas más importantes de América Latina como Petrobras, PDVSA, PEMEX, Petroamazonas, Petroperú, YPF Argentina y otras, marcó un antes y un después en la historia de la estatal petrolera la misma que, sin embargo, no está libre de críticas de quienes le exigen una mayor radicalidad con los postulados del denominado proceso de cambio, y por aquellos que continúan demandando una visión más ligada a promover la inversión extranjera para dar pie a un proceso de exploración intensiva, en busca de nuevas reservas de gas.

 

LOS QUE LLEGAN

 

 

Guillermo Achá es el nombre del sustituto de Villegas en el cargo. Tiene 33 años, es paceño, licenciado en Administración de Empresas y titulado en la Universidad Católica Boliviana, tiene maestría en petróleo y gas y otros estudios en universidades de Bolivia y Argentina. Según el presidente Juan Evo Morales Ayma, ocupa estas funciones por decisión del propio Carlos Villegas y será el séptimo presidente de YPFB, dentro del mandato de Evo Morales Ayma.

 

Fue encargado de Programación y Distribución de Combustibles, jefe de Abastecimiento, director nacional de Comercialización de Hidrocarburos Líquidos, gerente nacional de Comercialización, vicepresidente nacional de Operaciones y gerente general de YPFB Refinación.

 

En el acto de posesión, dijo que continuará con los proyectos pendientes en YPFB como la planta separadora de líquidos de Gran Chaco, la planta de Amoniaco y Urea en el Chapare y que se tiene programada una inversión de más $us 2.400 millones para la presente gestión. No dejó de remarcar que le dedicará principal atención a la actividad de exploración intensiva.

 

Además de la gestión dirigida a fortalecer la línea del fallecido Carlos Villegas, Acha también tiene el desafío de aclarar una supuesta trama de corrupción y sobornos por hechos irregulares en la institución, que ha involucrado a exfuncionarios de la Unidad de Comunicación. Hay argumentos para pensar que Acha tiene una excelente oportunidad, pero, en un momento nuevamente difícil de la estatal petrolera.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar