Coyuntura Internacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Líderes mundiales peregrinan a Riad para honrar al rey

Dirigentes de todo el mundo están acudiendo este fin de semana a Arabia Saudí para ofrecer sus condolencias por la muerte del rey Abdalá Bin Abdelaziz al Saud y presentar sus respetos al nuevo monarca, el rey Salman. El rey de España, Felipe VI, fue el sábado uno de los primeros en reunirse brevemente con el soberano saudí. El presidente de EE UU, Barack Obama, hará lo propio el martes que viene. El viernes sólo los dignatarios musulmanes pudieron asistir al funeral, una sobria ceremonia de acuerdo con la rigorista versión del islam que impera en el Reino del Desierto.




 

Entre sábado y domingo también pasarán por Riad el príncipe Carlos de Inglaterra acompañado del primer ministro británico, David Cameron, el presidente francés, François Hollande, el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y el príncipe heredero de Japón, Naruhito, entre otros. El desfile de líderes mundiales atestigua el peso que tiene Arabia Saudí, tanto en su calidad de primer exportador de petróleo como de pieza clave en el complejo tablero político de Oriente Próximo.

Obama ha adelantado su regreso de India, donde se encuentra de viaje oficial, para acudir personalmente a dar el pésame al rey Salman. Con anterioridad, la Casa Blanca había anunciado que sería el vicepresidente, Joe Biden, quien se desplazaría. El gesto resulta especialmente significativo tras el desencuentro que en los últimos años han vivido ambos países respecto a la primavera árabe, la necesidad de intervenir en Siria o las negociaciones nucleares con Irán (país que ha enviado a su ministro de Exteriores, a pesar de la rivalidad confesional y regional que mantienen).

Washington ha alabado sin embargo la actuación del reino como aglutinador del apoyo árabe a la campaña contra el Estado Islámico. Aviones saudíes han bombardeado objetivos de ese grupo en Siria y sus ulemas han denunciado la ideología yihadista. Además, Arabia Saudí constituye uno de los principales mercados para las industrias de defensa occidentales, punto que han subrayado las organizaciones de derechos humanos, convencidas de que esos intereses mitigan la crítica a los abusos que se comenten en el país contra las mujeres, los inmigrantes y las minorías.

Don Felipe viajó a Riad acompañado por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y fue recibido en el aeropuerto por el gobernador provincial, el príncipe Turki, según informa Miguel González. Posteriormente, se trasladó al palacio de Al Yamamah, donde el rey Salman está recibiendo las condolencias de sus huéspedes. Aunque las familias reales de España y Arabia Saudí mantienen una estrecha relación, don Felipe apenas la ha cultivado, ya que fue su padre, Juan Carlos I, quien mantuvo frecuentes contactos con las monarquías del Golfo y medió personalmente en contratos como el AVE del desierto, entre La Meca y Medina, que se adjudicó un consorcio hispano-saudí por 6.736 millones de euros.

Aunque de acuerdo con sus ascéticas tradiciones Arabia Saudí no observa un periodo oficial de luto, la Casa Real ha anunciado que el rey va a recibir condolencias y juramentos de lealtad de sus súbditos hasta hoy domingo. Por el mismo motivo, ni ha habido ceremonia de coronación ni las banderas ondean a media asta, un gesto de deferencia que sí han hecho algunos países, entre ellos el Reino Unido donde ha desatado una polémica.








FUENTE:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar