Coyuntura Internacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Maduro trata con Putin la caída de los precios del petróleo

El presidente venezolano quiere ampliar su gira de dos semanas para reunirse con el presidente de México


Moscú acogió ayer la reunión entre los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Venezuela, Nicolás Maduro, en una nueva escala de la gira que el mandatario sudamericano emprendió el 4 de enero con el propósito, como expresó a la salida del encuentro, de “fortalecer el petróleo internacionalmente y el ingreso venezolano”. La reunión tuvo lugar en la residencia de Novo Ogariovo, estancia campestre de Putin a las afueras de la capital rusa.

En unas breves declaraciones ofrecidas al finalizar la reunión y transmitidas en directo desde Moscú por el sistema de televisoras del Estado venezolano, Maduro explicó que ha pedido una audiencia a Enrique Peña Nieto, presidente de México —otro importante productor independiente de petróleo—, para reunirse con él antes de regresar a Caracas y poner fin a su gira de casi dos semanas. Maduro calificó de “cuantiosos” los recursos que habría obtenido durante la gira “para que el país siga su ritmo”. Dijo que una vez llegados a Caracas los ministros que lo han acompañado durante el periplo darán los detalles sobre esas inversiones. Aún así, adelantó que China invertirá 1.000 millones de dólares para la construcción de “las primeras 30 ciudades escolares, de tipo bolivariano”, en todo el país.

El presidente venezolano también aseguró que rendirá cuentas sobre los resultados de su gestión internacional a los Consejos Populares de Gobierno y que en Caracas se pondrá al frente del Estado Mayor Económico para enfrentarse “al golpe económico” que, dijo, está en marcha en Venezuela. “Lo que hay es una insurrección burguesa contra el modelo socialista”, afirmó Maduro. El país sufre un deterioro social provocado por el desabastecimiento de productos de consumo básico durante sus días de ausencia en el país. Maduro achacó la crisis a que los “sectores de la derecha”, a los que instó a ponerse a trabajar, se han “vuelto locos”.

También aseguró que las críticas que su gira ha despertado se deben a una operación de agencias de noticias internacionales que “intentan impedir el consenso que vamos a construir entre los países petroleros”, a la vez que agradeció el apoyo que en Venezuela le da “un pueblo consciente” frente a la conspiración, según expresó el presidente. A lo largo de la revolución bolivariana que inició Hugo Chávez en 1999, Venezuela se ha convertido en un importante socio comercial de Rusia y destaca, en particular, como un gran comprador de armamento. Entre las dos naciones se han suscrito 200 acuerdos de cooperación y mantienen en marcha 57 proyectos, a los que pasaron revista ambos mandatarios.

Sin embargo, el desplome de los precios del petróleo —principal fuente de divisas para Moscú y Caracas— permanecía en el centro de la agenda. Con unos 10 millones de barriles de producción diaria, Rusia es, junto a Estados Unidos y Arabia Saudí, uno de los mayores productores de crudo en el planeta, aunque no se adhiere a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Maduro no mencionó ningún acuerdo concreto que pudiera haber alcanzado con su par ruso.








FUENTE: EL PAÍS

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar