Coyuntura Internacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Las aguas de Bueu acogen un prototipo experimental para aprovechar la energía que generan las olas

La ría de Pontevedra contará durante los próximos meses con un nuevo inquilino en sus aguas. La empresa gallega Norvento instalará esta semana en Bueu un prototipo experimental para intentar aprovechar la energía olamotriz o que generan las olas, una de las fuentes de energía renovable con más futuro. El proyecto se lleva gestando desde hace varios años y si los resultados son positivos puede abrir una nueva vía en la producción y distribución de la energía.

El prototipo está ya en el puerto de Bueu y durante estos días ha suscitado una enorme curiosidad entre los vecinos de la localidad. El dispositivo cuenta con cuatro flotadores laterales y un módulo central donde la energía hidráulica se convierte en energía eléctrica. Hoy está previsto continuar con las últimas pruebas de flotabilidad y si todo va bien el fondeo se realizará mañana con la empresa buenense Servisub. El punto elegido es el entorno de Punta Cabalo, frente a la costa de Beluso. "Es un proyecto en el que llevamos trabajando desde el año 2008 y barajamos distintas localizaciones. Al final escogimos la ría de Pontevedra porque los estudios que realizamos apuntan que podemos obtener unos resultados acordes a lo que esperamos", explica el responsable de proyectos del departamento de Ingeniería Civil de Norvento, Gerardo López.

La empresa tiene su base en Vilalba (Lugo) y para este proyecto, que está valorado en unos 300.000 euros, cuenta con una subvención de la Axencia Galega de Innovación, dependiente de la Xunta de Galicia. Antes de decidirse por la ubicación de Punta Cabalo se colocó en la zona una boya que durante los últimos dos años estuvo recogiendo datos sobre las corrientes y altura de las olas, registrando picos de hasta ocho metros.

La obtención de energía procedente del mar se puede realizar de distintas maneras y el proyecto de Norvento tratará de hacerlo aprovechando el contorno de las olas. Así, una vez fondeado el prototipo los flotadores se separarán y con el movimiento del mar se desplazarán de manera vertical. La energía hidráulica que generen con ese movimiento se trasladará al módulo central, que la transformará en electricidad. En esta primera fase de estudio esa energía se disipará allí mismo, aunque el objetivo final sería canalizarla a tierra a través de un cableado.

El dispositivo ocupa una superficie de 4x4 metros, pero quedará fondeado en una zona que abarca 60x60 metros y que estará debidamente señalizada con boyas y señales luminosas. El proyecto cuenta con la autorización de Capitanía Marítima de Vigo y de la Autoridad Portuaria de Marín- Pontevedra. "Nos han dado muchas facilidades y además contamos con la colaboración de empresas locales como Servisub", explican desde Norvento. Si las pruebas de estabilidad y flotabilidad que se realizarán hoy en el entorno del puerto de Bueu salen según lo previsto el fondeo en Punta Cabalo se realizará el martes a mediodía. Una vez allí, el prototipo permanecerá dos meses trabajando y los dispositivos electrónicos que lleva incorporados permitirán realizar un seguimiento minucioso de los resultados.

Fuente: Faro de Vigo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar