Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Una nota que se refiere a un acierto del Gobierno en materia de reglamentación del sector eléctrico, pero, que no deja de señalar que se trata apenas del principio de una tarea que debe elaborar el reglamento correspondiente.

###

El Decreto que el sector eléctrico estaba
esperando; pero que es sólo el principio

 

Una nota que se refiere a un acierto del Gobierno en materia de reglamentación del sector eléctrico, pero, que no deja de señalar que se trata apenas del principio de una tarea que debe elaborar el reglamento correspondiente. Remarca que el Viceministerio de Electricidad, la Autoridad de Electricidad y el Comité Nacional de Despacho de Carga, deben tomar en cuenta que, aparte de ENDE, existen empresas privadas que pueden aportar con proyectos de energías alternativas, si el precio y las condiciones son adecuados.

 

Sergio Arnéz (*).

 

Con el objetivo de viabilizar proyectos de generación en base a fuentes de energía alternativa (eólica, solar, biomasa, geotérmica, pequeña hidroeléctrica, etc), el pasado 2 de julio el Gobierno emitió el Decreto Supremo No.2048, en el cual se establece que el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), del Sistema Interconectado Nacional (SIN), puede ofrecer a este tipo de proyectos una remuneración adicional a la que ofrece actualmente.

 

En lenguaje técnico, el Decreto establece que los proyectos que puedan acceder a este beneficio serán aprobados por el Ministerio de Hidrocarburos y Energía, que el precio de remuneración total será fijado por la Autoridad de Electricidad para cada proyecto, y que la diferencia entre el precio de remuneración total y el precio pagado por el MEM, con el mecanismo actual, será cubierto por el propio mercado.

 

Finalmente, establece que el Ministerio de Hidrocarburos y Energía reglamentará los criterios para la aplicación del mecanismo de remuneración adicional.

 

Tan simple como es este Decreto de tres artículos, es lo que el sector eléctrico necesita y estaba esperando desde hace muchos años, pues el mecanismo de remuneración actual, vigente desde la aprobación de la Ley de Electricidad 1604 en 1994, está diseñado para remunerar a centrales hidroeléctricas y termoeléctricas a gas natural y diésel, basado además en un precio subvencionado de gas natural (1.3US$/MMBTU versus el precio real de 8US$/MMBTU), lo cual hace imposible que un proyecto de energía renovable sea factible.

 

En lenguaje técnico, el Decreto establece que los proyectos que puedan acceder a este beneficio serán aprobados por el Ministerio...”

 

 

SOLO EL PRINCIPIO

 

Sin embargo, el Decreto 2048 es solo el principio de la tarea completa, pues para que el concepto establecido en el mismo sea aplicado en la realidad, el Ministerio de Energía e Hidrocarburos (en realidad el Viceministerio de Electricidad y Energías Alternativas), debe elaborar el reglamento correspondiente, lo cual esperemos lleve solamente unos meses.

 

Debido a que la planta eólica Qollpana, perteneciente a la nacionalizada Corani, ahora parte de ENDE, está trabajando a pérdida desde Enero pasado, recibiendo 18US$/ MWh mientras que su costo ronda los 80US$/MWh, y a que está en proyecto la instalación de una planta fotovoltaica (paneles solares) de 20MW en Oruro, también de ENDE, con costos aún más altos; seguramente las autoridades darán prioridad a los trabajos necesarios para la aplicación de este Decreto.

 

En la elaboración del reglamento, es importante que el Viceministerio de Electricidad, la Autoridad de Electricidad y el Comité Nacional de Despacho de Carga, tomen en cuenta que aparte de ENDE existen privados que pueden aportar con proyectos de energías alternativas, si el precio y las condiciones son adecuados.

 

UN EJEMPLO DE AHORRO

 

Cabe recordar que por muy pequeño que sea un proyecto de energía alternativa, además de los beneficios ambientales, estos ahorran para el Estado Boliviano gas natural por valor de 80US$/MWh (a 8US$/ MMBTU), si está conectado al SIN. Un ejemplo de este ahorro es la central Guabirá Energía que generó para el SIN 21MW y 78,000MWh de energía en base a bagazo de caña de azúcar (biomasa) en 2013, y con ello le ahorró a Bolivia gas natural para exportar por un valor de 6 millones de Dólares. Desde el inicio de su operación en 2007, Guabirá Energía ahorró gas natural al país por un valor superior a los 30 millones de Dólares.

 

Los proyectos de generación en base a biomasa, conocidos en Santa Cruz, los cuales esperan un mejor precio para su desarrollo, pueden aportar alrededor de 100MW de potencia al SIN y ahorrar gas natural por un valor de alrededor de 27 millones de Dólares anuales.

 

Existen varios otros proyectos potenciales que con seguridad aparecerán con la mejoría de las condiciones, como son la generación de electricidad vía la incineración de la basura, generadores eólicos en campos agrícolas, etc, como ya pasó en muchos de los países que se encuentran años delante de Bolivia en este tema.

 

El Decreto establece el mecanismo para el SIN, pero, ¿qué pasa con los Sistemas Aislados, donde la necesidad de Energías Alternativas es mayor por la cantidad de diésel que se podría ahorrar?

 

En los Sistemas Aislados, los cuales usan diésel para la generación de electricidad, la generación con fuentes renovables evitaría la importación de diésel por valor de 400US$/MWh.

 

Por ello, ENDE está instalando en Cobija una central fotovoltaica con una potencia de 5MW, la cual generará 7,500MWh/año, ahorrará 3 Millones de Dólares al año en diésel y habrá pagado su inversión en 4 años. En este caso, ENDE está desarrollando el proyecto con un aporte muy generoso de la cooperación internacional, por lo cual “no requiere” ningún cambio en la normativa, sin embargo, ¿qué pasa con proyectos privados como el de generación con cáscara de castaña de la beneficiadora Tahuamanu?

 

El bagazo de caña de azúcar, las lagunas de tratamiento, la basura, la cáscara de castaña, etc., están ahí disponibles. Ojala no se sigan perdiendo estos recursos y el país perdiendo la oportunidad de ahorrar gas y diésel, por falta de un papel que permita ofrecer al privado un precio adecuado para el desarrollo de sus proyectos.

 

(*) Jefe de proyecto Guabirá Energía