Coyuntura Nacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Consejo de Energía sugiere que subsidio llegue a los más pobres


De acuerdo con un estudio realizado por el Consejo Mundial de Energía (WEC, por su traducción al inglés), los subsidios a los hidrocarburos no benefician a los sectores que más lo necesitan. Hasta 2011, Bolivia dispuso al menos el 7% de su presupuesto al subsidio de energía y se calcula que a escala mundial, en promedio, sólo el 5% de la subvención llega a los sectores más necesitados, según reveló ayer el vicepresidente para América Latina y el Caribe del WEC, José Antonio Vargas Lleras.

EL ejecutivo, en su disertación en el VII Congreso Internacional de Gas y Energía, dijo que "uno de los problemas estructurales del subsidio es que es muy difícil llegar a las personas que realmente lo necesitan”.

Vaticinó que los precios ficticios, sobre todo de los combustibles fósiles en la región, causarán desperdicio en los países que son exportadores y pueden poner en peligro la seguridad energética de los países importadores, además de obstaculizar la exportación con valor agregado de productos industrializados.

De acuerdo con información del Ministerio de Economía y Finanzas, en el Presupuesto General del Estado (PGE) para 2014 se proyectó una subvención a los combustibles de 900 millones de dólares. El pasado domingo, el presidente de YPFB, Carlos Villegas, anunció que este costo para el Estado bajará en casi 50% en 2015, gracias al procesamiento de más petróleo en las refinerías de Santa Cruz y de Cochabamba.

Datos recientes revelados por Global Petrol Prices.com indican que Bolivia está en el puesto 16 de los países con precios más bajos de la gasolina del mundo. El primer lugar lo ocupa Venezuela, donde la gasolina es subsidiada en un 100%. Ese país se encuentra como segundo de Sudamérica, por encima de Ecuador y el resto de los países vecinos. Los subsidios que deberían beneficiar a la gente más pobre, según Vargas Lleras, "no están llegando ni siquiera al 20% de la población necesitada”.

Además, es muy difícil para los gobiernos determinar las políticas más acertadas para que esto realmente mejore la calidad de vida de las personas, añadió.

Asimismo, en conferencia de prensa, el secretario general del WEC, Cristoph Frei, aseveró que es fácil introducir subsidios, pero que quitarlos es muy difícil.

"Hay muchos países que están experimentando con los subsidios inteligentes, que específicamente van a los sectores más pobres de la población y el resto se utiliza de una mejor manera”, destacó. Los expertos evitaron calificar de buenas o malas las políticas de los países en cuanto a los subsidios, pero coincidieron en que es relevante que los precios de la energía reflejen costos reales. Pese a que se aplican con la mejor intención, este tipo de políticas -es decir, las subvenciones- están conduciendo en la mayoría de los países a "condiciones realmente indeseables”, remarcó Vargas Lleras. El congreso especializado finaliza hoy.

Brasil aún dependerá del gas que vende Bolivia

Pese al incremento en la producción de gas, Brasil aún continuará dependiendo de la importación de Bolivia, que cubre el 50% de su consumo interno, afirmó ayer la socia directora de Prysma E&T Consultores, Sylvie D’Aponte.

Las declaraciones fueron efectuadas durante el VII Congreso Internacional Bolivia Gas & Energía; también mencionó que con la exploración del yacimiento Presal, que se extiende en las aguas profundas, se espera que la producción de petróleo en Brasil se duplique en el próximo sexenio.

La ubicación del energético hará que el vecino país invierta, entre 2013 y 2035, unos 90 billones de dólares anuales, para asegurar la explotación del Presal.

La consultora brasileña informó que en 2013 Brasil importó gas boliviano por un valor 7.000 millones de dólares. Agregó que la importación de este energético desde Bolivia continuará aún por varios años.

Estimó que por los menos hasta 2025 se requerirá el energético boliviano, durante su exposición " Futuro del Petróleo, el Gas y otras energías”.

En la actualidad se producen dos millones de barriles diarios de petróleo y se espera llegar a cuatro millones en 2020, señala una nota de prensa de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía, que organiza el evento.

Bolivia sube su seguridad y equidad energéticas.

Bolivia ocupa el puesto 55 en sostenibilidad energética en el mundo, de acuerdo con un estudio del Consejo Mundial de Energía (WEC, por sus siglas en inglés). En 2013, el país subió cinco lugares en el índice de equilibrio de las tres dimensiones del trilema energético, gracias a sus fuertes indicadores de seguridad energética. "El crecimiento del consumo de energía sigue siendo bien administrad; la dependencia de las exportaciones de energía sigue siendo moderada y la mezcla de combustible en la electricidad, que combina energía térmica e hidroeléctrica, es más diversificada”, sostiene un informe de esa entidad. El mencionado trilema incluye tres variables que marcan la eficiencia en el manejo del sector energético, que son la seguridad, la equidad y la sostenibilidad. En éstas, el país aparece con una calificación A, C, C, respectivamente.

Sin embargo, el mismo informe también indica que el 20% de la población boliviana no tiene acceso a la electricidad y, para los que tienen acceso, el costo aún es elevado.

Además, la sostenibilidad ambiental del país es menor este año, con reducciones en la energía o la intensidad de emisión y un mayor aumento de las emisiones de dióxido de carbono procedentes de la generación eléctrica.

El secretario general del WEC, Cristoph Frei, explicó en el congreso que en el mundo existen dos esquemas de manejo del sector energético: uno con fuerte presencia del Estado en la cadena y otro en el cual el sector privado puede actuar en forma libre.

Fuente: Pagina Siete

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar