Boletin Semanal

Suscribirse aqui
###

Maite Aldaya

 

 

 

Premio de la
Real Academia
de Ciencias para
investigadores
jóvenes en 2013

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Águeda García de Durango (*)

Doctora en ecología y licenciada en biología por la Universidad de Navarra, Master en Política y Regulación Medioambiental, Maite Aldaya ejerce como consultora para la Oficina de Naciones Unidas de apoyo al Decenio Internacional «El agua, fuente de vida» 2005-2015 y la Oficina de Consumo y Producción Sostenible de la División de Tecnología, Industria y Economía del PNUMA. Además es colaboradora del Observatorio del Agua de la Fundación Botín.

Ha trabajado en varias organizaciones internacionales, incluyendo la Unidad de Agricultura y Suelo de la Comisión Europea y la División de Fomento de Tierras y Aguas de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Apasionada por la investigación ha desarrollado sus trabajos sobre la contabilidad del agua, huella hídrica y eficiencia en el uso del agua en diferentes organizaciones como la Universidad de Twente (Holanda), Universidad Complutense de Madrid, Universidad Politécnica de Madrid, Universidad Pública de Navarra.

La guinda del pastel: Maite es Premio de la Real Academia de Ciencias para investigadores jóvenes en 2013 en el área de ciencias de la Tierra. No cabe duda de que es una profesional brillante.

1Nos gustaría conocer, en primer lugar, cómo llegaste al sector del agua, y cuál ha sido tu relación con el recurso a lo largo de tu carrera.

Tras las investigaciones sobre la gestión del territorio y la biodiversidad durante mi doctorado, conocí al catedrático Tony Allan, Premio Mundial del Agua de Estocolmo del 2008 y director de mi tesis de master, quien marcó mi carrera profesional. Nuestro primer trabajo en conjunto se centró el nexo aguaterritorio mediante el análisis de la importancia del comercio de productos procedentes de la agricultura de secano en el mundo.

Posteriormente los catedráticos Ramón Llamas, Universidad Complutense de Madrid, y Arjen Hoekstra, Universidad de Twente, me introdujeron en el mundo de la huella hídrica. A partir de entonces he venido utilizando estas herramientas para mis trabajos sobre contabilidad del agua, eficiencia del uso del agua y gestión integrada de los recursos hídricos.

2¿Qué funciones desempeñas en tu actual puesto? Háblame de tu actividad como colaboradora de la Fundación Botín.

Como consultora para la Oficina de Consumo y Producción Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en París contabilizamos y analizamos los usos de agua en la economía (incluyendo las necesidades ambientales) y sus impactos desde una perspectiva del ciclo de vida. Los sistemas de contabilidad del agua transparentes desde el punto de vista de la producción y del consumo pueden ser útiles para mejorar la eficiencia y encontrar formas de maximizar el valor de uso del agua y las decisiones de asignación dentro y entre sectores para el desarrollo económico, social y ambiental sostenible.

También apoyo a la oficina de ONUAgua en Zaragoza desde la que estamos preparando la próxima Conferencia Anual de ONU-Agua en Zaragoza sobre “Agua y Desarrollo Sostenible: De la visión a la acción”, que tendrá lugar en Zaragoza del 15-17 de enero de 2015.

Actualmente estamos en un momento importante en la agenda internacional en el que se van a decidir los Objetivos de Desarrollo Sostenible que reemplazaran a los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Desde ONU-Agua se ha realizado una propuesta para un objetivo global para el agua Post-2015 muy interesante que considera el acceso al agua y el saneamiento en el contexto de la gestión integrada del recurso.

He trabajado varios años como investigador sénior en el Observatorio del Agua de la Fundación Botín con el que continuo como colaboradora. Desde el Observatorio del agua tratamos de ofrecer soluciones innovadoras a los problemas de la gestión del agua. Por ejemplo hemos dado un impulso importante a la evaluación de la huella hídrica gracias a nuestro equipo interdisciplinar, incluyendo expertos de ámbitos sociales, ambientales y económicos. La evaluación de la huella hídrica de España y especialmente el comercio de agua virtual ha proporcionado nuevas perspectivas que permiten hacer un uso más eficiente de los recursos hídricos, teniendo en cuenta los procesos de cambio global y las relaciones comerciales de España con la Unión Europea y el resto del mundo. De hecho nuestras numerosas publicaciones en inglés y en español indican que la mayor parte de los conflictos hídricos españoles se podrían hoy resolver con relativa facilidad. Y si esto es posible en España, uno de los países más áridos de la Unión Europea, lo mismo puede ocurrir en otros muchos países. De hecho esto es lo que ahora está mostrando el Observatorio del Agua con un extenso estudio recién terminado sobre América Latina.

3¿Cuáles consideras tus mayores logros a lo largo de tu carrera profesional?

En mi opinión una de los logros más importantes ha sido mi contribución a la incorporación de nuevas ideas relevantes para la gestión de los recursos hídricos, como la huella hídrica y el agua virtual, que en última instancia tratan el uso sostenible de los recursos desde una perspectiva más amplia, considerando las cadenas de valor globales. Estos instrumentos pueden ser muy útiles para aumentar la eficiencia en el uso de los recursos y el desacoplamiento del crecimiento económico de la degradación ambiental.

Quizás la contribución más importante de mi carrera profesional ha sido mi aportación a la investigación y desarrollo de la huella hídrica, que está reflejada en las numerosas publicaciones de tipo científico o divulgación publicadas en colaboración con el Observatorio del Agua y la Universidad de Twente, como el manual de evaluación de la huella hídrica (Hoekstra, Chapagain, Aldaya and Mekonnen, 2011).

 

...se van a decidir los Objetivos de Desarrollo Sostenible que reemplazaran a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

El trabajo en equipo y con un maravilloso ambiente de libertad intelectual ha sido importante y gratificante

 



Por estos y otros méritos, el año pasado recibí el Premio de la Real Academia de Ciencias para investigadores jóvenes en 2013 en el área de ciencias de la Tierra.

4¿Cómo valoras tu paso por las diferentes organizaciones internacionales? ¿Cuál es el aprendizaje más importante que extraes de ello? ¿Qué organización o universidad dirías que te han marcado más y por qué?

Mi paso por las diferentes organizaciones nacionales e internacionales ha sido muy enriquecedor. Me ha ayudado a abrir la mente, compartir para que la ciencia avance y ver las cosas de manera diferente. Quizás la experiencia que más me ha marcado ha sido el trabajo codo con codo con autoridades como Arjen Hoekstra en la Universidad de Twente, Ramón Llamas en la Universidad Complutense o Shaoyi Li en el PNUMA. De todas formas, lo que quizás más me ha servido, es el trabajo de tipo interdisciplinar que he realizado durante bastantes años en el Observatorio del Agua. El trabajo en equipo y con un maravilloso ambiente de libertad intelectual ha sido importante y gratificante. De hecho me ha permitido situar mi especialización en el agua virtual y la huella hídrica en el campo más amplio de la gestión integral de los recursos hídricos.


Sobre este tema hemos escrito también bastante, por ejemplo en la Semana Internacional del Agua de Singapur de junio de este año un miembro del Observatorio presenta una comunicación realmente innovadora, en la que soy coautora junto con el director del Observatorio.

5¿Crees que es necesario salir fuera de España para que se reconozca el talento? ¿Qué dirías a los jóvenes (sobre todo investigadores) que ven su futuro fuera de España? ¿Qué opinas de la situación actual de la investigación en España?

En mi opinión realizar estancias fuera de España es muy útil y recomendable para crecer como investigador. Sin embargo el talento investigador debe ser reconocido allá donde se encuentre el experto. Quizás en España, en muchos casos, se peque de no valorar debidamente la experiencia de los jóvenes investigadores. Como es ampliamente conocido, la investigación científica en España no está pasando por un buen momento, pero estoy convencida que la situación va a cambiar en el corto-medio plazo. Desgraciadamente esta crisis ha afectado de lleno al Observatorio del Agua y cuatro de los cinco investigadores sénior hemos pasado a simples colaboradores circunstanciales. Es una lástima pues las realizaciones del Observatorio en sus quince años de existencia me atrevo a calificarlas de casi espectaculares. Me gustaría mucho que esta triste situación se superase cuanto antes.

Desde la Academia Global de Jóvenes españoles (Global Young Academy, GYA) estamos promoviendo la creación de una Academia Joven en España para crear espacios de diálogo e intercambio de ideas entre disciplinas y culturas y favorecer la expansión de oportunidades para los científicos. Esta idea nace con el objetivo de ser parte activa del diseño del futuro de la ciencia y la investigación en España, transmitiendo un mensaje coherente e influyente, que ayude a afrontar los retos a los que se enfrenta la sociedad española y la comunidad internacional. Parece que el Ministerio ha recibido bien esta iniciativa, esperemos ahora que el proceso avance con rapidez.

6Has desarrollado parte de tus investigaciones en el ámbito de la huella hídrica (de hecho, en iAgua os entrevistamos a Alberto Garrido y a ti sobre el tema hace cuatro años). ¿Cómo crees que ha evolucionado este concepto? ¿Crees que ha aumentado el número de instituciones que calculan su huella hídrica tanto en España como en el extranjero? ¿Continúas investigando en este ámbito?

Durante los últimos años la huella hídrica ha evolucionado para convertirse en un instrumento de contabilidad del agua que, combinado puede ser muy útil para alcanzar una gestión más integrada del recurso. La parte de la evaluación de impacto está evolucionando rápidamente pero todavía en desarrollo. Actualmente se está finalizando la norma ISO14046 sobre la huella hídrica que será aprobada a finales de este año 2014.

El número de instituciones que evalúan su huella hídrica ha aumentado notablemente desde su creación en 2002 y publicación del Manual de la Huella Hídrica en 2011, tanto por parte del mundo académico, como de los sectores público y privado. Existen centenares de organizaciones que han evaluado la HH de sus productos, procesos, cuencas hidrográficas y países o se han interesado por conocer e implantar la metodología necesaria para evaluarla. En los últimos años se han multiplicado los grupos de trabajo de huella hídrica en los países de habla hispana.

En mi trabajo continuo utilizando esta herramienta con el fin de mejorar la eficiencia y la gestión del agua.

7También has trabajado en la eficiencia en el uso del agua, en la Universidad de Twente en Holanda entre otras organizaciones. En un país donde la disponibilidad de agua no es un problema ¿cómo enfocar el ahorro y el uso eficiente de este recurso? ¿A qué conclusiones llegaste en ese sentido en tus investigaciones allí?¿Difieren de lo que se hace en España en este sentido? ¿Dirías que en España aún estamos lejos de los niveles de gestión de nuestros vecinos europeos?

La Universidad de Twente es pionera en la globalización del agua y herramientas asociadas, como la huella hídrica. Allí aprendí que es importante pensar globalmente y actuar localmente. Los recursos hídricos son limitados a nivel global por lo que es importante mejorar la eficiencia y productividad del agua a nivel local tanto en zonas áridas como en las regiones húmedas, dando prioridad por supuesto a aquellas zonas con escasez hídrica o contaminación.

Las investigaciones en la Universidad de Twente son complementarias a las que realizamos desde España con los pies en el terreno, contrastando los resultados con las partes interesadas. Ambas aportaciones son importantes en su contexto.

De todas formas no puedo menos que decir que en este campo la labor realizada por el Observatorio del Agua ha sido muy importante. Por ejemplo, en mayo se presentarán los dos últimos libros realizados por el Observatorio, el primero sobre la gestión integral de los recursos hídricos y el segundo sobre los trabajos realizados en América Latina.

8¿A qué retos y proyectos te enfrentas en el futuro? ¿En qué lugar ves tu futuro profesional?

En mi opinión, uno de los retos importantes de las universidades españolas es crear vínculos entre la universidad y otras áreas de experiencia diferente como sociedad civil, empresas y gobiernos. En un contexto donde los recursos hídricos están distribuidos de manera desigual en el espacio y en el tiempo, con un aumento de las sequías y las precipitaciones en algunas regiones, la mejora de la eficiencia y la gestión del agua es un gran desafío y oportunidad no sólo para los usuarios de agua directos, gestores del agua y responsables políticos, sino también para las empresas y los consumidores finales. Creo que mi contribución desde el mundo académico puede ser útil para crear este nexo. Me gustaría que el Observatorio del Agua, donde tan a gusto y eficazmente he trabajado durante los últimos años, recupere pronto su antigua actividad, no sólo para el bien de España sino de todo el mundo.

(*) Cortesía Iagua

...la huella hídrica ha evolucionado para convertirse en un instrumento de contabilidad del agua que, combinado con indicadores complementarios, puede ser muy útil para alcanzar una gestión más integrada del recurso

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar