Boletin Semanal

Suscribirse aqui
Reingeniería institucional, infraestructura, equipamiento, formación de recursos humanos… casi todo por hacerse con un presupuesto ahora minúsculo para un reto colosal ###

Energía nuclear:
del discurso a la expectativa prudente

 

Reingeniería institucional, infraestructura, equipamiento, formación de recursos humanos… casi todo por hacerse con un presupuesto ahora minúsculo para un reto colosal

 

LUIS ENRIQUE ROMERO BOLAÑOS

 

La expectativa está despierta a partir de las declaraciones y entendemos que se comienza a trabajar en esquemas, estrategias para convertir la parte discursiva en la realidad que todos deseamos, por lo menos ser gestores de un desarrollo de la energía nuclear en el país.



 

Una declaración presidencial, al comenzar el año, agitó aún más las posibilidades de energía “atómica” en Bolivia; a decir del mandatario Evo Morales, posibilidades ya removidas en octubre pasado cuando anunció el uso de los recursos del gas para sentar las bases de la energía nucleoeléctrica en el país por vías que incluían conversaciones “reservadas” con Francia y Argentina.

 

Rolando Carvajal

 

Un solo generador de energía nucleoeléctrica, la que se produce en una central nuclear, podría cubrir la demanda anual de electricidad que tiene el país, que bordea los 1.200 megavatios.

 

Pero la institución que encabeza los esfuerzos por desarrollar la energía nuclear en Bolivia, funciona con menos de 350 mil dólares, una octava parte de la asignación gubernamental al rally Dakar, en un Estado que en los últimos años ha percibido una renta petrolera de 26.000 millones de dólares.

 

Una declaración presidencial, al comenzar el año, agitó aún más al colas posibilidades de energía “atómica” en Bolivia; a decir del mandatario Evo Morales, posibilidades ya removidas en octubre pasado cuando anunció el uso de los recursos del gas para sentar las bases de la energía nucleoeléctrica en el país por vías que incluían conversaciones “reservadas” con Francia y Argentina.

 

“En poco tiempo podemos contar con energía atómica con fines pacíficos, porque tenemos suficiente materia prima”, dijo Morales el 1 de enero en Carcaje, Cochabamba, despertando incluso la susceptibilidad de sectores que recordaron los contradictorios informes oficiales sobre la existencia de reservas suficientes de uranio, y la eventual colaboración de Irán en el sector, signada por la visita, el 2011, del ministro de Defensa de esa República Islámica, Ahmad Vahidi para la inauguración, en Warnes, de una escuela de defensa del ALBA (grupo de países en alianza boliviariana) para formar líderes militares y civiles.

 

...el sistema universitario, que tiene una obligación con el país: formar recursos humanos en temas no convencionales como es el nuclear.

 

A mediados de noviembre pasado, el Presidente convocó a Palacio a su vicepresidente y a su ministro de Energía, con el objetivo de analizar, junto a académicos y expertos del sector, la conformación de una Comisión de Energía Nuclear.

Entre ellos estuvo el director del Instituto Boliviano de Ciencia y tecnología Nuclear (IBTEN), el ingeniero Luis Enrique Romero Bolaños. Una segunda reunión estuvo prevista para mediados de diciembre, pero todavía se deja esperar.

 

Y mientras las más altas autoridades estudian la estrategia nuclear, las preocupaciones del ingeniero Romero tienen que ver con la reingeniería institucional del sector y la infraestructura y equipamiento también, pero sobre todo con la formación de recursos humanos

 

El objetivo es contar a corto o mediano plazo, con un reactor de investigación para generar energía nucleoeléctrica, un ciclotrón (acelerador de partículas) que amplíe capacidades en medicina nuclear, y plantas de irradiación de rayos gamma y haces de electrones. Estas plantas son empleadas para preservar mejor los alimentos de exportación, optimizar procesos industriales, e irradiar selectivamente ciertos microorganismos que perjudican la competitividad de determinados productos. Casi todo un sueño, pero Romero parece tener muy bien puestos los pies en la tierra, por lo que remarca la importancia de la institucionalidad y estructuras adecuadas para tal efecto.

 

Por el momento, la capacidad boliviana de generación prevé un aumento de 1.400 a 1.800 megavatios (MW). Un 70 % proviene de las termoeléctricas que funcionan a gas y otro 30 % es hidroelectricidad con un marginal aporte de energía eólica y solar, entre otras alternativas. La inversión, 1. 170 MM/$us. en los próximos cuatro años, tiende a aumentar en hidroelectricidad hasta que cubra el 70 % de la demanda

 

 

1
¿Cómo perciben, asimilan o creen que pueden ejecutarse las previsiones presidenciales?

 

Estimulan al sector nuclear. Son sin precedentes, después del momento de la creación de la Comisión Boliviana de Energía Nuclear en los años sesenta. La expectativa está despierta a partir de las declaraciones y entendemos que se comienza a trabajar en esquemas, estrategias para convertir la parte discursiva en la realidad que es lo que todos deseamos, por lo menos ser gestores de un desarrollo de la energía nuclear en el país.

  

A la reunión en noviembre asistió gente del sector académico, universidades de La Paz, Potosí Cochabamba y gente vinculada con el IBTEN, subdirectores y profesionales con formación ligada a estas iniciativas. Percibimos un interés por el tema al más alto nivel. Ahora, desde luego que es importante la institucionalidad y el tema de estructuras que soporten estos anuncios gubernamentales. Se vieron a grosso modo todas las cosas, recordando que existe una institucionalidad, y que todo este tipo de emprendimientos en el sector nuclear tiene tres estratos: Político, en la toma de decisiones y estrategia de desarrollo de país, que es competencia directa del gobierno nacional, el estrato Operativo y luego la parte Regulatoria, relacionada con los temas de seguridad nuclear porque cualquier emprendimiento que se realice tiene que tener un componente de monitoreo, de seguimiento de la performance de las instalaciones en los componentes radio proteccionistas que hacen a la seguridad del trabajador ocupacionalmente expuesto y también al tema de la seguridad nuclear en determinadas instalaciones.

 

2
El interés al más alto nivel… ¿qué objetivos proyecta a corto y largo plazo?

 

Depende de la iniciativa. Aquí en el país se ha hablado de tres instalaciones que son básicas; se trata de, y no precisamente en este orden proritario, un reactor de investigación, un ciclotrón, y plantas de irradiación en el doble componente de rayos gamma y haces de electrones.

 

El ciclotrón es importante porque genera radio fármacos, estamos hablando de ampliar la capacidad del sector de medicina nuclear para atender a pacientes en diagnóstico y tratamiento, el ciclotrón tiene esa particularidad de producir radio fármacos, lo cual implicaría mayor cobertura de servicios en el país y la reducción de las dependencias que a veces son secantes, y las tenemos que evitar.

 

El reactor de investigación es parte del recorrido del país hacia la generación de energía nucleoeléctrica. Y además que tiene otras ventajas como la producción no sólo de ciertos radio nucleídos −iridio 192 o fósforo 32−, sino la formación de recursos humanos. Necesariamente este componente tiene que ser complementado por el de practicidad, de ver instalaciones reales, experimentar su conocimiento en esas instalaciones, y eso sería parte de un futuro emprendimiento- país en generación de energía nucleoeléctrica.

 

3
¿Qué se entiende cuando el Presidente habla de generar energía nuclear?

 

Hay dos tipos de reactores: de fisión y de fusión. Los primeros son hoy los reactores disponibles comercialmente. Respecto de los de fusión, el sol es un ejemplo de estos reactores, pero todavía hay un largo proceso para poder convertirlos en instalaciones ofertables comercialmente. Y para los de fisión, se trata de disponer de un combustible físil como uranio 235, “bombardearlo” con neutrones (en el contexto tecnológico de uso pacífico, no en el belicista) hasta una reacción en cascada que genera más neutrones. Cuando es controlable --y de eso se trata: en reacciones de potencia son reacciones controladas-- genera energía térmica en gran cantidad que es convertida en eléctrica, a partir de transferencias y conversiones energéticas.

 

Energía térmica o calorífica que se transformará en energía mecánica, y luego en eléctrica. A toda esta cadena se le llama generación de energía nucleoeléctrica porque tiene su base en lo que es el núcleo y en esta reacción que comentaba, promovida por interacción de un neutrón con el núcleo de un elemento físil como el uranio 235.

 

4
¿Cuánto aportaría la energía nuclear al sistema eléctrico nacional?

 

Entendemos que lo que hoy es demanda-país –unos 1.200 MW-- puede ser cubierta por un reactor, uno solo. Pero primero habrá que hacer un estudio de lo que son los diferentes escenarios energéticos porque dependemos de energía termoeléctrica e hidroeléctrica, y habrá que ver las existencias de ese recurso en el tiempo.

 

El cambio climático, la reducción de la oferta hídrica y del caudal de los ríos lleva a pensar que pronto confrontemos otro tipo de escenarios. Y habrá que ver todo lo que es la generación o efecto de gases invernadero... hay una cantidad de variables a ser incluidas en un análisis energético de mediano plazo, entendemos.

 

5
En el caso de la cooperación de China, Corea e Irán ¿cuál es el aporte de este último?

 

No conozco el caso de Irán, el desarrollo de ellos. Sí de los otros dos. En poco tiempo han desarrollado grandes capacidades, fabrican instalaciones de generación de energía nucleoeléctrica.

 

China y Corea del Sur y otros países sudamericanos como Argentina, y Francia que tiene una larguísima tradición nuclear y grandes centros de formación de profesionales.

 

Todas esas ofertas de cooperación binacional o iniciativas de generación de convenios pueden ser vistas en un contexto integral. Seguramente que hay desarrollos mayores en estos países, o por el tema lingüístico puede ser conveniente tener relación con países vecinos para no generar dependencias aniquilantes en algunos casos.

 

6
¿Si el Presidente le pidiera qué necesita para el IBTEN, que respondería?

Hay que hacer una reingeniería de las instituciones, y eso pasa por un avalúo de los recursos humanos con los que cuenta la institución y definir un plan que implique estructuras y formación de recursos humanos.

 

Infraestructura y equipamiento son importantísimos, pero si tenemos ambos y no tenemos recursos humanos idóneamente formados en temas nucleares, todo eso sería incoherente. Pensamos que hay que abordar todo de manera integral: instalaciones, infraestructura, equipamiento y formación de recursos humanos.

 

Y también una vinculación más sólida con el sistema universitario, que tiene una obligación con el país: formar recursos humanos en temas no convencionales como es el nuclear; hay un desafío para las universidades, tal vez primero formar gente en otras latitudes y países, pero también recuperarlos, que vengan e impartan su conocimiento a otras jóvenes generaciones.

 

7
¿Cuál es el presupuesto del IBTEN?

 

Dos millones cuatrocientos mil bolivianos, 70 % provenientes del Tesoro nacional y 30 % resultantes de generación de recursos propios, por prestación de servicios

 

8
Eso no es ni la cuarta parte de lo asignado al Dakar (oficialmente 2 MM/$us. o casi 14 MM/Bs.), y no digo que usted se esté quejando...

 

Posiblemente, dado este interés gubernamental manifestado hace dos años, con mayor frecuencia en el último tiempo, se dará paso a un fortalecimiento institucional. Todos debemos pensar en función país, todos tenemos un ego asociado a nosotros mismos pero este es un tiempo para desprendernos de esos egos a veces exagerados y pensar en función de aporte, así sea pequeño a lo que es un propósito gubernamental nacional.

 

9
Por el momento, es evidentemente poco el apoyo que recibe…

 

No es de la envergadura que promueva la ejecución del proyecto y su sostenibilidad en el tiempo, que aquí es lo más crítico.

 

Hay expectativa durante la implementación del proyecto, pero, ¿qué hacemos después?, ahí está el inconveniente principal. Hace falta mayor cercanía entre la cooperación y las iniciativas-país (por ejemplo para incrementar el presupuesto del IBTEN).