Coyuntura Nacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Gas y minería representan 70% de exportaciones

Los datos de las exportaciones bolivianas reflejan dos realidades. El 2013 impusieron un nuevo récord de $us 12.162 millones, aunque dieron señal de estancamiento del crecimiento. En contrapartida el reporte del INE muestra que Bolivia sigue manteniendo su dependencia de las materias primas. El gas y la minería alcanzan un valor conjunto de 8486 millones, equivalentes al 70% del total. Según analistas, estos ingresos se sustentan en una economía dependiente de las exportaciones de las materias primas basadas en los recursos naturales hidrocarburíferos, la minería y los productos no tradicionales. El tema pendiente sigue siendo la transformación de esa materia prima, cuyo proceso es clave para generar mayor desarrollo, mejorar cuantitativamente los ingresos y hacer sostenible en el tiempo la estructura económica de un país.

"No hay ninguna posibilidad, por lo menos en los próximos diez  años de que esa estructura cambie. Seguimos en la característica histórica de país exportador de materia prima", apuntó Armando Méndez, Economista.

Un punto crítico
. Los datos del INE señalan que los productos hidrocarburíferos, sobre todo el gas, el 2013 ha generado 53,71% de los ingresos del país con alrededor de $us 6.533,15, millones superando incluso en 11,28% con relación al año anterior.

En tanto que las exportación de minerales bajó en un 5,84% con relación al 2012. Pese a ello ha logrado generar ingresos en un  16,06%. La industria manufacturera representa el 23,30% del total de ganancias generados del país. Y un 5% corresponde a la actividad de la agricultura, silvicultura, recursos forestales, entre otros.

"La materia prima en un 70% es el sostén de nuestra economía. Pero eso no es lo más grave, lo preocupante seguimos petrificando ese sistema monoproductor. Con la bonanza que vive el país no nos estamos esmerando en nuevas reservas. Solo se explota y no se explora", apuntó, Julio Alvarado, analista económico.

Primero los contratos. Para el periodista especializado en economía, Humberto Vacaflor, el país a falta de nuevas inversiones vive una realidad virtuosa donde el Gobierno se han perdido oportunidades de industrialización como en el caso del Mutún. "Si de transformación hablamos sería el Estaño fundido. En el caso del gas se ha separado el líquido para enviar al Brasil un gas seco. A eso le han llamado industrialización. Eso es grave", apuntó.

Y Méndez valora que el Gobierno busque diversificar la economía, pero no debería hacer desde la perspectiva estatal, sino privada.

FUENTE: EL DÍA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar