Coyuntura Internacional

Boletin Semanal

Suscribirse aqui

Pemex trae a Barreras el contrato de un buque y la promesa de cuatro más

El astillero Hijos de J. Barreras inició ayer una nueva etapa de una historia que se remonta a 1892 con la entrada de capital mexicano en su accionariado, a través de la petrolera estatal Pemex. Los nuevos socios de referencia de la factoría naval viguesa tomaron el control de la compañía en un acto en el que anunciaron el contrato para la construcción del primer barco en los astilleros después de 30 meses sin trabajo, un atunero presupuestado en 20 millones de euros. Los dirigentes de Pemex también informaron de negociaciones muy avanzadas para cerrar la construcción de otros cuatro buques en los próximos meses.

Pese al bajo precio en que se valoró Barreras para facilitar la operación con Pemex, que ha pagado 5,1 millones de euros por el 51% de la sociedad, la llegada del capital mexicano se celebró en Vigo como todo un acontecimiento, debido a los problemas de financiación que atravesaba el astillero. Al acto asistió el presidente de la Xunta, considerado el artífice de la operación, y dos de los principales directivos de Pemex y PMI, brazo internacional de la petrolera. Fue el coordinador de asesores de Pemex, Carlos Roa, el encargado de dar cuenta de los nuevos contratos y de la previsible construcción en Vigo de un buque-hotel para la petrolera, que se adjudicará este mismo mes. De ese denominado flotel, origen de las negociaciones con la estatal mexicana que derivaron en su entrada en Barreras, Roa afirmó: “Sabemos que se va a hacer aquí y probablemente en Navantia”. Según informó en un breve encuentro con periodistas, la oferta económica gallega es la segunda mejor valorada en el concurso abierto. Falta por puntuar la oferta técnica, en la que se espera hacer valer la experiencia de Barreras y Navantia- Ferrol, aunque el coordinador de asesores de Pemex deslizó que si finalmente no logran la mejor valoración, Ferrol se quedaría sin el segundo flotel. “Pero no lo creo, creo que con la calidad y el precio [de la oferta] tendremos los dos barcos”, precisó Roa.

Respecto a los otros cuatro buques en negociación, con un presupuesto conjunto que se aproxima a los 300 millones, el que está más avanzado es un buque abastecedor valorado en 85 millones. Roa afirmó que existe un “memorando de entendimiento” para su construcción, que generaría carga de trabajo “para un período largo”. Los otros tres son sendos buques-tanque para la propia Pemex, que los nuevos socios de Barreras esperan fabricar el año próximo. El directivo de la petrolera añadió que existen otros tres barcos “grandes” que se podrían cerrar en los próximos meses para su construcción en 2015, lo que elevaría a nueve el número de encargos.

Roa explicó algunos de los pormenores de la negociación con el Gobierno gallego, en la que inicialmente no estaba prevista la adjudicación de los floteles por concurso. La posibilidad de entrar en Barreras surgió después, y se sometió a estudios financieros, técnicos y de mercado para evaluar la solvencia del astillero. En todos ellos, la factoría obtuvo “muy buenas calificaciones”, lo que permitió aprobar la operación. El último escollo fue el del tax lease, un trámite “lento y doloroso” pero que se resolvió “como tenía que resolverse”.

Alberto Núñez Feijóo, por su parte, comparó la llegada de Pemex a Barreras con la implantación de Citroën en Vigo, y agradeció el “trabajo y seriedad” de la compañía y del Gobierno de México. También apeló a la polémica del tax lease como uno de los problemas que ha tenido que afrontar el sector naval, cuya situación se agravó “por la gestión ineficiente de algunos astilleros”. No obstante, consideró que el acuerdo con Pemex es una “excelente noticia” que abrirá “una alianza estratégica” entre Galicia y México. Tanto Feijóo como el presidente ejecutivo de Barreras, José García Costas, que seguirá al frente de la compañía, se acordaron de quienes “pusieron en duda” la alianza con Pemex. Costas mostró su “eterno agradecimiento” a sus nuevos socios y a la Xunta por “involucrarse en resolver la situación de Barreras”.

FUENTE: EL PAÍS

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar